Semillas de lino, un superalimento para runners

ESPN Run

Las semillas son alimentos capaces de darnos grandes aportes desde lo nutricional, y entre ellas las de lino han cobrado un gran protagonismo en el último tiempo. Esto se debe a que contienen una alta cantidad de fibra y de micronutrientes. También llamada linaza, esta semilla una de las fuentes vegetales con mayor cantidad de omega 3, ácido graso que contribuye a reducir el colesterol y los triglicéridos. Además, es excelente para cuidar la salud de nuestro corazón, es anticancerígena y antiestrés. Son ricas en vitaminas B, que nos proporciona al cuerpo energía y vitalidad. También, en vitamina C, que es fundamental para fortalecer nuestro sistema inmune y con ello ayudarnos a pasar un invierno lo más alejados posible de enfermedades de estación. Y por último aportan vitamina E, que beneficia principalmente a las mujeres que sufren del síndrome premenstrual y ciertas enfermedades oculares.

A sus propiedades también hay que agregar su capacidad de ayudar a reducir las inflamaciones, algo muy interesante para los runners ya que los reiterados impactos de la actividad suelen afectar en mayor o menor medida especialmente a nuestras articulaciones. Esta capacidad viene aparejada a sus ácidos grasos omega 3, que producen prostaglandinas PG3 las cuales tienen propiedades antiinflamatorias. También ayudan en el equilibrio hormonal y son utilizadas en terapias contra el síndrome metabólico. Es por ello que se suele aconsejar su consumo a personas que sufren de diabetes, o necesitan controlar sus niveles de triglicéridos y colesterol.

También la linaza es conocida como un remedio laxante, y contiene alta cantidad de proteínas, que contribuirán a mantener tu masa muscular. Como ya mencionamos contiene omega 3, que es un ácido graso importante, ayuda al cerebro a mejorar tu ánimo y que evites la ansiedad, que es muchas veces con lo que más se combate durante las dietas. Además, en cuanto a minerales nos aportan potasio, fósforo y magnesio, que combate a la fatiga y la falta de energía que puede causarte el comer pocas calorías.

Por último, las semillas de lino contienen vitaminas E, que nos ayudan a combatir la obesidad y la retención de líquidos.

A la hora de hablar de su consumo es importante aclarar que es no se debe abusar de este alimento. Si se come la cantidad necesaria todo irá bien y cumplirá con las funciones. Una o dos cucharadas al día será suficiente para este cometido, y se puede comer de muchas formas. Como son muy duras para consumirlas al natural, una buena opción es llenar un vaso de agua por la noche y poner dos cucharadas de la semilla para consumirlas a la mañana siguiente en ayunas en el desayuno. Otra opción es molerlas, ya sea con un procesador de alimentos o un molino de café. De esta manera vas a obtener una harina que vas a poder espolvorear o usar para cocinar. Éste último método es lo que más aconsejan los expertos para aprovechar más los nutrientes. Y si quieres incluir la linaza en productos horneados, también lo vas a poder hacer porque esta semilla sigue manteniendo sus nutrientes a pesar de estar a 150ºC como temperatura máxima hasta tres horas aproximadamente.

¿Conocías todas las propiedades positivas que tienen las semillas de lino?