Tres elementos fundamentales para el botiquín de un runner

Al correr sufrimos algunos problemas menores y es conveniente tratarlos de inmediato. www.freepik.com

Si corres regularmente sabrás que los runners convivimos con algunos pequeños problemas en los pies y ciertas zonas de la piel. Si bien en general se trata de cuestiones menores, en algunos casos si no son tratados pueden terminar en lesiones crónicas que pueden perjudicarnos en los entrenamientos o carreras. Algunos ejemplos frecuentes son los callos, ampollas, lastimaduras por roce, caída o encarnación de las uñas y aparición de hongos como el llamado pie de atleta. Es por eso que para prevenir o tratar estos problemas siempre es bueno tener a mano en el botiquín de emergencias de casa algunos simples accesorios y productos que nos permitirán evitar problemas mayores. La vaselina sólida, por ejemplo, es una gran aliada para los corredores de larga distancia. Este producto de venta libre en farmacias sirve para evitar las lastimaduras por roce. Su principal función es lubricar las zonas más sensibles a los movimientos cuando corremos, para así evitar la fricción entre las costuras de la prenda o el calzado y nuestra piel. Las partes más propensas a sufrir esta lesión de la piel son la entrepierna, el cuello, las axilas, los dedos pies, los pezones (en los hombres) y debajo del busto (las mujeres). Otro elemento que no debe faltar en el botiquín es el alicate para cortar uñas, que nos permite evitar que se pongan negras o incluso se te caigan. Para eso es fundamental que las mantengas bien cortas, ya que con estar apenas un milímetro más largas de lo debido esto provocará un permanente roce o golpe con la punta del calzado en cada zancada. Como los corredores damos cerca de 9.000 pasos cada 10 kilómetros, aunque este impacto sea leve es tan repetido que terminará dañando sensiblemente tus uñas. En este sentido, recuerda que otro punto importante es que uses el calzado correcto, si tus zapatillas te quedan chicas tus uñas sufren más presión. Por último, algo que no debería faltarte son las cremas antimicóticas, ya que la humedad que genera la transpiración de tus pies puede desencadenar una lesión de la dermis muy común en los runners: el pie de atleta. Estas cremas, también de venta libre en farmacias, permiten prevenir la aparición de estos hongos que suelen instalarse en la planta de los pies y entre los dedos, cuyos principales síntomas son ardor y picazón. Podrás usar estas cremas ante la aparición de los primeros indicios o para anticiparte a estas molestias, usándola después de bañarte y secarte bien los pies.

¿Tenes alguno de estos elementos en tu botiquín?