¿Engordan los carbohidratos?

Es importante entender como funciona el cuerpo cuando los incorporamos. Designed by prostooleh / Freepik

En la nota de ayer hablamos de las llamadas "calorías" vacías, refiriéndonos a la importancia de llevar una buena alimentación que cubra nuestras necesidades tanto de micronutrientes (vitaminas y minerales) como de macronutrientes (grasas, carbohidratos y proteínas). De este último grupo obtendremos las fuentes de energía que nos permitirán entrenar correctamente, aunque al venir acompañados de calorías las personas que están tratando de bajar de peso o de controlarlo deben tomar ciertos recaudos en el balance y cantidades. En este sentido, uno de los grandes mitos de la nutrición, es que los carbohidratos nos hacen engordar. Pero ¿será verdad? La realidad es que lo que hace que ganemos un poco de peso es el exceso de calorías totales. Y ese debería ser el parámetro sobre el cual establezcamos cualquier regla: todo exceso es malo.

Como bien dijimos en el post anterior, en las fuentes de calorías totales se encuentran los carbohidratos (también llamados hidratos de carbono), las proteínas, las grasas y las calorías vacías, como las bebidas alcohólicas. Entre ellas la que aporta mayor cantidad de calorías son las grasas, que contienen nueve kilocalorías por cada gramo, mientras que los carbohidratos proporcionan cuatro, es decir menos de la mitad. Pero eso no es todo, ya que también debemos tener en cuenta que nuestro organismo tiende a reservar las calorías procedentes de las grasas, mientras que las calorías contenidas en los carbohidratos son más fácilmente quemadas u oxidadas, debido a que son un combustible directo para nuestros músculos. En otras palabras, lo primero que nuestro metabolismo utiliza como fuente de energía son los hidratos de carbono, en lugar de almacenarla directamente. Y recién cuando consumimos una cantidad de este macronutriente que no vamos a "quemar", es cuando se convierte en grasas y se almacena como reservas mayormente en el tejido adiposo, aunque también en otros lugares como ciertos órganos.

En conclusión, los carbohidratos no son "el malo de la película". Solo debemos elegir buenas fuentes y consumir las cantidades adecuadas de acuerdo a nuestro gasto energético promedio.

¿Cómo incluís los carbohidratos en tu dieta?