Cómo correr con tu teléfono móvil

Sacale el máximo provecho cuando salis a correr. Designed by prostooleh / Freepik

Los teléfonos móviles pueden ser una buena herramienta para los runners, especialmente para los que se están iniciando en esta actividad y no cuentan con un dispositivo GPS para medir y registrar sus entrenamientos. Cabe recordar que aún los teléfonos celulares más básicos de la actualidad cuentan en su interior con un módulo GPS, que aunque no tengan la precisión de un dispositivo deportivo pueden servirnos para hacer los registros necesarios. Para ello podrás valerte de cualquiera de las aplicaciones gratuitas disponibles tanto en los stores de Apple como de Android. De ellas Strava, Runtastic (adidas running), Nike Running Club y MapMyRun son las más utilizadas. Y como si fuese poco, también nos permiten reproducir su música y son un elemento de seguridad: en caso de sufrir algún problema físico durante nuestros entrenamientos, podremos comunicarnos con quien sea necesario para pedir ayuda.

Hasta aquí vimos todo lo positivo que puede aportarnos un teléfono móvil durante los entrenamientos. Sin embargo, llevarlos con nosotros también puede tener sus inconvenientes. Los teléfonos inteligentes también son una tentación para los ladrones, y además pueden romperse cuando se estrellan contra el piso o se mojan por la lluvia. Entonces para evitar esto, o al menos minimizar los riesgos, podemos recurrir a diferentes accesorios. Uno de ellos son los brazaletes porta celulares, que se ubican en la parte alta del brazo dejando el teléfono protegido de golpes, aunque a la vista de todo el mundo. Si quieres evitar esto último, lo aconsejable es utilizar cinturones para correr, que traen bolsillos elastizados capaces de adaptarse perfectamente a la forma y tamaño de tu teléfono. Si vas a optar por estos últimos accesorios, procura que el lugar en donde irá el móvil esté confeccionado con algún material impermeable, para que tu equipo esté a salvo tanto de alguna repentina lluvia como de la humedad provocada por el sudor que tu cuerpo produce al correr. De no contar con estos materiales, una buena opción para protegerlo es llevarlo dentro de una bolsa plástica tipo ziplock, para evitar que se moje, y luego si poner todo dentro del bolsillo del cinturón.

Y por supuesto, también está la opción de llevar tu teléfono en la mano mientras corres, pero no es la más aconsejable ya que será lo primero que golpee contra el piso en caso de sufrir algún inesperado tropezón. Por lo tanto, si vas a usar tu móvil en tus entrenamientos y no quieres volver a casa lamentándote y buscando su reemplazo, mejor elije un buen accesorio en donde llevarlo y así cuidarlo.

¿Salís a correr con el celular?