Historias de vida: Veikko Karvonen

Un ganador Olímpico que no dejó de sorprender. Designed by prostooleh / Freepik

Finlandia ha aportado grandes nombres a las páginas doradas de la historia del maratón, y uno de ellos fue el de Veikko Karvonen, quien fue medallista en los Juegos Olímpicos de 1956, ganó la medalla de oro en los campeonatos europeos de 1954 y se coronó como ganador en la Maratón de Boston de 1955.

Veikko nació 5 de enero de 1926 en Sakkola, una pequeña ciudad de Carelia que entonces pertenecía a Finlandia pero fue invadida por la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Fue entonces que junto a su familia escaparon como refugiados a la ciudad de Saarijärvi en el centro de Finlandia, donde comenzó su carrera como corredor. Poco después de terminada la guerra corrió su primer maratón, durante el otoño de 1949 en la ciudad finesa de Turku, con el prometedor crono de 2:45:07. En la temporada siguiente participó en el Campeonato de Europa, disputado en Bruselas, en donde consiguió la medalla de plata en el maratón, apenas 32 segundos después del ganador Jack Holden.

A sus 25 años y afianzado como corredor de largas distancias, en la temporada de 1951 Veikko corrió tres maratones y los ganó todos. En el maratón del Campeonato de Finlandia en julio su tiempo fue de 2:28:46. En agosto, en el maratón del Campeonato Nórdico, mejoró su marca llevándola a 2:28:07. En tanto, en septiembre ganó el Enschede Marathon por más de seis minutos de margen sobre Tom Richards, con un crono de 2:29:02.

Fue así que los Juegos Olímpicos entraron directamente en su cabeza, y se entrenó duro para la cita de 1952, que se llevarían a cabo nada menos que en Helsinki, la capital de su país, Finlandia. Pero la primavera de 1952, y a pocos meses del gran evento mientras estaba de repente comenzó a sufrir un fuerte dolor de espalda. El diagnóstico fue una reacción de estrés del disco intervertebral, y como resultado Veikko se vio obligado a dejar de correr durante seis semanas. No obstante, Karvonen pudo ser de la partida en el maratón olímpico, en donde terminó quinto con un tiempo de 2:26:41, tres minutos y medio después del campeón olímpico, el gran Emil Zátopek.

En 1953, Karvonen terminó segundo en el Maratón de Boston, rompiendo por primera vez la barrera de los 2:20. Al año siguiente volvió a tierras norteamericanas para llevarse la victoria en el maratón más antiguo del mundo, esta vez con una marca de 2:20:39.

El gran hito en su carrera llegaría en el maratón de los Juegos Olímpicos de 1956 en Melbourne, Australia, donde Veikko subió al podio para llevar a su país una medalla olímpica. Doce kilómetros antes de la línea de meta, Karvonen se mantenía en segunda posición después del francés Alain Mimoun. La carrera se corrió en condiciones muy calurosas, al punto que luego Veikko admitió que fue la carrera más dolorosa de su vida. El finlandés sufrió más de la cuenta en los últimos kilómetros, pero solo el yugoslavo Franjo Mihalić pudo adelantarlo, consiguiendo así la medalla de bronce. Pasaron meses hasta que Veikko se recuperó por completo de la carrera. Literalmente, dejó todo lo que tenía.

En la temporada siguiente volvió a correr el maratón de Boston, colocándose en el segundo lugar después del local John J. Kelley. Y allí mismo corrió su última competencia como profesional, siendo cuarto en el Maratón de Boston de 1959. Durante su carrera deportiva, Veikko corrió un total de 35 maratones, de los cuales ganó 15.

Luego de retirarse de la actividad deportiva siguió viviendo en Turku, Finlandia, donde falleció el 1 de agosto de 2007 a sus 81 años de edad, dejando un gran legado para el deporte de los países nórdicos.