Claves para acelerar tu metabolismo y perder peso

Te proponemos algunos hábitos que te ayudarán a no acumular grasa y perderla más rápido. Designed by prostooleh / Freepik

Conforme pasan los años el control del peso corporal suele hacerse un poco más complicado, y esto se debe a que naturalmente nuestro metabolismo se va poniendo más lento a medida que nuestra edad avanza. No obstante, podemos establecer ciertos hábitos saludables que nos ayuden a no acumular más grasa, y a perderla más rápido. El primero de ellos muy simple y no te requerirá más esfuerzo que beber más cantidades de agua en tu día a día. Si, leíste bien, aumentando el consumo de agua en aproximadamente 600 mililitros al día, es decir cerca de tres vasos, en promedio reducirás unas 200 calorías. Esto se debe a que al beber nuestro estómago se hincha y esto nos provoca saciedad, con lo que dejarás de comer cualquier cosa que se cruce en tu camino. Está comprobado que muchas veces cuando creemos que tenemos hambre en realidad estamos deshidratados, por lo que antes de comer algo que te de antojo como comida chatarra o dulces, prueba de beber un vaso de agua. Otra buena práctica es beber un vaso de agua extra unos 30 minutos antes de cada comida. De esta forma no sólo estarás garantizando beber más agua, lo que tu organismo te agradecerá, sino que además habrá menos lugar para que te sobrepases con los alimentos.

El segundo punto tiene relación directa con el anterior, y aquí tenemos que dejar en claro una vez más que los extremos no son nada buenos. Que vayas a reducir un poco tu ingesta calórica no significa que debas pasar hambre. Si estás pensando que la mejor forma de bajar de peso es eliminando todas las calorías de tu dieta, estás en un error y eso puede provocarte problemas después de salud (además que no te ayudará a quemar lo que deseas). Tu organismo se da cuenta cuando comienzas a darle menos calorías y solo lo comenzará acumular en forma de grasa. Así que solo conseguirás el efecto contrario.

El tercer hábito que deberías incorporar son los ejercicios, pero a diferentes intensidades. A los runners nos encanta correr, y especialmente a medida que pasan los años nuestros gustos suelen irse hacia los trotes más largos y lentos. En otras palabras, muchos de nosotros nos hacemos especialistas en rodajes suaves o fondos, y tendemos a olvidar los trabajos de cambios de ritmo y velocidad. Y ni hablemos de los ejercicios de fuerza muscular como los entrenamientos funcionales o las series en cuestas. Sin embargo, si realmente deseas bajar de peso, debes agregar distintas intensidades. Hacer entrenamientos este tipo de entrenamientos o incluir en tu rutina semanal sesiones de trabajos cortos e intensos como los HIIT son la mejor forma de dar un golpe de timón a tu metabolismo, haciendo que tu cuerpo consuma mucha más energía y por lo tanto quemes más grasas.

¿Cuáles son tus claves para perder peso?