Los cítricos, frutas ideales para después de entrenar

Free Pik

Muchas veces cuando pensamos en una fruta para los runners automáticamente se nos vienen a la mente las bananas, que tienen su fama bien ganada debido a sus altos contenidos de potasio. Sin embargo, los cítricos, especialmente la naranja y la mandarina también pueden ser buenas opciones, especialmente a la hora de recuperarnos luego de un entrenamiento exigente.

Sucede que tanto la mandarina como la naranja son capaces de brindarnos un gran aporte de vitamina C, minerales y otros nutrientes que consiguen que nos repongamos a la perfección de los ejercicios que hacemos a diario. Eso sí: disfrutar del sabor de una naranja o una mandarina 100% natural no es lo mismo que comer una fruta transgénica, y mucho menos consumir jugos envasados que, aunque simulen el sabor de las frutas frescas en general poco conservan de sus propiedades nutricionales, además de contener azúcares agregadas.

Veamos algunas de las propiedades más conocidas y saludables de estas dos frutas. En primer lugar, debemos mencionar que son grandes aliadas contra el estrés y la depresión gracias a su gran riqueza en vitaminas y oligoelementos. Además, son un muy buen analgésico en los dolores de estómago, estimulando los músculos estomacales, desinfectando y disolviendo residuos de los procesos digestivos para facilitar así su excreción. Por otra parte, poseen propiedades diuréticas que favorecen la eliminación de sustancias que se van depositando en el hígado, páncreas, vejiga y próstata. Asimismo, las naranjas son usadas también como terapia para los cálculos de riñón. Y al contener grandes cantidades de vitaminas C y sustancias con actividad prebiótica potencian la inmunidad de nuestro organismo protegiéndonos de procesos víricos leves, como por ejemplo los catarros durante el invierno.

Pero eso no es todo: consumir regularmente mandarinas y naranjas posibilita que nuestro organismo incorpore buenas dosis de antioxidantes, retrasando el envejecimiento natural de nuestras células. Por lo tanto, luego de correr, estirar, y darnos una ducha que nos relaje no está mal aprovechar el post entrenamiento para disfrutar de una jugosa naranja o una deliciosa mandarina.

¿Con qué regularidad consumís frutas?