Embarazo y entrenamiento: ¿son compatibles?

Se debe analizar cada caso con la recomendación de un médico. Designed by prostooleh / Freepik

Con el crecimiento del running en los últimos años, y al haber una mayor cantidad de mujeres que lo practican, se multiplican los casos en los cuales el deporte y el embarazo se cruzan. Y ante esta situación se dispara la duda: ¿se puede seguir entrenando? Lo cierto es que existe una gran variedad de opiniones divididas en este tema. Algunos estudios científicos afirman que hacer actividad física, especialmente ejercicios de gimnasio, es excelente para el desarrollo del embarazo, siempre y cuando los niveles de exigencia en el entrenamiento se ajusten de acuerdo a cada momento del proceso pre natal.

Lo concreto es que cada caso debe ser analizado de forma personalizada y deberás seguir las recomendaciones de tu médico. No obstante es muy probable que la cantidad de actividad física que se haga disminuya como consecuencia de todos los cambios que un embarazo conlleva, lo que no necesariamente tiene que ver con el físico, sino con lo social y lo psicológico. Hablamos aquí de la creencia que el descanso durante el embarazo es lo más seguro e incluso, muchas mujeres solo hacen ciertos ejercicios aeróbicos de baja intensidad, sin carga ni impacto alguno. Sin embargo, varios estudios refieren que el ejercicio de fuerza no supone un riesgo para la mamá o para el bebé, sino que brindan muchos más beneficios de los que se pudieran pensar. Por ejemplo, una de las causas por las que (siempre y cuando no existan riesgos para tu salud según tu médico) deberías intentar hacer actividad física durante el embarazo es para prevenir algunas enfermedades del parto, como la diabetes mellitus gestacional. Allí, en lo que respecta a los ejercicios de gimnasio, son recomendados para antes, durante y después del embarazo. Sin embargo, hay que aclarar que deberían hacerse sólo en caso que la mujer esté previamente acostumbrada a este tipo de ejercicios, ya que si es una persona que rara vez hace rutinas de fuerza o nunca ha hecho ejercicio de forma constante, no es recomendable que comience a hacerlo justo cuando esté embarazada.

¿Entrenaste o conocés a alguien que lo haya hecho embarazada?