Beth Potter, la triatleta que rompió el récord de 5K en ruta

Beth Potter, la triatleta que rompió el récord de 5K en ruta. EFE

La británica Elizabeth Potter es una de las atletas del momento y no simplemente porque este fin de semana corrió los segundos 5K en ruta más rápidos de la historia sino porque el sábado pasado se impuso en la Super League Triathlon en el London Aquatics Centre, un evento en donde derrotó a su compatriota Georgia Taylor-Brown, vigente campeona mundial de triatlón, entre otras grandes rivales de clase internacional.

Primero, fue un evento particular: se desarrolló todo bajo un mismo techo y a escasos metros. La natación fue dentro de una pileta olímpica, la bicicleta, en una fija, y el running, en una cinta curva, que no cuenta con motor, sino con la propia potencia. Los atletas debieron completar tres rondas cortas de estas disciplinas: 200 metros de natación, 4 kilómetros de bici y 1 kilómetro de running, que se convertían, a la par, en una carrera virtual apasionante.

Pero lejos de conformarse con ese resultado, Potter descansó durante la semana para dar otro batacazo. En este caso, fuera del triatlón. Corrió en el pueblo de Barrowford, en Lancashire, también en Inglaterra, y batió así el récord mundial 5 kilómetros en ruta, con un increíble tiempo de 14 minutos y 41 segundos, dos menos del registro que ostenta la keniata Beatrice Chepkoech (14:43) desde el pasado 14 de febrero en Mónaco.

“Pero se entiende que es poco probable que se ratifique la marca de Potter”, señalan desde World Athletics. Esto tiene que ver con que, probablemente, la carrera no cuenta con todos los requisitos que exige la entidad máxima del atletismo como para homologar la marca y validarla en sus registros históricos.

De esta forma, se convirtió en la mujer europea más rápida de la historia en la distancia. Solo Joyciline Jepkosgei, que corrió en 14 minutos y 32 segundos en 2017 antes de que los 5K se convirtieran en una disciplina de récord mundial oficial, fue más rápida en la distancia.

Beth Potter, de 29 años, representó a Gran Bretaña en 10000 metros en Juegos Olímpicos (en los 10000 metros de Río 2016 y terminó en la posición número 34 con un tiempo de 33 minutos y 4 segundos) y Campeonatos del Mundo (bajó su marca a 32:15 y también su posición: fue la atleta número 21 en cruzar la meta en el Mundial de Londres).

Hace cuatro años, dejó su trabajo como profesora de física y se mudó a Leeds para concentrarse en el triatlón con el fin de competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020+1.

“Siempre me gustó correr, así que fue muy bueno tener una carrera durante el comienzo de la temporada”, le explicó a la BBC Radio después de la carrera, y se sinceró: “Pero esto superó mis expectativas”.