Consejos para correr más rápido

freepik.es

Cuando se están transitando los primeros meses en el running todo son mejoras, y con sólo hacer una correcta progresión en el aumento del kilometraje iremos notando progresos. Pero, de seguir este camino, llegaremos indefectiblemente a un punto en donde experimentamos un "amesetamiento".

Y en caso de querer salir de esa situación para poder correr más rápido, deberemos implementar algunas estrategias. La primera de ellas, pero no la única, es incluir en nuestras rutinas uno o dos días de entrenamientos de velocidad. Hablamos concretamente de trabajos de series o pasadas, y de cambios de ritmo. Los primeros son los más tradicionales para mejorar la velocidad, y en caso de contar con una pista de atletismo podrás hacer series de 400 mts (una vuelta completa al circuito).

Por ejemplo, después de unos 5 a 10 minutos de entrada en calor con trabajos de movilidad articular y trote muy suave, busca correr en total 5 kilómetros en la pista, alternando una vuelta a ritmo suave con otra a ritmo más exigente, como si estuvieses corriendo una carrera de 10k. Si en cambio no tienes un circuito marcado, puedes hacer el mismo trabajo pero en la calle. Corrí cuatro cuadras a velocidad y recupera otras cuatro a ritmo bien lento.

Otro tipo de sesiones que ayudan mucho a mejorar tu velocidad son los cambios de ritmo, con los que elevarás tu umbral anaeróbico, algo fundamental para poder correr más rápido. Para mejorarlo podrás realizar una vez por semana un entrenamiento con un cambio de ritmo prolongado. Por ejemplo, empieza la sesión con 5 a 10 minutos de trote suave, luego corre 20 minutos a un ritmo más elevado y finalmente vuelve a correr de forma muy cómoda otros 10 minutos. Tu objetivo en este trabajo es que puedas mantener el ritmo.

Y como dijimos, los entrenamientos de velocidad no son lo único importante a la hora de ganar ritmo. También hay que tener en cuenta varios factores y uno de ellos es el descanso. Debes entender que correr todos los días no te ayudará a ser más rápido, y que la recuperación es fundamental para mejorar y además prevenir el riesgo de sufrir lesiones. Por lo tanto, deberías descansar por completo al menos una vez a la semana, idealmente luego del entrenamiento más duro. De esta forma tus músculos, tendones, ligamentos y tejidos en general pueden reconstruirse y repararse para enfrentar la próxima sesión. Sólo así podrás mejorar como runner.

¿Qué tan rápido querés correr?