Evita la retención de líquidos

Activa tu circulación y elimina el exceso de líquidos en tus tejidos. Freepik

El edema, conocido popularmente como retención de líquidos, es un aumento en el volumen del líquido en los tejidos. Sus causas son variadas, entre ellas, problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades renales o hepáticas, y es un problema muy frecuente entre muchas personas, y por supuesto también afecta a los runners. Y en este caso, a los problemas habituales que causa se suman un aumento paulatino de peso sin motivo aparente y sin hacer nada fuera de lo normal para que esto se produzca, lo que nos dificultará correr normalmente. También nuestros entrenamientos y carreras posiblemente se vean perjudicados debido a síntomas como hinchazón de las piernas y tobillos.

En el caso de las mujeres, la causa de la retención de líquidos muchas veces también está relacionada con las modificaciones hormonales que sufre el cuerpo como los niveles cambiantes de progesterona, la cual es la responsable de preparar a tu cuerpo para apoyar un embarazo hipotético y una de las maneras es frenar tu digestión. Pero más allá de cual sea la causa, hay ciertos hábitos que podemos modificar para mejorar esta situación. Uno de ellos es reducir la ingesta de sodio, y otro ingerir más agua. Aunque parezca paradójico, bebiendo más lograremos que nuestro organismo se deshaga de los líquidos que tiene acumulados. Además, de la misma forma que el sodio, el alcohol deshidrata tu cuerpo y éste cubre el déficit reteniendo la mayor cantidad de agua que puede para protegerte, por lo que deberías eliminar su consumo si sufres de este problema.

Finalmente, no dejes de entrenar, ya que el ejercicio también te ayudará a cortar con la retención de líquidos. Llevar una vida sedentaria y permanecer muchas horas sin movernos no ayudará a que se active nuestra circulación y que eliminemos los líquidos presentes en exceso en nuestros tejidos.

¿Has sufrido o sufres de retención de líquidos?