Los beneficios de la plancha

En los últimos años la plancha se ha vuelto uno de los trabajos estrella a la hora de fortalecer la zona central del cuerpo. Y esta "buena prensa" tiene razones concretas ya que este ejercicio, también conocido como plank o tabla en algunos lugares del mundo, es un trabajo perfecto para poner a fortalecer tus músculos abdominales, reduciendo al mismo tiempo los riesgos de lesiones debido a malas ejecuciones. Pero cuidado, que esto no significa que de lo mismo hacerlo de cualquier manera. Tal vez no parezca un ejercicio complicado de hacer, pero la verdad es que demanda mucho esfuerzo, y por ello existen una gran variedad de opciones para hacer una plancha de diferentes formas y con distintos objetivos.

Yendo a sus beneficios lo primero que hay que destacar es que la plancha es un ejercicio isométrico, es decir que se hace mediante la contracción de un músculo o grupo de músculos específico. Durante los ejercicios isométricos, el músculo no cambia de largo de manera obvia, y las articulaciones afectadas no se mueven. En otras palabras, son trabajos en los cuales sometemos el músculo a tensión pero sin realizar movimiento. Gracias a la variedad que existe de ejercicios en los que utilizamos únicamente nuestro cuerpo, podremos realizarlos en casa o en cualquier otro lugar.

Este tipo de trabajos son muy utilizados en rehabilitación, ya que fortalecen el músculo y no son lesivos para las articulaciones. Lo mejor de las planchas es que no sólo ejercitarás tu abdomen, sino también tus brazos, glúteos y hombros debido a la tensión. Para hacerla correctamente tu cuerpo siempre debe estar rígido, tus glúteos contraídos y en una buena posición, formando una línea recta entre tu nuca, tu espalda, nalgas y talones, para que el ejercicio funcione y no te vayas a lastimar. La idea es que mantengas inicialmente esa posición durante 15 segundos, y semana a semana vayas aumentando gradualmente hasta llegar a un máximo de 1 minuto. Luego de eso podrás buscar variantes, como quitar uno de los puntos de apoyo: levantar de a una pierna o de a un brazo. De esta manera además del aumento de fuerza estarás agregando otros beneficios como una mejora en el equilibrio.

¿Te animas a comenzar este desafío?