¿La miel es mejor que el azúcar?

La opción natural y menos calórica para endulzar tus alimentos. Designed by prostooleh / Freepik

A la hora de buscar consejos para llevar una alimentación sana, muchas veces escuchamos que es mejor endulzar nuestras bebidas e infusiones con una cucharadita de miel en lugar de hacerlo con azúcar. Y lo primero que debemos saber es que efectivamente la miel tiene ventajas por ser producida por las abejas de forma natural, las cuales recolectan el néctar (líquido rico en azúcar) de las flores de las plantas. Entre los nutrientes que aporta la miel se encuentran minerales como magnesio, calcio, potasio y vitaminas como la B1, B2, C, entre otros. Y a la hora de hablar de las propiedades, facilita la digestión ya que también contiene fructuosa y glucosa, las cuales son moléculas de azúcar de fácil absorción. También hay beneficios a la hora de hablar del aporte calórico, ya que la miel tiene un 40% menos de calorías que otras fuente de azúcar cómo la remolacha.

Además, ayuda a bajar los niveles de colesterol LDL y triglicéridos en sangre, y aumenta el colesterol “bueno” (HDL).

Pero eso no es todo, también hay que mencionar que como ocurre con cualquier alimento no debemos abusar de las cantidades al momento de consumir miel. Sabemos que es un endulzante natural, pero al final contiene azúcar y por eso debemos tener un uso moderado, especialmente si nuestro objetivo es bajar de peso. Cabe destacar que la miel es un 79% glucosa y fructuosa, y según la Organización Mundial de la Salud los azúcares libres no deben suponer más del 10% de la ingesta calórica total. Por ejemplo, en una dieta de 2.000 calorías diarias no se debe ingerir más de 50 gramos de azúcar. Y sólo una cucharada de miel, que representa aproximadamente 30 gramos, contiene unos 24 gramos de azúcar. Por lo tanto, con dos cucharaditas de miel ya estarías llegando a la cantidad recomendada al día, por lo cual en tu dieta no deberías consumir más azúcar en los alimentos del resto de tu comida del día. En definitiva, la mejor opción siempre será reducir al máximo posible el consumo de azúcar.

¿Cuán alto es tu consumo de azúcar diario?