Cuatro consejos para mejorar tu velocidad

Sea cual sea tu distancia favorita, la velocidad es un factor importante para todos los tipos de corredores, y para lograr mejorarla no sólo hay que entrenar más, sino también mejor. Además no hay que olvidar algunos de los llamados "entrenamientos invisibles", como por ejemplo descansar bien. Si, dormir correctamente te ayuda a correr más rápido. Según este estudio, la resistencia de los atletas que durmieron 90 minutos más durante tres días consecutivos mejoró hasta en un 3% durante un entrenamiento de 1 hora de duración. Siguiendo con la misma línea de, no puedes descuidar la alimentación y un buen desayuno es una de las claves para tener energías de cara a un entrenamiento exigente entrenar que te permita mejorar tu rendimiento. Además, si eres de los que entrenan en ayunas y dejan el desayuno para luego de las sesiones, también será una comida muy importante porque influirá en la manera en la que te recuperes después de entrenar. En este sentido, lo mejor es una comida liviana antes de entrenar. Y después de tu sesión idealmente incluye proteínas y carbohidratos para ayudar a reparar los tejidos dañados.

El consejo número 3 tiene que ver de lleno con las sesiones de entrenamiento, y aquí debes tener muy presente que cuando se trata de velocidad, mejorar tu sprint es fundamental. Para esto, después de haber calentado correctamente intenta hacer aceleraciones explosivas de 15 o 20 segundos llegando al 90% de tu capacidad máxima. Haz tres o cuatro repeticiones durante tu entrenamiento, lo ideal es ir mejorando hasta llegar a 10. Entrenar con cambios de ritmo es una de las mejores cosas para correr más rápido. Eso si, no te pases de la línea y realiza estas sesiones una o a lo sumo dos veces por semana. En este último caso, que no sean en días consecutivos.

Siguiendo con las sesiones, en el consejo número cuatro vamos a mencionar a las cuestas, una de las mejores formas de fortalecer tus piernas. Tanto las cuestas hacia arriba como las hacia abajo, te obligan a hacer más fuerza, sea para acelerar o para frenar. Si entrenas en una cinta de correr, altera los grados de inclinación para mejorar tu eficiencia y estar preparado para enfrentar desniveles en tu próxima carrera.

¿Cuál es tu mejor tiempo?