Plan de 30 días de "plancha" para fortalecer tus abdominales

A la hora de hablar de ejercicios para fortalecer la zona media de nuestro cuerpo sin dudas el que más protagonismo ha cobrado en los últimos años es la "plancha" o "tabla". Se trata de un trabajo isométrico en el cual mantenemos una posición estática, sin pesos ni movimientos, tensionando nuestros músculos y eso supone muchos beneficios. La plancha es un ejercicio simple, no requiere ningún tipo de equipo y existen algunas variantes para hacerlo.

Pero la modalidad más común es la plancha frontal de brazos extendidos. Consiste en ponerse en el suelo boca abajo en posición de tabla, con la espalda totalmente derecha y la cabeza levantada, formando una línea recta entre talones, cola, espalda y nuca. Es un excelente ejercicio para tonificar el abdomen, pero también trabajarás con él tu espalda baja, pecho, caderas y glúteos, ayudando a mejorar tu equilibrio y tu postura. Y como el título de este posteo te lo adelanta, te proponemos un plan que te irá llevando a controlar este ejercicio que aunque sea un ejercicio sencillo de hacer, requiere de un buen estado físico. Por eso, no te adelantes, sigue el reto durante los próximos 30 días y notarás la diferencia:

Día 1: 20 segundos;

Día 2: 20 segundos;

Día 3: 30 segundos;

Día 4: 30 segundos;

Día 5: 40 segundos;

Día 6: Descanso

Día 7: 45 segundos;

Día 8: 45 segundos;

Día 9: 1 minuto;

Día 10: 1 minuto;

Día 11: 1 minuto;

Día 12: 1 minuto y 30 segundos;

Día 13: Descanso

Día 14: 1 minuto y 30 segundos;

Día 15: 1 minuto y 30 segundos;

Día 16: 2 minutos;

Día 17: 2 minutos;

Día 18: 2 minutos y 30 segundos;

Día 19: Descanso

Día 20: 2 minutos y 30 segundos;

Día 21: 2 minutos y 30 segundos;

Día 22: 3 minutos;

Día 23: 3 minutos;

Día 24: 3 minutos y 30 segundos;

Día 25: 3 minutos y 30 segundos;

Día 26: Descanso

Día 27: 4 minutos;

Día 28: 4 minutos;

Día 29: 4 y 30 segundos;

Día 30: 5 minutos.

Por último ten presente que es sumamente importante que no te excedas, sigue el plan de entrenamiento, aunque te parezca muy fácil al principio. Recuerda mantener tu cabeza y espalda rectas, sin bajar la cadera o levantarla. Y si sientes mucho dolor, suspende la actividad.