Historias de vida: Dale Greig

La corredora amateur que batió múltiples records. Freepik

Nacida el 15 de mayo de 1937 en Paisley, Escocia, Dale Greig fue una de las primeras mujeres en correr largas distancias. Tal es así qué en 1964 se convirtió en la primera mujer en correr un maratón en menos de 3 horas y 30 minutos. Su tiempo de 3:27:45 en el maratón de la Isla de Wight fue reconocido por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo como récord mundial, algo inédito hasta ese momento para la categoría femenina. Recordemos que esto ocurrió tres años antes de que intentaran expulsar a Kathrine Switzer en Boston. Un dato no menor: Creig consiguió su récord en zapatillas de gimnasia y mientras estaba disfrutando de sus vacaciones. También fue la primera mujer en correr dos ultramaratones: la Isle of Man 40 en 1971 y la carrera de 55 millas de Londres a Brighton en 1972, siete años antes de que se permitiera oficialmente la participación competidoras. En 1974, a la edad de 37 años, ganó el primer Maratón Internacional de Masters para mujeres, en el Campeonato Mundial de Veteranos en París.

En la recordada Maratón de Ryde de 1964, Creig fue la única mujer en la largada donde también estaban 67 hombres, en una excepción a la regla que impedía competencias mixtas o femeninas. Cabe recordar que la maratón femenina recién fue olímpica en Los Ángeles 1984, cuando venció Joan Benoit, ya que se consideraba que las mujeres “no estaban capacitadas para enfrentar largas distancias”. “Lo siento por los hombres a los que adelanté en las últimas etapas, parecían avergonzados”, dijo Dale Creig luego de aquella maratón. Más allá de que Dale estaba acostumbrada a correr largas distancias, incluso de hasta 80 kilómetros, la organización dispuso un celoso acompañamiento que incluyó ambulancia. Sin embargo, ella terminó entera, y quienes necesitaron de la ayuda médica fueron varios hombres: 19 corredores abandonaron la prueba durante el recorrido.

Creig nunca se convirtió en corredora profesional, y cuando batió el récord trabajaba como secretaria de una revista de atletismo. Luego creó un club de mujeres. Al principio, era ella sola. Después, la acompañaron más de 400 corredoras.

Falleció el 12 de mayo de 2019, a la edad de 81 años, pero sin dudas dejó un legado imborrable en la historia de nuestro deporte.