El alcohol y el rendimiento deportivo

freepik.es

El consumo de bebidas alcohólicas, aunque sea de forma moderada, suele generar controversia entre los runners. El debate es si de esta forma afecta o no al rendimiento deportivo. Lo cierto es que todo depende del tipo de bebidas y de la dosis, además de factores endógenos que se determinan a partir de la tolerancia que cada quien tiene al alcohol, así como su eliminación del cuerpo, incluso al tipo de deporte que practiquemos. En otras palabras, no a todas las personas les hará el mismo efecto que a otras, aunque sí se comparten algunas consecuencias generales en menor o mayor proporción dependiendo la persona.

Respecto a esto, una de las consecuencias más temidas por los corredores puede estar en la resistencia. Tal vez tu velocidad disminuya o tu nivel de rendimiento baje debido a que el alcohol puede perjudicar la regulación de temperatura e incluso provoca la aparición de fatiga. Además, puede aumentar la deshidratación al hacer ejercicio debido a que el alcohol actúa como vasodilatador periférico, lo que significa que aumenta la pérdida de líquidos a través de la evaporación, provocando algunas complicaciones.

Pero si pensabas que ahí terminan los problemas, lamentamos decirte que hay aún más: el consumo de alcohol puede estar relacionado con el aumento de ciertas lesiones. Si bien todavía no hay mucha información al respecto, algunos estudios indican que el índice de lesiones en deportistas puede incrementarse con el consumo de alcohol en comparación de los no bebedores.

De todos modos, la idea no es satanizar las bebidas alcohólicas porque existen estudios que indican que en un consumo moderado no significan problemas considerables. Como siempre, la clave está en determinar la cantidad correcta de consumo y no excederse.

Como deportista ¿Cómo abordas el consumo de alcohol?