9 alimentos que no pueden faltar en tu dieta de verano

Porqué es más beneficioso consumir frutas y verduras de estación. Freepik

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que la naturaleza es sabia? El caso de las frutas y hortalizas es una demostración de ello, ya que en su mayoría están disponibles de forma natural las que más beneficios nutricionales nos aportan en cada momento del año. Veamos 9 ejemplos de vegetales de verano, y qué pueden aportarnos al consumirlos. Empecemos por el apio, cuya frescura lo hace perfecto para el verano. El apio contiene carotenos, vitamina C, así como minerales que te ayudan a eliminar las toxinas y aumentar la producción de orina. Pero no solo eso, también es utilizado para reducir la presión arterial, regular los ciclos menstruales y sobrellevar mejor las altas temperaturas. Un caso similar es el del pepino, que es sin dudas uno de los alimentos más frescos que existen. Contiene aminoácidos, vitamina C, agua, calcio, fósforo, hierro y fibra, además que es recomendado para mejorar el tránsito intestinal, refrescar y eliminar toxinas. Por su parte los rábanos también son capaces de ayudarnos combatir la retención de líquidos, disipar el calor, reducir las náuseas y vómitos, regular el bazo y el estómago, eliminar toxinas, disminuir la diarrea, migraña e inclusive a perder peso. Y siguiendo con la lista de las hortalizas, un infaltable del verano es el tomate, perfecto para estimular la producción de sudor, mitigar la sed, además de ser diurético y ayudarnos a aliviar los dolores de estómago.

¿Y qué hay por el lado de las frutas? Los meses más cálidos del año son sinónimos de sandía y melón, ambas con alto contenido de agua y capaces de ayudarnos a combatir la sed y eliminar líquidos y toxinas, además de darnos energía. Otra fruta ideal para el verano es la banana, que nos ayuda a disminuir la tensión arterial, controlar las hemorragias, evitar el estreñimiento y prevenir las hemorroides. Además, esta fruta es básica en nuestra alimentación ya que contiene potasio, proteínas, azúcares, vitaminas A, B, C y E, pectina, calcio, fósforo y hierro. Otras que no pueden faltar son las peras, dulces y refrescantes, además de ser recomendadas para reponer fuerzas y hacernos sentir mejor. Lo mismo que las manzanas, ricas en fibra, pectina, fructosa, ácido málico, tánico, calcio, fósforo, hierro y potasio. Además nos ayudan a estimular la producción de líquidos corporales, reducir la sed, eliminar el estrés y la fatiga mental.

Recuerda siempre elegir frutas y hortalizas de estación, es decir las que naturalmente están disponibles en cada época del año. De esta forma no sólo serán más económicas, sino que además tendrán más sabor y muchas más propiedades nutricionales.

¿Sueles consumir alimentos propios de cada estación?