La AFC depara algunas sorpresas para la campaña del 2019

play
Viruega Dice: La interrogante en Cleveland es los egos (1:10)

Con la llegada de Odell Beckham Jr., los Cleveland Browns se vislumbran como uno de los equipos más competitivos y mediáticos de la temporada. (1:10)

La última vez que un Juego de Campeonato de la Conferencia de la Americana no incluyó a los Patriotas de New England, la década actual no había comenzado, mi hija menor no entraba a la adolescencia, y en ESPN todavía se transmitía "NFL Semanal" con Ciro Procuna, John Sutcliffe, Kary Correa y un servidor. En 2010, el Juego de Campeonato fue entre Pittsburgh y los Jets. Meras palabras no le hacen justicia a este logro de los Pats sin precedente en la NFL. Desde entonces, los Pats han llegado a ocho finales de la AFC y cinco veces al Super Bowl, ganando tres títulos.

¿Será este el año en que se rompa esa racha?

AFC Este

La fórmula para sacar de ritmo a Tom Brady es la presión por el centro con jugadores de la línea. Los Gigantes de NY lo pudieron hacer en 2007 y 2011. Contra Philadelphia pudieron neutralizar a Fletcher Cox a lo largo del partido con variaciones en el esquema de protección, pero bloqueos dobles le permitieron a Brandon Graham vencer el bloqueo de Shaq Mason y forzar un balón suelto de Brady que fue recuperado por Derek Barnett para sellar la victoria en el Super Bowl LII. Los Carneros de Los Angeles frustraron a Brady, apresurándolo a lanzar sin darle tiempo de revisar todas sus opciones de pase.

En el Super Bowl LIII, Brady completó 21 de 35 pases (60 por ciento) sin tener touchdown y con una intercepción. En la única serie ofensiva que culminó en anotación, Josh McDaniels pudo neutralizar la presión usando personal pesado con dos corredores y dos alas cerradas, pero alineándolos como receptores contra un equipo defensivo también pesado, y por consiguiente lento.

Los rivales de New England buscan competir con la misma fórmula. Buffalo, Jets y Miami, tienen quarterbacks que fueron selecciones de primera ronda en el 2018, y todos reclutaron a un jugador de línea defensiva interno con la idea de emular el desempeño disruptivo que tuvo Aaron Donald contra Brady y los Pats. Donald no logró capturar a Brady, pero junto con Ndamukong Suh, lo sacaron de ritmo. En el draft del 2019, Buffalo seleccionó a Ed Oliver, los Jets a Quinnen Williams, y Miami a Christian Wilkins.

Los tres "cenicientos" de la división tienen piezas importantes en posición, pero les falta mucho para poder aspirar a destronar a New England. No tienen por el momento al equivalente de Bill Belichick.

No descubro el hilo negro cuando escribo que es la combinación del talento Belichick-Brady, es lo que le ha dado la grandeza a los Pats. Cada jueves, Belichick se reúne con Brady temprano por la mañana y le da un análisis de la defensiva que enfrentarán con detalles de cuál jugador, o jugadores, son el punto, o los puntos débiles, y con una estrategia de cómo atacarlos. Entre Sean McDermott, Adam Gase y Brian Flores, quizás sólo Flores pueda proporcionar tal análisis a su quarterback. El problema es que Josh Rosen no es el titular indiscutible del equipo como es el caso de Josh Allen y de Sam Darnold.

Buffalo carece de buenos receptores y la línea ofensiva tendrá que entrar en ritmo rápidamente. La defensiva, que fue la N° 2 en yardas en 2018, podría ser dominante, pero no creo que les alcance. Miami tiene algunos jugadores de buen nivel, pero no los suficientes para desbancar a los Pats en 2019. Los Jets se reforzaron en la agencia libre firmando a Le'Veon Bell, Jamison Crowder y a C.J. Moseley, y hay rumores que puedan obtener a Jadeveon Clowney de Houston. Darnold tiene todo para ser quarterback franquicia, pero les falta por lo menos un año más para pelear la división.

Pronóstico: 1: New England, 2: Jets, 3: Buffalo, 4: Miami.

AFC Norte

Por primera vez desde 2007, cuando terminaron 10-6, sin calificar a postemporada, los Cafés de Cleveland son tema de conversación y el equipo de moda entre los pronosticadores. Hay argumentos que apoyan ese entusiasmo. Baker Mayfield lanzó 27 pases de anotación y se estableció como el líder indiscutible del equipo. Obtuvieron en canje a Odell Beckham Jr., firmaron a Kareem Hunt, que estará fuera ocho semanas por suspensión, y reforzaron también la defensiva con Sheldon Richardson, Olivier Vernon en canje y Greedy Williams con la segunda selección del draft. Steve Wilks será su coordinador. Ciertamente son un equipo que hay que considerar.

Baltimore regresará a la era de las cavernas con una ofensiva que enfatizará el ataque terrestre con Lamar Jackson de quarterback, una línea ofensiva dura y un grupo sólido de corredores. Marquise “Hollywood” Brown, tiene la capacidad para estirar verticalmente a las defensivas rivales. Defensivamente perdieron baluartes como Moseley, Za’Darius Smith, Terrell Suggs y Eric Weddle, pero firmaron a Earl Thomas. La defensiva debe ser de buen nivel. Siempre lo ha sido bajo el mando de John Harbaugh.

Cincinnati estrena entrenador después de 17 años con Marvin Lewis. La directiva busca a otro Sean McVay y es la razón principal por la que Zac Taylor, que fue coach de quarterbacks de los Rams, es ahora entrenador en jefe. A.J. Green sufrió una lesión en el tobillo que lo tendrá fuera unas semanas. Joe Mixon es un corredor de tres downs, pero a este equipo le falta mejor talento en su línea ofensiva y en la posición de quarterback para contrarrestar a la que fue la peor defensiva en yardas de la NFL.

El 2018 marcó el primer año en que Pittsburgh no avanzó a playoffs desde 2013. Perdieron a sus estrellas más refulgentes y tóxicas cuando Bell firmó con Jets, y con el "regalo", perdón, canje, de Antonio Brown a Pittsburgh. Soy de los que piensa que serán mejor equipo sin ese par de lacras a pesar del gran talento que tienen. James Conner y Juju Smith-Schuster no son "frijoles con tortillas". Son elementos de gran capacidad y de mejor actitud. James Washington podría ser la revelación de la temporada. La duda más grande es cómo responderá la línea ofensiva con Shaun Sarrett en lugar de Mike Munchak, que fue la baja más costosa que tuvieron los Acereros.

No estoy listo todavía para subirme al camión de Cleveland. Tengo tres razones: 1) la falta de experiencia de Freddie Kitchens como entrenador en jefe. Podría sorprender como lo hizo Sean McVay, pero lo dudo; 2) Greg Robinson no es un tackle izquierdo confiable. En realidad, además de Joel Bitonio, los elementos de la línea ofensiva son de mediano nivel; 3) a Baker Mayfield no le falta confianza en sí mismo, pero no es lo mismo jugar cuando las expectativas son altas. No soy fan de Mike Tomlin ni de Keith Butler, pero Pittsburgh tendrá al mejor quarterback de la división y mejores jugadores a la defensiva con la llegada de Devin Bush y Mark Barron.

1: Pittsburgh, 2: Cleveland, 3: Baltimore, 4: Cincinnati

AFC Sur

El favorito de muchos para representar a la AFC en el Super Bowl ha sido Indianapolis con razones muy justificadas. La línea ofensiva y la defensiva, perenes puntos débiles del equipo, son ahora de las mejores unidades en la NFL. La ofensiva se reforzó con David Funchess y Parris Campbell. Eric Ebron y Jack Doyle forman una pareja productiva de alas cerradas. La única deficiencia es en el ataque terrestre, aunque Marlon Mack ha dado destellos. La lesión misteriosa de Andrew Luck complica el futuro del equipo Jacoby Brissett es quizás el mejor suplente de la NFL, pero no tiene el nivel de Luck. Con Luck son serios contendientes. Con Brissett podrían calificar, pero no estarían entre los cuatro mejores de la conferencia.

Houston es un barco a la deriva. Bill O’Brien ha tomado el control total del equipo desde que forzó la salida de Brian Gaine, el último gerente general. O’Brien quiere emular a Bill Belichick, pero no tiene tal talento. Es buen entrenador, pero no gerente general. Reforzaron la que fue posiblemente la peor línea ofensiva de la NFL, pero no estoy seguro si Matt Kalil sea la respuesta como tackle izquierdo. La ofensiva debe ser imponente si evitan lesiones, pero la defensiva, su punto fuerte los últimos años, tiene huecos en la defensiva secundaria. Los siete frontales son de lo mejor que hay en la liga, pero los cuatro o cinco de atrás tienen sus limitaciones.

Tennessee es un equipo que nadie querrá enfrentar. Se espera sean un equipo que busque establecer el ataque terrestre con Derrick Henry bajo la dirección de Arthur Smith, quien fue promovido a coordinador ofensivo. La defensiva fue la N° 3 en puntos permitidos y podría ser mejor en 2019. El problema de los Titanes ha sido Marcus Mariota. En ocasiones ha jugado de manera excepcional, pero en otras ha sido irregular. Su mayor problema es ser propenso a lesiones.

Esto nos lleva a Jacksonville. La temporada pasada abrieron con victorias sobre los NYG, que no fue nada memorable, y los Patriotas, en un partido que salió caro al perder a Cam Robinson. Semanas después perderían a otros tres titulares de la línea ofensiva. Leonard Fournette no fue factor porque no llegó en su mejor condición a la pretemporada. Sin buena protección, y sin un buen ataque terrestre, tuvieron que poner sus esperanzas en Blake Bortles. Bortles puede manejar partidos, pero no tiene el talento para ser protagonista. La ofensiva puso a su defensiva en situaciones complicadas con entregas de balón.

Esta es para mí la división más dura de la NFL. Se pueden presentar argumentos a favor de los cuatro equipos para campeón de división. Mi criterio es el siguiente – voy por la mejor combinación de defensiva y quarterback. La defensiva de Tennessee podría ser de primer nivel, pero Marcus Mariota no ha mostrado todavía que es un pasador que se mantenga sano o que juegue con consistencia. La defensiva de Houston podría ser tu talón de Aquiles por la incertidumbre en la secundaria. Soy fan de Deshaun Watson, pero hasta que la línea ofensiva demuestre que lo pueden proteger, no me siento con la confianza para verlos repetir como campeones. Indy mejoró mucho a la defensiva, y Luck es un quarterback élite, pero hay dudas sobre su salud. Me quedo con Jacksonville por tener la mejor defensiva de la división, y posiblemente de la NFL, y a un quarterback, Nick Foles, que se enfrascó en un duelo de ofensivas ante el mejor de la historia, Brady, y salió airoso en el Super Bowl LII.

1: Jacksonville, 2: Indianapolis, 3: Tennessee, 4: Houston

AFC Oeste

En 2018, tanto KC como LAC terminaron 12-4, pero los Jefes tuvieron mejor marca dentro de la división, 5-1 comparado con 4-2 de los Cargadores. Frente a frente, LAC fue mejor equipo y entran a la temporada 2018 con continuidad ofensiva y defensiva. Kansas City estrenará coordinador con Steve Spagnuolo. Harán la transición de 3-4 a 4-3 y han tratado de adaptar el personal defensivo para el esquema de 'Spags' con el canje de Frank Clark y la contratación de Tyrann Mathieu. No estoy seguro que los cambios hayan sido suficientes. La última vez que Spags tuvo una defensiva cuyos elementos no se conformaban a su sistema comandó a la peor defensiva en yardas totales en la historia de la NFL. Fueron los Santos de New Orleans de 2012.

Los Cargadores sufrieron la baja de Derwin James por una fisura en el pie que requirió cirugía. Estará fuera de tres a cuatro meses. Es una baja considerable, pero la defensiva secundaria de LA es su grupo más profundo. Adrian Phillips, jugador de Pro Bowl de equipos especiales y Desmond King, que tuvo tres intercepciones, podrían tomar el lugar de James que regresaría para la recta final. Melvin Gordon no se ha reportado, pero vencieron a Kansas City, en Kansas City, en la Semana 15 de la temporada sin los servicios de Gordon. Austin Ekeler y Justin Jackson son buenas alternativas.

Denver y Oakland cerrarán la primera jornada de la NFL en el partido doble de "Monday Night Football". Ambos están en etapa de reconstrucción. Oakland buscó reforzar a una de las peores defensivas de la liga en el draft y en agencia libre y realizaron el canje por Brown, quien continúa dando siendo una distracción. Serán mejor equipo que en 2018, pero todavía necesitan uno o dos años para ser considerados contendientes. Denver tiene varias piezas en su lugar, pero no sabemos qué tipo de entrenador en jefe sea Vic Fangio. Joe Flacco será el quarterback y tiene la ventaja de conocer el esquema de Rich Scangarello. Gary Kubiak fue su coordinador ofensivo en 2014.

Pat Mahomes fue un fenómeno y deberá ser todavía mejor, pero las defensivas estarán mejor preparadas para defenderlo. En esta división voy por LAC más que nada por la continuidad ofensiva y defensiva mencionadas.

1: LAC, 2: Kansas City, 3: Denver, 4: Oakland

La próxima semana presentaré el análisis de la NFC y en dos más mis pronósticos para playoffs y ganador del Super Bowl.