Myles Garrett llega a revancha contra Steelers jugando a nivel de élite

play
Myles Garrett asegura que han superado incidente con Mason Rudolph, espera ser abucheado (0:30)

El ala defensiva aseguró que los Browns jugarán un partido limpio y espera lo mismo de los Steelers. (0:30)

El cazamariscales ha sido crucial para el mejor inicio de los Browns en 26 años, pero tal vez el mayor reto de su carrera lo espera el domingo ante Pittsburgh

BEREA -- Recientemente le preguntaron a Myles Garrett si alguna vez había jugado mejor que en este momento. La pregunta le dio a Garrett la oportunidad de presumir con humildad.

"Tuve nueve capturas en un partido", respondió Myles Garrett, "Si es cuenta".

Desde que destrozó sin ayuda de nadie a Weatherford High hace siete años (la evidencia en video de esa noche, que sorprendentemente también incluyó dos balones sueltos forzados, un balón suelto recuperado y un despeje bloqueado, pueden encontrarla aquí) el cazamariscales de los Cleveland Browns no había impactado así en los rivales.

Cargando a una defensiva de Cleveland devastada por las lesiones, la ex primera selección global del draft ha ayudado a impulsar a los Browns (4-1) a su mejor inicio en 26 años. El domingo pasado, en medio de una racha de tres partidos consecutivos con una captura con robo de balón, Myles Garrett presionó al mariscal de campo de los Indianapolis Colts, Philip Rivers, a cometer un castigo de lanzar el balón intencionalmente al terreno desde las diagonales, dándoles a los Browns un safety crucial en el último cuarto de su victoria 32-23.

"Lanzallamas", lo llama el coordinador defensivo de Cleveland, Joe Woods. "Si podemos conseguir que esté uno a uno, siento que tiene la posibilidad de ganar todas las veces. Justo lo que ha hecho los últimos juegos, habla del nivel en el que está jugando en este momento".

A pesar del nivel en el que está jugando Myles Garrett, tal vez el escenario más desafiante de su carrera como jugador lo espera el domingo en Pittsburgh. Un escenario que también le brindará la oportunidad de posicionarse firmemente en la cima de cualquier conversación por el premio al Jugador Defensivo del Año.

Por primera vez desde que su golpe con el casco se escuchó en todo el mundo, Myles Garrett enfrenta a los Pittsburgh Steelers en un duelo crucial en la AFC Norte.

La última vez que vio a los Steelers, la temporada de Myles Garrett terminó abruptamente en los segundos finales de la victoria de Cleveland, 21-7, el 14 de noviembre del año pasado. Myles Garrett le arrancó el casco a Mason Rudolph y con eso golpeó en la cabeza al mariscal de campo de los Steelers. El incidente tuvo como resultado una suspensión que puso fin a su campaña, que le costó seis partidos a Myles Garrett, una multa de 45,623 dólares y cerca de 1.2 millones de dólares en salario perdido.

En privado en su apelación y después públicamente en "Outside the Lines", acusó a Rudolph de llamarlo con "la palabra con N", lo que Myles Garrett señala que provocó el golpe con el casco. En múltiple socasiones, tanto Rudolph como el entrenador en jefe de los Steelers, Mike Tomlin, han negado firmemente la acusación.

El martes, Tomlin hizo todo lo posible por restar importancia al pasado, diciendo que su equipo "no estaba buscando irse por lo fácil o esa historia de televisión". Pero ya sea que los Steelers --o Myles Garrett-- lo busquen, esa historia seguramente dominará el telón de fondo para el domingo, especialmente ahora que cerca de 6,000 aficionados podrán ingresar al Heinz Field. Los compañeros de Myles Garrett están muy conscientes de ello.

"Este es por él", declaró el corredor de los Browns, Kareem Hunt, sobre Myles Garrett, cuya llamada semanal a través de Zoom está programada para los viernes. "Esta es por Cleveland. Esta es por muchas cosas. Respaldamos a Myles pase lo que pase".

Lo mismo ocurre para la franquicia, que enfáticamente lo apoyó después de la suspensión que terminó con su campaña. Esta temporada baja, la nueva gerencia en Cleveland le dio a Myles Garrett una extensión de contrato de 100 millones, que en ese momento fue un récord para un jugador de una posición distinta a mariscal de campo.

Hasta ahora, Myles Garrett ha dejado el incidente del casco en el pasado al tiempo que está cumpliendo con el contrato y algo más.

Myles Garrett se ubica en las primeras dos posiciones de la NFL en capturas (seis), balones sueltos forzados (tres) y balones sueltos recuperados (dos). También está en séptimo lugar en índice de éxito en presión al pasador y N° 1 en presión inicial entre los defensivos.

"Puedo prometerles que en la sala de juntas de nuestros rivales, tienen un gran círculo en el N° 95 y se pueden estar refiriendo a él como destructor de juegos", sentenció el entrenador en jefe de los Browns, Kevin Stefanski. "Porque él tiene la capacidad de destruir el juego desde su perspectiva".

Los Steelers seguro tienen marcado el N° 95 esta semana.

Debido al golpe con el casco, claro. Pero sobre todo debido a la capacidad de destruir juegos que sus rivales desde la preparatoria hasta el nivel profesional han podido atestiguar.