¿Qué jugadores elevaron sus valores en la Copa América en plena ventana de pases?

El fútbol de clubes nunca desaparece del todo, aun en medio de un torneo internacional. Ni siquiera en la Copa América. Para quienes quedan atrapados dentro de la burbuja, lo único que importa es la final. Pero los jugadores no pueden darse el lujo de pensar así. Ellos se ganan la vida en los clubes, y un torneo es una oportunidad para mostrarse a nivel mundial.

Estos son algunos de los jugadores que pueden apoyarse en un exitoso Brasil 2019 para pasar a clubes más grandes y mejores.

Dani Alves | Brasil | 36 | Agente libre

El hombre elegido como el jugador más destacado de la Copa América 2019 no tiene club. Dani Alves se va de Paris Saint-Germain, y su actuación en la Copa fue un potente anuncio de sus considerables habilidades.

Fue difícil verlo en acción durante estas últimas semanas sin hacerse dos preguntas: Una, ¿la campaña mundialista de Brasil habría sido diferente el año pasado si él no se hubiera lesionado? Y dos: ¿Cómo van a reemplazarlo?

No fue, y nunca ha sido, uno de los mejores laterales derechos. De hecho, cerca del cierre de la final, cuando Brasil estaba bajo presión, lo pasaron al mediocampo. Pero, aun a sus 36 años, sus habilidades en la construcción del juego no han disminuido. Es capaz de crear juego desde atrás, hacer pases largos, colocar excelentes centros y meterse en la línea de ataque como elemento sorpresa. Ha ganado casi todo y quiere seguir ganando. Aporta experiencia, liderazgo y talento, cualidades que incluso a su edad le hacen merecedor de un club importante.

Everton | Brasil | 23 | Gremio

La gran revelación y máximo goleador de la Copa América 2019 hizo su debut internacional el pasado mes de septiembre, y de cara a la Copa, solamente había jugado un puñado de partidos como suplente. Brasil tiene tantos delanteros que, si Neymar hubiera estado en condiciones de jugar, quizá no habría tenido lugar.

De hecho, arrancó el torneo como suplente de David Neres y lo cerró como héroe. Partido tras partido, Brasil era el gran favorito al que le costaba quebrar a las defensas que se cerraban atrás. Su arma más potente, el jugador con mayor capacidad de crear un momento de magia, fue Everton, o, como le dicen en Brasil, "Cebolinha".

Hizo llorar a los defensores contrarios con sus habilidades en ambos pies. En sus tres goles, todos convertidos con gran destreza, cortó con su pie más fuerte, el derecho. Pero también atacaba desde afuera, usando su velocidad para meterse detrás del defensor y cortarse frente al arco con la izquierda. Siempre hizo dudar a los defensores, y ya casi no caben dudas de que se irá pronto.

Everton, el único miembro del once titular de Brasil que juega en el fútbol local, seguramente se irá a Europa. Gremio buscará sacarle una buena suma al jugador de 23 años, y la única duda es si se irá este verano europeo o si se quedará para la fase de eliminación de la Copa Libertadores y se irá en enero.

Wilmar Barrios | Colombia | 25 | Zenit de San Petersburgo

La Copa se habría beneficiado de un partido entre Brasil y Colombia, equipo que le habría dado un buen susto al conjunto local con su capacidad de contraatacar rápido combinada con su frugalidad defensiva. Colombia quedó eliminada del torneo sin haber cedido un solo gol, y por esto hay que darle mucho crédito a su mediocampista de contención, Wilmar Barrios.

Como una versión junior de la leyenda argentina Javier Mascherano, Barrios circula con rapidez en la cancha, entra con fuerza y es preciso con la pelota. El entrenador de Colombia, Carlos Queiroz, lo identificó rápidamente como el hombre capaz de equilibrar al equipo, y en el fútbol de clubes seguramente podría desempeñar la misma función para un conjunto más importante que el Zenit de Rusia.

Erick Pulgar | Chile | 25 | Bolonia

Uno de los pocos cambios que hubo en el experimentado conjunto chileno fue la introducción del mediocampista de contención de 25 años Erick Pulgar, y aunque el equipo no logró defender el título, Pulgar fue un éxito. Su altura y su fuerza en el aire fueron una adición muy positiva para la selección chilena, cerró espacios delante de los centrales, y sus pases --sobre todo los largos--- llamaron la atención, lo que indica que podría jugar en un club más importante que Bolonia.

Federico Valverde | Uruguay | 20 | Real Madrid

Hace dos años, Federico Valverde fue el primero de la nueva generación de mediocampistas de Uruguay en ganar la promoción a la selección mayor, y jugó un rol importante en los partidos locales de las eliminatorias para el Mundial 2018. Una lesión lo dejó afuera de Rusia 2018, pero aprovechó este torneo para volver a ganarse un lugar. Móvil, habilidoso y combativo, parece ser un mediocampista completo y podría ocupar un rol importante en el proceso de reconstrucción de Real Madrid. Sin embargo, si se queda sin lugar por fichajes importantes, la Copa les recordó a los clubes rivales que este jugador, que recién cumplirá 21 a fines de este mes, tiene un gran futuro por delante.

Juan Foyth | Argentina | 21 | Tottenham

Cuando llegó a Tottenham hace dos años, Juan Foyth era un defensor adolescente con menos de 10 partidos en primera. Puede que aún no haya hecho pie en la Premier League, pero ya parece ser una pieza importante de su selección nacional.

Argentina ha sufrido una fuerte escasez de defensores de primera estos últimos años, y hay grandes esperanzas de que Foyth se convierta en una solución a largo plazo. En la Copa lo lanzaron a los tiburones: Tras arrancar el tercer partido como central lo pasaron a la problemática posición de lateral derecho, donde tuvo que lidiar con una seguidilla de extremos complicados. Respondió bien, algunas veces le ganaron la posición, pero compensó con buenas recuperaciones y entradas bien calculadas. Con 21 años, Foyth aprovechó la Copa para recordarles a sus actuales --y tal vez futuros-- empleadores que es un defensor con potencial.

Santiago Arzamendia | Paraguay | 21 | Cerro Porteño

Santiago Arzamendia, un robusto lateral izquierdo nacido en Argentina, optó por representar al país de nacimiento de sus padres, y la Copa demostró por qué Paraguay debería feliz con su elección.

El jugador de 21 años puede marcar cerca y brinda interesantes opciones ofensivas con sus carreras en ataque, su capacidad de meter centros y de hacer buenos pases hacia adelante. Paraguay puede esperar grandes cosas de la combinación de Arzamendia y Miguel Almirón por la izquierda, y Cerro Porteño seguramente aprovechará la venta de un jugador que probablemente no permanecerá mucho tiempo más en el fútbol paraguayo.