El PSG se cansa de Neymar y el Barça espera

play
¿Si sale Neymar del PSG, a dónde se iría? (4:11)

Manu MArtín analiza la posible salida del astro brasileño del París Saint-Germain y los clubes que podrían pagar su fichaje. (4:11)

ANÁLISIS: Cartas desde Barcelona

BARCELONA -- El París Saint-Germain encendió la mecha, Neymar recogió el guante y el Barcelona permanece a la expectativa. Desde que el domingo por la noche se publicó el adelantó de una entrevista del presidente del PSG con France Football, la salida de Neymar del club francés ha pasado a entenderse de imposible a factible.

Y mientras el entorno más próximo del crack brasileño empezó a moverse sin espera, desde el Camp Nou se hacen cábalas, aunque intuyendo que una operación regreso es casi una quimera.

La reacción al extracto de las declaraciones de Al-Khelaifi (“los jugadores deben asumir sus responsabilidades; tendrán que hacer más, trabajar más… Y si no están de acuerdo, las puertas están abiertas. ¡Ciao!”) no se hizo esperar y fuentes bien informadas consultadas por ESPN Digital coincidieron en afirmar que tratándose de Ney “puede darse cualquier escenario”.

“Nadie le obligó (a Neymar) a firmar. Quiero jugadores dispuestos a dar todo por defender el honor de la camiseta y unirse al proyecto del club. Aquellos que no quieren, o no entienden, nos vemos y lo hablamos. Por supuesto, hay contratos que deben respetarse, pero ahora la prioridad son los miembros totales del proyecto. Vino a sabiendas para unirse al mismo”, remató el presidente del PSG, abriendo de esta manera la puerta a todas las posibilidades.

Analizar su posible fichaje por el Barça invita a la conclusión de esa dificultad máxima teniendo en cuenta que el club azulgrana, con Griezmann también en el escenario, necesita vender mucho y bien para hacer frente a incorporaciones de ese calado, conociendo además que el coste de la masa salarial de la plantilla no ofrece mucho margen.

En el PSG las palabras del presidente han descubierto que el crack brasileño “no es intocable” aunque, por supuesto, un traspaso del jugador solo lo contemplaría el club francés por cantidades que, de entrada, se entienden inasumibles por el Barcelona. Al menos a simple vista.

El Barça, eso sí, no descartaría sin más la opción de recuperar a Neymar porque el brasileño no solo disfruta de buen cartel entre la plantilla sino, más aún, mantiene una excelente relación con Messi (lo confirmó el propio capitán azulgrana) y en el club se sabe que Leo acogería de “muy buen talante” su fichaje desveló una persona cercana al vestuario azulgrana, por más que se entienda en los despachos las obras de ingeniería financiera que motivaría su posible llegada.

ESCENARIOS

Enfrentarse al fichaje del brasileño obligaría al Barcelona a “aumentar mucho” los ingresos por traspasos y rebajar de esta manera la masa salarial de la plantilla para hacerle hueco en el vestuario. Si el club trabaja para ingresar con urgencia 80 millones de dólares con la salida de varios futbolistas, esta cifra debería duplicarse, por lo menos, para aspirar a pelear por Ney.

“No se puede plantear”, se traslada desde el Camp Nou, donde la cautela es máxima al referirse a cualquier asunto de mercado y, más aún, tratándose de un futbolista como Neymar, que, de entrada, debería tener el gesto de retirar la demanda que mantiene con el club.

Aunque Bartomeu en su momento descartó el posible retorno del hoy jugador del PSG y ha asegurado que no ha mantenido ningún contacto relacionado con tal posibilidad, alrededor del Camp Nou el protagonismo de Neymar va en aumento, ocupando espacio mediático y analizándose diversos escenarios.

Uno de ellos, se apunta, pudiera ser un intercambio con Coutinho, cuyo futuro en el Barça está en entredicho, conociéndose también su difícil relación con el club y que, por ello, no cerraría la puerta a su salida.

“Neymar está de vacaciones y recuperándose de su lesión”, se explica desde su entorno cercano, sin entrar a valorar ni las palabras del presidente del PSG ni, tampoco, una salida del club francés. “Hay que esperar” se remata, conociendo que el paso de los días, todavía, dará pie a muchos movimientos.