El argentino Abel Gallegos se consagró campeón del LAAC 2020

PLAYA DEL CARMEN (Enviado especial) -- A las 9:05 de la mañana el sol brillaba en el cielo limpio de Playa del Carmen. Abel Gallegos, el joven argentino que marchaba segundo a dos golpes del puntero, comenzó a escribir a esa hora el capítulo final de una historia emocionante que terminó con un triunfo muy merecido en lo individual y largamente esperado por Argentina.

Gallegos recorrió la vuelta final en 67 golpes (-4) y ese fue su score final para el torneo. Con ese número superó por cuatro golpes al mexicano Aarón Terrazas que resultó segundo. En la conferencia de prensa previa al comienzo del torneo, Gallegos decía que su objetivo de la semana era salir a jugar, divertirse y ver qué pasaba. A la luz del resultado, su plan resultó muy bueno. Jugó, se divirtió y ganó.

Con este triunfo, Gallegos se convertirá en el segundo aficionado argentino en jugar The Open (British Open), ya que en 1968 lo jugó Roberto Monguzi. Y será el tercer aficionado argentino en jugar el Masters Tournament. En 1951 lo jugó Juan Segura y en 1963 lo hizo Jorge Ledesma. Pero el logro que nadie puede sacarle es ser, con 18 años, el jugador argentino más joven en jugar un Major.

Abel y Guillermina Gallegos, los padres de Abel, caminaron de la mano casi toda la vuelta acompañando a su hijo. “Hace 25 años que estamos juntos. No digo que no peleemos alguna vez, pero si después de tanto tiempo podemos caminar de la mano es porque algo bueno habremos hecho”, decía Guillermina tratando de vencer los nervios inevitables. “No consigo que mi hijo Abel se ponga protector solar, se lo digo todos los días, pero no hay caso”, se quejaba como buena madre.

Parado en el tee del hoyo 1, Gallegos parecía tenso. El viento, omnipresente en las tres jornadas previas, brillaba por su ausencia. La confirmación de los nervios vino cuando su potente drive salió muy desviado hacia la izquierda, en dirección a una zona llena de árboles. La suerte quiso que su pelota no solo quedara en un lie perfecto, sobre tierra pelada, sino que además tuviera tiro al green por un agujero entre las ramas. El hierro 9 fue perfecto, con el vuelo de derecha a izquierda y la distancia necesaria para aterrizar en el medio del green. Un valioso par, que sirvió para descontarle un golpe al colombiano José Vega, que hizo bogey, trajo calma al argentino que a partir de allí fue una máquina bien calibrada.

El birdie del hoyo 3 lo puso empatado en la punta y ya no la soltaría. Aprovechó los dos par cinco de la ida y cerró el parcial con 33 golpes (-2). Ya en la vuelta, Gallegos siguió pegando “bombas” de 310 yardas al medio del fairway y muy buenos hierros al green. Así logró el birdie del hoyo 11 que lo puso al frente por dos golpes.

El único error de Gallegos vino en el hoyo 14 cuando, a pesar de ver que Vega había enviado al hazard de la derecha su salida, tomó el drive y se metió en problemas por la izquierda. El bogey resultante no dolió, porque Vega no embocó su putt y anotó un doble bogey.

La cancha se pone muy exigente sobre el final del recorrido. Pero Gallegos llegó al tee del hoyo 18 con tres golpes de ventaja, ahora no solo sobre Vega, sino también sobre el mexicano Aarón Terrazas, que ya había terminado en par de cancha. No se tomó mucho tiempo Gallegos para disparar un potente drive sobre el lado izquierdo de ese angosto fairway. Ahí ya pudo sentirse ganador del torneo. Con calma pegó un muy buen segundo tiro que coronó con un birdie final para una vuelta soñada.

“No dormí nada anoche. Fue muy difícil. Cuando apoyé la cabeza en la almohada me pasaron un montón de cosas por la cabeza. Me desperté mil veces. Estaba nervioso. Después cuando me desperté esta mañana, salí de la cama, me miré al espejo, y dije, “vos podes hacerlo, vamos a hacerlo”, confesó Gallegos en la conferencia de prensa.

“Vine aquí con toda mi familia, fue una semana inolvidable. Todavía no miré el celular, pero debe explotar de mensajes. Este triunfo es para 25 de Mayo y mi cancha de Las Mulitas”, terminó diciendo. El festejo en el hoyo 18 incluyó el tradicional baño de agua mineral que le dieron sus compañeros de la delegación argentina, compuesta solo de ocho jugadores, ya que a esta edición del LAAC no vinieron dirigentes de la Asociación Argentina de Golf.

La cara opuesta de la alegría de Argentina fue la tristeza de Colombia. Finalmente se fue con las manos vacías de este LAAC. Su mejor exponente, José Vega, había liderado el torneo en solitario desde la segunda vuelta y hasta el hoyo 3 de la última. Pero la linterna que lo iluminaba se fue apagando de a poco y terminó haciendo un bogey en el 18 para quedar tercero. Su otra esperanza, Iván Camilo Ramírez, que integró la salida final junto a Gallegos y Vega, y que fue el puntero luego de la primera ronda, nunca fue una amenaza con un juego lleno de altibajos y terminó en el cuarto puesto.

El Latin América Amateur Championship (LAAC) sigue creciendo de la mano de sus tres potentes promotores. La USGA, The R&A y el Masters Tournament. Es un evento que pone en alto el golf aficionado en la región, y que abre posibilidades impensadas antes de su creación allá por 2015. Joaquín Niemann es quizá el exponente más representativo de expectativas cumplidas. Ojalá el nuevo campeón, Abel Gallegos, inicie con este triunfo la gran carrera que se vislumbra en su futuro.