LPGA: Jin Young Ko victoriosa en Tour Championship, rebasa a Nelly Korda y gana Jugadora del Año

Michael Reaves/Getty Images

NAPLES, Florida -- Había mucho en juego y las probabilidades hubiesen parecido largas a cualquiera excepto a Jin Young Ko.

Su única oportunidad para consagrarse como la Jugadora del Año de la LPGA era ganar el CME Group Tour Championship. En su camino estaba Nelly Korda, la jugadora No. 1 del mundo. Como si fuese poco, la muñeca izquierda de Ko le dolía mucho al punto de que solo tomaba swings completos con un gap wedge en el campo de práctica.

Y entonces brindó una actuación casi perfecta.

Ko pegó un putt para birdie en cada hoyo (en los últimos 63 hoyos en Tiburón, no falló un green en regulación), pegó un 30 en los primeros nueve hoyos para tomar control, y cerró con un 9 bajo el par 63 para la vuelta más baja del torneo y la victoria por un golpe el domingo.

Para la vencedora, fueron despojos impresionantes.

Ko ganó el premio más lucrativo del golf femenino en $1.5 millones y rebasó a Korda para adjudicarse el premio más grande de la LPGA como Jugadora del Año.

"No puedo creerlo", Ko dijo sobre ganar el torneo otra vez.

Ko abrió con putt para birdie de 25 pies que se vio tan fácil como un toquecito, y ya iba encaminada. Pegó con un hierro 7 a ley de 8 pies para un birdie en el hoyo 3, se fue al frente de forma definitive con un wedge a 10 pies en el hoyo siguiente y ni se acercó a un bogey.

Terminó ganando por un golpe sobre Nasa Hataoka de Japón, quien nunca se acercó más de dos golpes en los segundos nueve hoyos hasta su birdie del hoyo final para un 64.

Ko no podía dejar de sonreír en el 18vo. green cuando le entregaron el trofeo de cristal por ganar el torneo y un trofeo de playa como Jugadora del Año. La victoria valió $1.5 millones. El premio valió aún más para ella.

"(Estoy) tan orgullosa de mí misma", dijo Ko. "Jugadora del Año, es genial. Diría que Jugadora del Año es lo mejor. Es muy complicado ganar Jugadora del Año, especialmente este año con Nelly".

El gran año de Korda de convertirse en campeona de un torneo major, medallista de oro olímpico y alcanzar el No. 1 del ranking mundial finalizó con un golpe seco. La estadounidense de 23 años no podia seguir el ritmo al inicio y nunca fue factor cuando Ko se alejó en los segundos nueve hoyos.

"Fue el show de Jin Young Ko hoy, y francamente, fue genial verlo", dijo Korda. "Me relajé y lo vi todo el día".

Korda, cuyas cuatro victorias este año incluyeron el Women's PGA Championship, cerró con un 69 y empatada por el quinto lugar, a seis golpes de la punta.

"Me siento triste por Nelly", dijo Ko. "Pero tuve un poco más suerte que ella".

Un poco de determinación ayudó. Ko ganó el torneo final de la temporada por segundo año seguido, y esto requirió todo lo que ella tenía.

Ella comenzó la ronda final en un cuádruple empate por la punta con Korda, Hataoka y Celine Boutier y rápidamente dejó a todas en el espejo retrovisor con cuatro birdies en los seis hoyos iniciales.

Hataoka intentó seguirla de cerca temprano con un par de birdies, pero sus probabilidades se dañaron en el sexto hoyo par 5. Ko estaba unas 15 yardas pasada del green y pegó un golpe maravilloso dejando la pelota al alcance de tap-in para birdie. Hataoka estaba justo en el green y envió un golpe delicado a la trampa de arena, llevando a bogey.

Pero ella fue la única que retó a Ko. Hataoka ganó $480,000 como subcampeona. Ella ganó $594,000 como subcampeona del U.S. Women's Open.

Ko se lesionó su muñeca izquierda por primera vez en mayo, por lo que describió como demasiada práctica. Siguió jugando y se empeoró, y dijo más temprano en la semana que tal vez se hubiese retirado de no haber sido el último torneo del año.

Eso hizo la actuación aún más extraordinaria. Parecía que nunca fallaba.

El tiro de salida de Ko en el noveno hoyo el jueves se fue al bunker cerca del borde, y solo pudo salir con un bombazo al fairway, culminando en bogey. Esa fue la última vez que falló un green en Tiburón.

Fue una actuación implacable. Escogía un blanco. Pegaba el golpe. Luego dejaba que su golpe puro para putt se encargase del resto.

Lydia Ko selló con una ronda de 64 para llevarse el Trofeo Vare por el promedio de anotación más bajo. Jin Young Ko y Korda tienen promedios más bajos, pero no cumplen el mínimo requerido de 70 rondas.

La estrella surcoreana terminó en 23 bajo el par 265 para la 12ma. victoria de su carrera. El Salón de la Fama de la LPGA es su máximo objetivo, que requiere 27 puntos. Ella mereció un punto por ganar y un punto como Jugadora del Año, dándole 17 puntos en solo cuatro años en el LPGA Tour.

Fue un final fuerte al año para Ko, quien, junto con su lesión de muñeca, tuvo que lidiar con la pérdida de su abuela en la primavera, lo cual la dejó brevemente en búsqueda de la motivación.

Ella la encontró y de qué manera. Ko ganó cinco de los últimos nueve torneos que disputó en el LPGA Tour, y se convirtió en la primera cinco veces ganadora en el LPGA Tour desde 2016.