Jack Miller aprovechó los problemas de Fabio Quartararo y ganó el Gran Premio de España de MotoGP

El australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP21) supo aprovecharse de los errores del francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) que iba camino de su tercera victoria de la temporada, para vencer el Gran Premio de España de MotoGP que se disputó en el circuito Ángel Nieto de Jerez.

Quartararo iba camino de conseguir una clara y contundente victoria cuando los problemas de rendimiento con su moto hicieron que desapareciese su ventaja primero ante Miller y después con los italianos Francesco "Pecco" Bagnaia (Ducati Desmosedici GP21) y Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1).

Y no fueron los únicos pues por detrás le alcanzaron y superaron el japonés Takaaki Nakagami (Honda RC 213 V) y los españoles Joan Mir (Suzuki GSX RR) y Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP), entre otros.

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), que sufrió dos caídas durante las sesiones de entrenamiento de la carrera española, la última de ellas la misma mañana del domingo en el "warm up", acabó en una meritoria novena plaza.

Bagnaia sorprendió en la salida a Quartararo, quien había conseguido su cuarta "pole position" consecutiva, pero que una vez más falló en el momento de la salida, como también su compañero de equipo Viñales y no así el italiano Morbidelli, quien se puso tras la estela de su compatriota, con Jack Miller pegado a ellos.

Antes de completarse el primer giro Miller ya se había colocado líder de la carrera y Alex Márquez (Honda RC 213 V) se había retirado por caída, como el surafricano Brad Binder (KTM RC 16), que intentó regresar a la carrera, en la que Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) era por entonces duodécimo.

Quartararo no perdió los nervios ante una situación que le era adversa y antes de completar el segundo giro, en el que marcó la vuelta rápida de carrera, ya era tercero tras superar a Bagnaia y "sólo" tenía por delante a Morbidelli y Miller.

En el grupo de cabeza y cuando era séptimo, sumó una nueva caída el español Alex Rins (Suzuki GSX RR), que iba tras su propio compañero de equipo y vigente campeón del mundo, Joan Mir.

Sin prisa pero sin pausa, una vuelta más tarde Fabio Quartararo, vencedor de las dos últimas carreras de Jerez, en 2020, "despachó" a Morbidelli para enfocar su objetivo en el líder de la carrera en esos instantes, el australiano Miller, al que superó en el mismo punto que a los anteriores, la curva trece de Jorge Lorenzo, una vuelta más tarde, en la cuarta. A partir de ahí lo que todos creían que sucedería, pasó.

Fabio Quartararo, que mostró un ritmo superior al de todos sus rivales en entrenamientos, comenzó a tirar con fuerza y sin errores para poner tierra de por medio camino de la que sería su tercera victoria consecutiva en el circuito Ángel Nieto de Jerez y también de la presente temporada.

El piloto francés, con varias vueltas rápidas de carrera, consiguió una ventaja de algo más de medio segundo respecto a Jack Miller en la vuelta seis, en tanto que éste tenía nueve décimas respecto al italiano Morbidelli.

Los pilotos de Repsol Honda, Pol Espargaró y Marc Márquez, por entonces estaban en la décima y undécima posición, aunque en el duodécimo giro el ocho veces campeón del mundo doblegó a su compañero de equipo para intentar atacar al francés Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP21) y los españoles Viñales y Mir, que iban por delante de ellos.

Pasado el ecuador de la carrera comenzaron los problemas de Quartararo, que primero vio cómo le adelantaba Jack Miller y después lo hacían también Bagnaia, Morbidelli, Nakagami, Mir, Espargaró, Viñales, Zarco, Marc Márquez y Pol Espargaró, perdiendo posiciones de manera vertiginosa para acabar decimotercero, superado en las últimas vueltas por el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16) y el alemán Stefan Bradl (Repsol Honda RC 213 V).

Quartararo, muestra clara de la desesperación, entró en su taller como una exhalación y con lágrimas en los ojos explicó a sus mecánicos los problemas que le llevaron de la victoria a una de sus más dolorosas derrotas.

Iker Lecuona (KTM RC 16) consiguió entrar en los puntos al ser decimoquinto, con Tito Rabat (Ducati Desmosedici GP21) decimoctavo y Alex Rins, vigésimo.