El presidente de World Athletics, Sebastian Coe, dice que el estado del deporte femenino es 'frágil' ante el debate trans

play
Lia Thomas de Penn establece marca de la Conferencia Ivy League en las 200 yardas estilo libre (2:00)

La nadadora transgénero hace historia en la Ivy League en las 200 yardas libres con tiempo récord de 1 minuto, 43.12 segundos. (2:00)

El presidente de World Athletics, Sebastian Coe, dijo que el estado del deporte femenino es "muy frágil" y que las federaciones deportivas deben hacerlo bien al escribir las reglas para las atletas transgénero.

Los comentarios de Coe se producen después de que la nadadora de la Universidad de Pensilvania, Lia Thomas, se convirtiera en la primera campeona transgénero de la NCAA en la historia de la División I al ganar los 500 metros estilo libre femenino en Atlanta la semana pasada.

El mes pasado, USA Swimming dio a conocer una nueva política que permite a los atletas transgénero nadar en eventos de élite al establecer criterios destinados a mitigar cualquier ventaja injusta. Las reglas incluyen pruebas para garantizar que la testosterona esté por debajo de cierto nivel (cinco nanomoles por litro continuamente durante al menos 36 meses) en atletas transgénero que deseen competir contra nadadoras cisgénero.

World Athletics requiere que los atletas transgénero tengan testosterona baja durante al menos 12 meses antes de la competencia.

"Estamos pidiendo una mayor duración (de tiempo) antes de la competencia porque el impacto residual de una transición como esta es más profundo", dijo Coe. "No hay duda de que la testosterona es el determinante clave del rendimiento".

Los derechos de las personas transgénero han sido durante mucho tiempo un tema polémico y políticamente divisorio en los Estados Unidos, desde los deportes hasta el servicio militar, e incluso los baños que las personas pueden usar.

Coe dijo que entendía la naturaleza delicada del tema y dijo que quería centrarse en la ciencia.

"Es realmente difícil mantener la emoción fuera de eso y la subjetividad, por lo que realmente tenemos que ceñirnos a la ciencia tanto como sea posible, y eso es lo que siempre hemos tratado de hacer cuando era incómodo", declaró.

"No se puede ignorar la opinión pública... pero la ciencia es importante. Si no estuviera satisfecho con la ciencia que tenemos y los expertos que hemos utilizado y los equipos internos que han estado trabajando en esto durante mucho tiempo... si no me sintiera cómodo con eso, sería un panorama muy diferente".