Mariana Pajón, de intentar ganarle a su hermano a ser la mejor del mundo en ciclismo BMX

play
Mariana Pajón: 'A mi no me definen las medallas' (2:00)

La ciclista de BMX y doble medallista de oro olímpica, es una de las grandes animadoras de los Juegos Panamericanos de Lima, 2019. (2:00)

Detrás de la apariencia dulce, casi angelical de Mariana Pajón, se esconde una de las más fieras competidoras que uno pueda imaginar.

Es ese espíritu ilimitadamente competitivo el que ha llevado a esta joven colombiana de 27 años a superar el dolor de 18 fracturas por innumerables caídas de la bicicleta y ganar la medalla de oro en la modalidad de BMX en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016.

Ahora se apresta a participar en sus terceros Juegos Panamericanos en Lima, Perú, con sed de revancha, tras ganar el oro en Guadalajara ´2011 e irse en blanco en Toronto 2015, donde sufrió una dolorosa caída.

"Los Juegos Panamericanos siempre son muy importantes para nosotros, como país, como persona. Para mí es un sueño tener la posibilidad de competir nuevamente, sobre todo porque vengo de una lesión y una enfermedad que me sacó de acción gran parte del 2018. Entonces, el objetivo es llegar a Lima con el más alto grado de preparación posible”.

Ver esta publicación en Instagram

Feliz día a todas aquellas mujeres guerreras que rompen barreras y salen a luchar por sus sueños, porque las mujeres le ponemos todo el corazón a lo que hacemos y si nos dicen que no se puede, entonces buscamos otro camino para demostrar que se equivocaban y simplemente vamos e inspiramos a otras para que nunca dejen de dar su 100%. ♡♡♡ "Este es un deporte de hombres, tú no puedes" me decían. Y ahora veo a todas esas niñas que llenan las pista haciendo lo que les gusta y me encanta porque cada una me demuestra que estaban equivocados. ♡♡♡ Gracias a mis abuelas y mi madre que me han dado las mejores herramientas para ser una mujer determinada #EllaMeInspira #EllaPuede 📸 @andreaescobarbmx

Una publicación compartida de Mariana Pajon (@marianapajon) el

Mariana sufrió una rotura del ligamento cruzado y varias fracturas en la tibia el año pasado y el proceso de recuperación esta vez ha sido duro y largo.

“Creo que en este momento estoy a un 60 por ciento de mis capacidades. Me tocó aprender a caminar de nuevo antes de volver a la bici. Me ha costado y todavía falta, pero sé que voy por buen camino”.

¿Qué enseñanzas te ha dejado esta lesión?

“Esta no es la peor lesión que he sufrido en mi vida, pero sí la que más tiempo me ha llevado para recuperarme. Esto me ha enseñado a tener paciencia, a mirar lo que ya he conseguido y a saber que puedo volver a lograrlo.

“Además, cuando llevas tanto tiempo en el deporte —y yo estoy desde los cuatro años— esto forma parte de tu vida, pero cuando entonces pasas un tiempo fuera por una lesión como esta vez, te das cuenta que te falta algo. A veces te preguntas ¿por qué volver, si lo has ganado todo? Pero es que a mí me encanta esto. Esto fue lo más bonito que aprendí de la lesión, que esto me hace mucha falta y por eso estoy haciéndolo nuevamente”.

Mariana es la primera mujer latinoamericana con los medallas de oro olímpicas en un deporte individual, palmarés más que suficiente para merecer el título de mejor deportista en la historia de Colombia.

“A mí no me definen las medallas. Mariana no es la campeona olímpica, Mariana es la soñadora, la que le encanta montar la bici, la que le gusta mucho representar a su país. Yo creo haber logrado mucho ya, pero siempre creo que se puede dar más.

“En las finales de los Juegos Olímpicos, después de haber ganado, yo veo los videos y me convenzo de que podía haberlo hecho mejor. Ese es mi estímulo para cada día levantarme a trabajar, a hacerlo hoy mejor que ayer y mañana mejor que hoy”.

¿Imaginaste cuando comenzabas lograr todo esto?

“Nunca me imaginé llegar a donde he llegado. Para mí era un juego. Para mí todo se trataba de ganarle a mi hermano. Cuando empecé en esto sólo era porque quería ser mejor que mi hermano y entonces el BMX no formaba parte de los Juegos Olímpicos.

“Ya cuando el deporte fue incluido me dije, yo no quiero solamente ir a los Juegos Olímpicos. Yo quiero ganarlos”.

¿Y qué te dice tu hermano ahora?

“Él se salvó porque se salió del deporte y no puedo ganarle, pero está muy orgulloso y es mi apoyo, junto a mi hermano menor, mis papás. El mejor equipo es la familia”.