Jane Valencia y una ilusión inquebrantable

Conade

MÉXICO -- El aplazamiento oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ha sido la noticia deportiva más importante de los últimos días. El sueño de muchos deportistas de todo el mundo tendrá que esperar y entre esas ilusiones postergadas está el anhelo olímpico de Alma Jane Valencia, quien el pasado sábado 14 de marzo se convirtió en la primera mujer mexicana en clasificar a unos Juegos Olímpicos en lucha.

Después de una vida llena de sacrificios, Jane Valencia por fin levantó los brazos en dirección al olimpo, y aunque tan solo 10 días después esa ilusión se alejó del horizonte, la tapatía sabe que tarde o temprano será una realidad y asegura que el COI (Comité Olímpico Internacional) tomó la decisión correcta.

"Yo soy médico y creo que la salud es principal ante cualquier situación, creo que es de las mejores noticias que se han dado en mucho tiempo. Ponen la salud de las personas antes de cualquier negocio, con eso estoy feliz, me siento agradecida de que esto haya pasado de esta forma", dijo Jane.

La imagen de Valencia con su pequeña hija Joy en lo más alto del podio del preolímpico disputado en Ottawa, donde consiguió el boleto 45 para la delegación mexicana que participará en Tokio 2020, le dio la vuelta al mundo y ese momento es el que le ha dado un nuevo sentido a la vida de la luchadora mexicana

"Fue la cereza del pastel, tenía una motivación muy grande que era que mi hija estuviera conmigo en el podio, mi esposo me ayudó, estuvo apoyándome en todo momento y tomé la oportunidad, a pesar de todos los malos ratos que pase, de todos los entrenamientos en los que sentía que no podía más, se dio un buen resultado y estoy contenta con eso", indicó.

Orgullosa por ser la primera mujer mexicana en clasificar en lucha a unos Juegos Olímpicos, Valencia, asegura que el futuro de este deporte es alentador.

"Me siento feliz de que se haya podido romper ese muro que tenía la lucha mexicana femenil, siento que es un muy buen comienzo para todas mis compañeras que están en busca del sueño olímpico, les abrió los ojos y ya se visualizaron ellas también en una competencia de esta magnitud y siento que es el momento perfecto para la lucha mexicana", afirmó.

El panorama actual que vive el mundo por la pandemia del coronavirus no altera el sueño de Valencia. Quizá hoy el blanco y negro contrastan en el horizonte pero el deseo intacto y la ilusión inquebrantable de colgarse una medalla olímpica poco a poco pintarán con mil colores los sueños de todos los deportistas que participarán en Tokio 2020

"Yo quiero una medalla, me encantaría tener una medalla olímpica y obviamente llegar en las mejores condiciones, yo no tengo ninguna presión, ni ninguna expectativa sobre mi, yo quiero llegar a la competencia y dar mi máximo esfuerzo, yo creo que con eso es suficiento para poder subir a un podio", aseguró.