Raúl Anguiano, parabadmintonista guatemalteco que sueña con el boleto a Tokio

Anguiano se encuentra entrenando desde casa, esperando que la situación del COVID-19 se resuelva. CDAG Guatemala

Raúl Eduardo Anguiano Araujo se ha convertido en una figura del parabádminton guatemalteco, cosechando diversos éxitos en una carrera de más de 15 años como atleta. Hizo historia al obtener la primera medalla de oro para Guatemala en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, convirtiendose en el mejor deportista de América en la categoría SL4.

Actualmente trabaja en la coordinación del deporte adaptado en la Confederacíon Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG), además de representar a los atletas de parabádminton en la Federación Mundial de Bádminton y participa en el programa Proud Paralympian.

“Al momento del parto, un sufrimiento fetal por falta de oxígeno provocó una hemiparesia parcial derecha (dificultad para el movimiento de la mitad del cuerpo) y a mis padres les recomendaron que hiciera mucho ejercicio desde niño”, comentó Raúl Anguiano en exclusiva a ESPN.

A la edad de 10 años, el atleta descubrió el bádminton en una exhibición de la federación en el Club la Montaña. Después de ese día, Raúl y su hermano empezaron a practicar bádminton en la federación. “Los primeros veinte años empecé a competir con personas sin ningún problema de discapacidad, pero hace quince años conocí el parabádminton y mi nivel era muy competitivo”.

Anguiano empieza el día desde las cuatro de la mañana, realizando una hora de entreno para aumentar la fuerza, potencia y explosividad. La segunda jornada de entrenamiento la cumple de 12:00 a 14:00 horas en las instalaciones de la federación de bádminton trabajando la técnica y táctica para mejorar la constancia en su juego, para un total de 18 horas de entrenamiento de lunes a sábado.

Actualmente, Anguiano es pentacampeón panamericano tras ganar en Brasil 2010, Guatemala 2012, Cuba 2014, Colombia 2016 y Perú 2018. En 2019, consiguió la primera medalla de oro para Guatemala en los Juegos Parapanamericanos de Lima, confirmando ser el mejor atleta de América en la categoría SL4. Su próximo objetivo es la clasificación a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, que por primera vez incluirán al parabádminton en la competencia.

“Estoy en el puesto 20 de la clasificación a Tokio y en el ranking mundial estoy en el puesto 12. Creo que es una buena posición para ser considerado, pero no es seguro” declaró el paratleta. Para clasificar hay dos maneras: la primera por doble mixto, pero el atleta no tiene pareja y el segundo por las plazas bipartitas que se otorgan por ranking y otros criterios de clasificación.

El paratleta se encuentra entrenando desde casa, esperando que la situación del COVID-19 se resuelva para continuar su camino hacia la clasificación a Tokio 2020. “Mantengo comunicación con mi preparador físico y mi entrador de bádminton. Estamos haciendo un trabajo de mantenimiento para no perder la condición física de los últimos meses. Lo ideal es mantenerse activo porque es bueno para el cuerpo y la mente”, manifestó Raúl Anguiano.

El atleta de 44 años también es el coordinador de la academia Smash, donde han participado muchos niños que han competido a nivel asociación, de ranking y han estado en competencias regionales y nacionales. “Para mí es especial ver que el bádminton pueda llegar a otros niños y a otras personas. Lo que yo he vivido a través del bádminton en toda mi vida ha sido sumamente especial”, conluyó Anguiano.