Bernardo Pie, atleta olímpico de taekwondo: "Luisito y mi madre me sacaron de la calle"

play
Bernardo Pie cuenta como el deporte cambió su vida (3:08)

El medallista panamericano da honor a su hermano y madre por guiarlo por el buen camino (3:08)

El Premio Nacional de la Juventud 2021 en el renglón Deportes agradece a su madre y a su hermano por ponerlo en el camino correcto y ayudarlo a enfocarse en el taekwondo

A mí no me gustaba el taekwondo. No me gustaba el deporte. Lo que me gustaba era la calle”, así comienza la conversación con Bernardo Pie, de 25 años, atleta clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio para taekwondo en la categoría de -68kg.

A Bernardo le sorprendía que su hermano, Luisito Pie (ganador de medalla de bronce en Río en la categoría -58kg) saliera de estudiar, fuera a un centro de internet a hacer la tarea y después tomara rumbo al club deportivo a practicar el taekwondo.

“Yo desde que salía del colegio, cogía para la calle, a juntarme con el corillo, en la esquina, tú sabes”, confiesa sonriendo el menor de los Pie, quien pertenece al programa Creando Sueños Olímpicos (CRESO).

Pero agradece que su hermano y su madre, lo ayudaron a buscar un objetivo en su vida y hoy en día siente que está viviendo un sueño.

“Siempre he tratado de seguir los pasos de mi hermano mayor. Seguir lo bueno que él hace y eso me ha dado muy buenos resultados”.

Para Bernardo el principio de la pandemia y cuarentena fue sumamente difícil, ya que les obligaba a no salir y a no estar en contacto con los compañeros, aunque más adelante cuando fueron entendiendo todo acerca de la enfermedad, coordinaba con los demás atletas para hacer algunas rutinas de entrenamiento, luego de haber obtenido su clasificación a los Juegos Olímpicos el pasado mes de marzo en Costa Rica.

“Fue traumática la experiencia en Costa Rica, porque previo a llegar a Centroamérica, estábamos en Europa y había mucha desinformación. Estuvieron a punto de suspender el evento de clasificación, llegamos sobre el límite, porque ese país estaba procediendo a cerrar todas sus fronteras. Fue un golpe de suerte que pudiéramos llegar y al final el evento se pudo realizar a puertas cerradas”.

A pesar de que ha leído las informaciones de una posible cancelación de los Juegos, entiende que el rol de un atleta, y mucho más, uno que está en su posición, es mantenerse siempre listo.

“Estamos en el Albergue Olímpico en una burbuja, muchos de los atletas clasificados a Tokio. Nosotros debemos mantenernos en forma, tanto física como mentalmente. No hacemos caso a los rumores que si los Juegos van o no van. Nosotros todos en el albergue nos estamos preparando y vamos a estar listo para lo que sea”.

Bernardo viene de recibir el Premio Nacional de la Juventud 2021 en el renglón Deportes, galardón que también obtuvo su hermano Luisito en el 2017.

“No me esperaba el premio. Había muchos compañeros de otras disciplinas que también lo merecían. Venía de un buen periodo y con una trayectoria impecable, pero no me lo esperaba. Mi madre y mi hermano están muy orgullosos de mí. Le doy gracias a Dios por ello”.