Saltarse el desayuno, una mala opción

Esta es la comida más importante del día, y es por ello que merece especial atención. Getty Images

Sea por falta de tiempo, o por creer equivocadamente el mito buscando perder peso, muchas veces los runners nos saltamos el desayuno.

Ocurre que como hemos escuchado en reiteradas ocasiones, esta es la comida más importante del día, y es por ello que merece especial atención. Cuando hablamos desayunar, no nos referimos a tomar un café y un par de tostadas, sino de una verdadera ingesta equilibrada que contemple carbohidratos, proteínas y grasas en sus justas proporciones. Y en este sentido, las proteínas suelen ser las que sufren mayor déficit en un desayuno promedio.

¿Cómo solucionar esta carencia? Agregar quinoa (previamente cocida, puede guardarse en el refrigerador hasta una semana) a tus cereales es una buena idea. Este grano, además de proporcionar una buena cantidad de aminoácidos, es de fácil y rápida digestión, por lo que tres o cuatro cucharadas junto con el desayuno previo a los entrenamientos, no representarán ningún problema a nuestro organismo.

Otro punto importante: no desayunes con apuro. Tómate tu tiempo, mastica muy bien todo aquello que te llevas a la boca. Llevando a la práctica todos estos hábitos, verás como tu alimentación es más saludable y sana. Los resultados se irán viendo con el correr del tiempo.