Correr en cuestas

Ayuda a trabajar los músculos de manera más intensa, lo cual nos dará más velocidad. Getty Images

La fuerza y la resistencia son cualidades necesarias para cualquier runner que busque mejorar su performance. Y para ganarlas, una de las mejores opciones está en el trabajo de cuestas. Con ellas, nuestros pasos se vuelven más eficaces, y mejoraremos la velocidad, aún a la hora de correr en llano.

Como cada método de entrenamiento, las cuestas también tienen sus secretos. Hay aspectos que necesitas tener en cuenta a la hora de realizarlas, como mantener una buena postura, con los pasos cortos y los pies cerca del piso al trepar, y mucha cadencia a la hora de bajar, manteniendo el centro de gravedad siempre sobre tus caderas.

Otro punto a tener en cuenta está en la dosificación del esfuerzo. Al presentar una dificultad mayor a los entrenamientos habituales, deberás comenzar de manera más suave, e ir incrementando la velocidad de a poco, en forma progresiva.

Por último, ten en cuenta realizar un entrenamiento de cuestas por semana, o a lo sumo cada dos. De esta forma contemplarás los tiempos correctos de la supercompensación, y sacarás más provecho a tus sesiones.