El cricket fue popular en México hace 100 años y hoy intenta resurgir

La mexicana Anjuli Ladrón, de 32 años de edad, pertenece al equipo nacional femenino de 'cricket'. Luis Antonio Rojas para ESPN

MÉXICO - Poco después de que la Selección Mexicana Femenil de cricket conquistara el Campeonato Centroamericano al vencer a Costa Rica, Anjuli Ladrón, la estrella del equipo, huyó. La all-rounder de 32 años de edad apenas tuvo tiempo para posar en algunas fotos en el Reforma Athletic Club, el inmueble fundado en 1894 por ciudadanos británicos y la casa del cricket en México. Ladrón recibió su trofeo como la mejor jugadora del torneo, y se retiró en silencio mientras sus compañeras celebraban.

"Estoy jugando en la liga de fútbol americano, soy receptora", dijo Ladrón en entrevista con ESPN.com al preguntarle por qué no aparecía ese día en abril. "Tenía un partido una hora después del cricket y estaba del otro lado de la ciudad".

Es impresionante pensar que Ladrón, graduada de la Universidad Latinoamericana, trabaje tiempo completo como administradora pese a dedicarle tanto tiempo, esfuerzo y pasión a los deportes. En su carrera, ha practicado más de una docena de deportes a nivel profesional o semi-profesional. Ha llegado a jugar en la Liga MX Femenil, desempeñando como portera del Club Tijuana. Ha sido seleccionada nacional en cinco disciplinas: futbol (tanto en su forma tradicional como en Fut7), futbol americano, footgolf, un deporte que combina el golf con un balón de fútbol, y desde 2017, cricket.

Es este último el que ha ocupado la atención de Ladrón, sobre todo ahora que se acerca el Mundial masculino, conocido como el International Cricket Council World Cup. En México, el cricket comienza a experimentar un renacimiento gracias en mayor medida por la selección femenil, que intenta posicionarse en la élite mundial.

Ni las mujeres ni los hombres de la selección mexicana estarán participando en el próximo Mundial que les corresponde, ya que ambos no estuvieron presentes en el torneo de calificación. Aun así, Ladrón espera seguir el Mundial ICC que comienza la próxima semana.

"No tiene cobertura el cricket en México, no va a estar ni en la tele", dijo Ladrón sobre el Mundial que comienza el 30 de mayo en Inglaterra y Gales. "Aunque no lo pueda ver en vivo, voy a encontrar videos".

Curiosidad, luego una obsesión

Ladrón maneja su calendario para cumplir con los entrenamientos de los deportes que practica, a menudo recorriendo largas distancias en el tráfico de la Ciudad de México. Ella se describe como adicta a los deportes, y por eso cuando descubrió el cricket gracias a un video en YouTube, se entusiasmó por una disciplina nueva.

"Estaba viendo videos de diferentes deportes y luego me salió uno de cricket", contó Ladrón. "Me pareció muy interesante y después encontré una serie muy buena en Netflix. Total, terminé buscando en Google para ver si había liga en México".

Su búsqueda la llevó a la página de la Asociación Mexicana del Cricket en Facebook y consiguió reunirse con el británico Craig White, un exjugador de cricket que se considera uno de los gestores promulgando el cricket por América Latina.

"No teníamos equipo de cricket femenil en ese momento", dijo White a ESPN.com. "Pero Anjuli estaba muy interesada, hacía muchas preguntas. Y se convirtió en la embajadora perfecta para el proyecto".

Hoy, White es el secretario de la asociación, y trabaja con la selección masculina y femenil. La primera está integrada casi de forma exclusiva por residentes de la India que viven en CDMX. En México hay menos de 5,000 imigrantes de la India, según el International Migration Database. Sin embargo, las jugadores de la selección femenil, apodadas Las Jaguares, son nacidas en México, salvo una.

Las Jaguares han representado al país en torneos internacionales, pero White reveló que el gobierno mexicano aún no ha tenido interés en crear una federación oficial que regule al deporte y aporte económicamente para fomentarlo.

"Pese a eso estoy muy feliz y emocionado sobre el crecimiento de ellas", dijo White. "Hay mucho potencial para ser un equipo top en el mundo".

En los dos años desde que Ladrón descubrió el cricket y se volvió en piedra angular del proyecto, Las Jaguares ya están posicionadas en el Top 50 del mundo de acuerdo al ICC, el órgano mundial que rige al deporte.

Debido a la popularidad del béisbol en México, la Asociación Mexicana de Cricket ha buscado convertir peloteros al cricket.

"A mí me pusieron a entrenar con un bat que era para niños", recordó Ladrón entre risas.

"Es chistoso", dice White, "hemos tenido problemas para convencer a los hombres, pero las mujeres aman el deporte".

Una de esas mujeres enamoradas del cricket es Gaby Morales, la bowler de 19 años que se unió al equipo gracias a la invitación de White. Se conocieron en el restaurante donde trabajaba Morales y donde White disfrutaba de su pedido habitual de chilaquiles. Eventualmente, Morales fue a Reforma y experimentó el deporte por primera vez.

"Esto pasó por algo, y estoy muy agradecida, muy feliz", dijo Morales a ESPN.com. "Si pudiera jugar y ganarme la vida como jugadora de cricket, lo haría".

Raíces europeas

White está completando un libro sobre la historia del cricket en México. En su búsqueda de datos, descubrió que el deporte fue practicado por primera vez en el país hace casi 200 años.

"Es el deporte europeo más viejo en México", dijo White. "Por un tiempo también fue el más popular".

Poco después de la independencia conseguida en 1821, México fue reconocida por Gran Bretaña en su calidad de nación. Establecieron relaciones diplomáticas y miles de británicos migraron a México. En el proceso, introdujeron deportes como cricket y fútbol al país.

Tras la fundación de Reforma, la entidad se convirtió en el punto de reunión para las élites sociales en la capital mexicana. El presidente Porfirio Díaz, quien estuvo en el poder más de 30 años, era gran aficionado del deporte. Luego de su renuncia en 1911, provocada por la Revolución Mexicana, la popularidad del cricket declinó. En gran medida, sobrevivió de forma exclusiva en Reforma, gracias a los miembros de ascendencia británica. Los medios deportivos del país rara vez le dan cobertura.

Pero, la última generación de aficionados al cricket se han unido en México para buscar revivir su popularidad.

"Es un desafío, por supuesto, pero uno que creo que va a dar frutos", dijo Ben Owen, presidente de la asociación, en entrevista con ESPN.com. "Hay mucha emoción sobre lo que podemos lograr, incluso a corto plazo. Pero tenemos que salir a conseguir más adeptos".

Al igual que White, Owen es inglés. Vive en México desde hace más de una década, en parte gracias a que se enamoró del país al visitarlo por primera vez en una gira por Norteamérica. Junto con su familia, se mudó a México tiempo después, e incluso su hijo más joven nació en el país.

Tanto White como Owen ya echaron raíces en México. White se casó con su esposa mexicana, Abril, hace dos años. Tiene ocho años viviendo en México. "Por supuesto, soy un 'chilango' ya", dijo White.

La esposa de Owen, Caroline, es la capitana de las Jaguares y la única en el equipo que no nació en México.

"Ha sido un gran privilegio poder jugar con estas mujeres", dijo Caroline. "Es fantástico ver lo que hemos logrado en tan poco tiempo".

La asociación tiene planes de reintroducir el cricket a ciudades como Monterrey y Guadalajara, gracias a los convenios y apoyo del ICC. El objetivo es hacer que los niños lo comiencen a jugar desde chicos.

Mientras el cricket en México comienza a salir de Reforma, Anjuli Ladrón se dice entusiasta de estar al frente del renacer de este deporte en su país.

"Es que piénsalo, entrenamos nada más una vez a la semana y a veces algunas de las 'chavas' no pueden estar ahí por otros compromisos", expresó Ladrón. "Tenemos mamás e hijas en el equipo, ninguna de nosotros había jugado antes. Está increíble".

Pese a las limitaciones, las Jaguares conquistaron el Centroamericano en una tarde cálida de abril. Poco menos de 100 aficionados se dieron cita, incluyendo la embajadora británica a México, Corin Robertson. Con marcador final de 158 a 108, las vencedoras se abrazaban y brotaban lágrimas de felicidad pura. Ahí, en el Reforma Athletic Club, férreo defensor del cricket en México, se escribió el capítulo más reciente de un deporte que está listo para resurgir.