Pablo Cuevas, tras su derrota en Roland Garros: "Estoy más cerca del final que de otra cosa"

Pablo Cuevas, de 36 años, aún no deshojó la margarita o casi. Después de caer en segunda ronda del Roland Garros ante el esloveno Aljaz Bedene (n.195), el uruguayo reconoció que está "más cerca" de que esta sea su última temporada que de continuar.

"Yo soy muy vueltero, lo voy a pensar 700 veces más, por eso no te quiero mentir. Un día pienso una cosa, otro día otra, pero si estás todo el tiempo yendo para adelante y para atrás es porque estoy más cerca del final que de otra cosa", reconoció al término del partido.

Cuevas inició el torneo en buena forma, se había impuesto en primera ronda al estadounidense Jenson Brooksby, favorito 31, pero el motor se caló ante el 195 mundial, en el que puede haber sido el último Roland Garros del uruguayo. El tenista era un asiduo del torneo al encadenar 12 presencias consecutivas.

"En algún momento, cuando las cosas no salían, pensé: si esta va a ser la última vez, vamos a intentar darle la vuelta, pero no hubo manera", asumió con resignación. Y eso que inició el encuentro de buena manera, ganando el primer parcial 6-4.

"Empecé bien con agresividad, pero cometí algunos errores y fui perdiendo esa agresividad y él se plantó mejor en la cancha y me fui quedando sin tener el control del juego", analizó. En los otros tres sets se inclinó 6-4, 7-6 (5) y 6-4 en tres horas y 16 minutos.

Cuevas volvió a fallar su asalto a los octavos de final en el torneo con la superficie más propicia para sus características, la tierra batida. Nunca superó la tercera ronda.

"He tenido grandes recuerdos acá, como en dobles en 2008 (vencedor junto al peruano Luis Horna). He llegado bien preparado otros años en el single, como en el 2016, 2017", evocó. ¿Una sus espinas clavadas? El partido de tercera ronda que perdió ante el francés Gael Monfils en 2015.

"He tenido la oportunidad de meterme en la segunda semana, que me hubiese encantado, por ejemplo un año con (Gael) Monfils jugando en el Suzanne Lenglen, con un doble break arriba en el cuarto set", rememoró.

En los otros tres grandes (Australian Open, Wimbledon y US Open) su techo fue la segunda ronda.

En sus 18 años como profesional, en los que llegó a ser el 20° del mundo en 2016, ha sumado 6 títulos, todos ellos menores: tres años el 250 de Sao Paulo (2015, 2016 y 2017), el 500 de Rio de Janeiro (2016) y los de Umag (Croacia) y Bastad (Suecia).

Mientras deshoja los últimos pétalos, Cuevas comenta cuáles son nuevas prioridades, sus dos hijas de 4 y 7 años. "Lo que no pienso es ser comentarista o entrenador nada más dejarlo, tengo cosas más importantes que hacer".