Isner-Mahut, el partido interminable, cumple 12 años

Se cumplen 12 años del partido que tuvo todos los partidos juntos. El partido más largo de la historia del tenis tuvo lugar entre el 22 y el 24 de junio de 2010, en la primera ronda de Wimbledon 2010 entre caballeros.

John Isner y Nicolas Mahut batallaron, literalmente, durante 11 horas, 6 minutos y 23 segundos. Después de 183 juegos disputados (también récord en un partido) la placa final quedaría guardada en los libros de estadística en el primer lugar: 6-4, 3-6, 6-7 (7), 7-6 (3) y ¡70–68!.

El juego comenzó el 22 de junio y, tras cuatro "normales" sets, tuvo que suspenderse hasta el día siguiente por falta de luz.​ Luego de reanudado para el 23 de junio se convertiría en el partido más largo de todos los tiempos. Pasadas las 9 de la noche (hora local), el partido volvió a ser pasado de día por segunda vez con el marcador del quinto set en 59-59. Obviamente se reanudó al día siguiente para lograr el definitivo: 70-68.

Durante el partido ambos jugadores rompieron numerosos récords que, sin dudas, marcarían un antes y un después en cuanto a la duración de los encuentros. De hecho, en octubre de 2018 se dispuso que, en este tradicional torneo, se juegue tiebreak cuando se llegue a un hipotético 12-12 en el quinto set. Esta medida llegó semanas después de que en la semifinal de ese año entre Kevin Anderson y mismísimo John Isner llegaran a definir por 26-24 el quinto set, tras seis horas y media de partido.

Sin embargo, el duelo de 2010 fue el que rompió todos los pronósticos. Hasta la reina Isabel II asistió a los puntos finales del partido. Era la primera vez que presenciaba un partido de Wimbledon después de más de tres décadas sin hacerlo. Y fue porque Isner y Mahut jugaron el partido interminable.