Schwartzman-Djokovic, lo mejor de la gran final del Masters 1000 de Roma

Diego Schwartzman jugó por primera vez en su carrera una final de Masters 1000: en Roma, tras superar al español Rafael Nadal en cuartos de final y al canadiense Denis Shapovalov en semifinal. Enfrente estaba el N°1 del mundo, Novak Djokovic. El Peque arrancó 3-0 en el primer set y su sueño de lograr el título y acceder por primera vez al Top 10 estaba presente. Luego, el serbio se encendió, dio vuelta la historia en el primer set para imponerse 7-5 y luego acertó un 6-3 en el segundo para lograr su 36° título de Masters 1000 y extender su fenomenal 2020, en el que ganó todos los títulos que disputó, salvo el US Open.

Novak Djokovic volvió a olvidarse de usar barbijo en su llegada. Ya le había pasado en su debut en Roma, ante Krajinovic, que había sido su primer partido tras la descalificación del US Open.

Diego Schwartzman metió un hermoso globo para llevar atrás a Djokovic, luego definiría el punto con un smash. El Peque terminó quebrando al N°1 del mundo en el primer game de la final de Roma.

Hubo lluvia en Roma y Novak Djokovic pidió suspender la final ante Diego Schwartzman. No hubo lugar a su pedido y el serbio, luego levantó en su nivel y emparejó el partido que llegó a estar 3-0 en favor del argentino.

"¿Lueve? No me digas, pensé que había sol" fue la ironía del N°1 del mundo frente a su banco en su peor momento en el primer set, cuando caía 0-3 ante Schwartzman.

Novak Djokovic dio vuelta la historia de 0-3 a 5-4 arriba y con set point. Diego Schwartzman al servicio y se recuperó con este golpe para enmarcar.

Djokovic logró evitar el tiebreak y se impuso 7-5, quebrando a Diego Schwartzman, para quedarse con el primer set de la definición del Masters 1000 de Roma.

Schwartzman jugó de igual a igual con Novak Djokovic en el segundo y le gana un hermoso duelo de ángulos. También parece haber captado algo de lo que tuvo enfrente el domingo, ante Shapovalov: esa volea cortita, de toque suave e imposible para llegar.

El N°1 del mundo logró cerrar el partido en sets corridos, por 7-5 y 6-3 para lograr su 36° título de Masters 1000: es récord, superando los 35 de Rafael Nadal.