Miami Heat sobrevive a la salida de Jimmy Butler para derrotar a los Boston Celtics en el Juego 3

play
Canastazo de Butler (0:33)

Heat extiende su ventaja a 22 puntos en el segundo cuarto. (0:33)

BOSTON - El Miami Heat se tomó personal la derrota del Juego 2 ante los Boston Celtics.

Ese fue el mensaje que salió del vestidor del Heat después de una victoria por 109-103 el sábado por la noche que les dio una ventaja de 2-1 en la serie en las finales de la Conferencia Este.

Después de ser dominado durante una actuación deslucida en el Juego 2 en el que el grupo nunca encontró su ritmo en ninguno de los extremos de la cancha, el Heat comenzó el juego del sábado con el tipo de ventaja en ambos lados de la cancha que ha definido su temporada.

"Nos ganaron como si hubiéramos robado algo en el Juego 2", dijo el centro del Heat, Bam Adebayo. "Así que eso despertó un fuego en todos nosotros".

Después de luchar por encontrar un ritmo en los primeros dos juegos de la serie, Adebayo jugó uno de los mejores juegos de su carrera en el Juego 3 con 31 puntos, 10 rebotes y seis asistencias y un bloqueo en 42 minutos mientras disparaba 15-22 desde la cancha.

Que Adebayo pudo llevar al Heat a la victoria incluso después de que el alero estrella Jimmy Butler tuvo que abandonar el juego en el medio tiempo debido a una inflamación en la rodilla derecha lo hizo aún más impresionante.

Butler ha estado lidiando con el mismo problema en la rodilla desde que se lesionó por primera vez en el Juego 4 de los cuartos de final de la Conferencia Este contra los Atlanta Hawks y se perdió el Juego 5 que aseguró la serie. Después de perderse toda la segunda mitad el sábado, se le vio saludando a sus compañeros en el vestuario mientras salían del tabloncillo del TD Garden.

El entrenador del Heat, Erik Spoelstra, dijo que Butler no necesitaría otra resonancia magnética en la rodilla, pero su estatus para el Juego 4 el lunes por la noche sigue sin estar claro.

"No tenía su paso explosivo normal", dijo Spoelstra sobre Butler. "Ha sido capaz de manejar esto. Creo que los próximos dos días serán muy importantes, obviamente".

"Realmente, en el medio tiempo, los entrenadores tomaron la decisión. Siento que hemos estado mucho en esta situación con algunos de nuestros muchachos. Casi tenemos que contenerlos. Lo entendemos y nos encanta eso acerca de ellos, cómo están conectados. Pero tampoco queremos ser irresponsables".

Como se ha vuelto costumbre durante el tiempo de Spoelstra en Miami, el resto del plantel del Heat pudo intensificar y tomar el relevo. Kyle Lowry, quien no había jugado desde que se volvió a lesionar el tendón de la corva izquierdo en el Juego 4 de las semifinales de la Conferencia Este contra los Philadelphia 76ers el 8 de mayo, contribuyó con 11 puntos y seis asistencias mientras brindaba una veteranía constante en el lado defensivo.

El Heat salió del TD Garden radiante porque sabía que había encontrado una manera para ganar bajo circunstancias adversas y le dio a los Celtics el tipo de golpe que muchos no esperaban después de la demolición de Boston en el Juego 2.

"Eran como un animal herido", dijo el centro de los Celtics, Al Horford. "Salieron peleando. Por alguna razón, simplemente no teníamos el mismo sentido de urgencia".

Ahora, mientras el Heat espera para ver cómo responde la rodilla de Butler al tratamiento, lo hacen sabiendo que regresarán a Miami con, en el peor de los casos, un empate 2-2 en la serie.

"Pase lo que pase, al final del día, si pones tu corazón y juegas duro, tienes que ser feliz y vivir con los resultados", dijo Lowry. "Y eso es lo que hacemos".