Las calificaciones de temporada baja de la NBA: mejores y peores movimientos del Oeste

play
A Westbrook no le preocupa tener que compartir el balón con Harden (0:50)

Russell Westbrook dejó claro en su presentación con Houston Rockets que tanto él como James Harden tendrán que sacrificar partes de su juego para ganar el campeonato. (0:50)

¿Cuáles fueron los equipos de la NBA que tuvieron la mejor temporada baja?

Con la mayoría de los movimientos de este verano ya en los libros de historia, otorgaremos calificaciones a cada equipo basados en los resultados del draft, agencia libre, cambios y en algunos casos, los cambios de entrenador.

Debido al hecho que no todos los equipos tuvieron la misma capacidad para mejorar con miras a la temporada baja, estas calificaciones se basaron en la forma en la cual los equipos utilizaron su espacio dentro del tope salarial y puestos de selección en el draft, en vez de sólo concentrarse en analizar cuáles fueron los equipos que hicieron los mayores esfuerzos para mejorar. Asimismo, estas calificaciones equilibran objetivos tanto a corto como a largo plazo, todo con el fin de recompensar equipos que no están concentrados solamente en armar el mejor roster posible para la temporada venidera.

Con dicho contexto en mente, y luego de haber puesto nuestras calificaciones a la Conferencia del Este la semana pasada, pongamos punto final a nuestro análisis con la Conferencia del Oeste.


Dallas Mavericks: B-

El aspecto de la temporada baja de los Mavericks difiere a los niveles micro y macro.

Individualmente hablando, los movimientos de Dallas fueron en lo general muy positivos. Mi única objeción menor sería por el pacto por cuatro años y $32 millones con Seth Curry, un año después de que los Mavericks lo dejaron partir como agente libre para firmar con los Blazers por un año y $2.8 millones. Sin embargo, Dallas consiguió buen valor al renovar con los agentes libres restringidos Dorian Finney-Smith (cuatro años, $12 millones) y Maxi Kleber (cuatro años y $36 millones con $25 millones garantizados) y una operación de “firmar y canjear” por el agente libre restringido Delon Wright con un contrato por tres años y $27 millones con $3 millones adicionales en incentivos con poca probabilidad de que se concreten.

Sin embargo, desde un panorama más general, los Mavericks fueron incapaces de capitalizar su mejor oportunidad de sumar un tercer jugador capaz de hacer la diferencia para que acompañe a Luka Doncic y Kristaps Porzingis. Los contratos a largo plazo que extendieron implican que ya no manejan proyecciones de tener espacio máximo dentro del tope salarial para el verano de 2021, que será la última oportunidad de Dallas de jugar en la agencia libre durante la vigencia del contrato de novato de Doncic.

Igualmente, los Mavericks podrían arrepentirse de dejar gran parte de su espacio dentro del tope salarial sin utilizar porque se limitaron a esperar la decisión de Danny Green en agencia libre. Por el contrario, Dallas terminó actuando como un equipo ubicado por encima del tope salarial, preservando $11.8 millones de la excepción para canjes de Harrison Barnes antes de la fecha límite de cambios.


Denver Nuggets: B+

Los Nuggets tuvieron una de las temporadas bajas más discretas de la NBA después de ejercer la opción potestativa del equipo sobre Paul Millsap por 30.4 millones, decisión que les da mayor flexibilidad con miras al impuesto al lujo durante el verano de 2020.

Igualmente, han logrado mantener a 11 de 12 jugadores que formaron parte de su roster en los playoffs de 2019, perdiendo solamente al alero Trey Lyles (con ocho minutos de juego en total).

La temporada baja de Denver será definida por dos movimientos clave:

Primero, ofrecieron rápidamente al base Jamal Murray una extensión a sueldo máximo por cinco años sobre su contrato de novato, adelantándose a una tentativa agencia libre restringida para el próximo verano. Murray no ha jugado aún a nivel máximo, pero tiene 22 años en una posición en la cual los jugadores tienden a desarrollarse de forma tardía, por eso, no creo que los Nuggets terminen arrepintiéndose de esa negociación.

Segundo, entregaron un puesto de selección en primera ronda del draft a Oklahoma City a cambio de Jerami Grant como posible reemplazo de Millsap a largo plazo. Denver tendrá que desembolsar una importante cantidad para mantener a Grant con ellos, considerando que será agente libre sin restricciones el próximo verano. No obstante, si Grant mantiene cifras similares a su 39% de efectividad en triples de la pasada campaña, será un socio ideal de Nikola Jokic en la pista delantera.


Golden Stare Warriors: C+

Tal como lo comenté en nuestra nota sobre la liga de verano de la NBA en Las Vegas, existen opiniones divididas con respecto a si los movimientos hechos por los Warriors luego de la partida de Kevin Durant fueron los apropiados. Golden State hizo una peculiar doble operación de “firmar y canjear” por D’Angelo Russell, All-Star en 2019 de 22 años quien parece no ser una combinación sencilla a la defensiva para los Warriors. A pesar de ello, Russell es un joven jugador mucho más talentoso de lo que Golden State pudo haber aspirado a adquirir y podría demostrar ser una valiosa ficha de canjes; aunque haberle incorporado por la vía del “firmar y canjear” forzó a los Warriors a meterse en un tope salarial rígido que les obligó a entregar un puesto de selección en primera ronda ligeramente protegido junto al veterano Andre Iguodala. El resultado es un equipo de los Warriors que no parece ser una fija para clasificar a los playoffs en 2019-20, con la posibilidad de que Klay Thompson se ausente durante la mayor parte de la temporada después de su fractura del ligamento cruzado anterior, sufrida durante las Finales de la NBA.

Houston Rockets: B-

Luego de haber renovado con tres de sus principales agentes libres (Gerald Green, Danuel House Jr. y Austin Rivers), parecía que los Rockets apostaban por la continuidad… hasta que canjearon a Chris Paul, dos puestos de selección en primera ronda y dos trueques de puestos de selección al Oklahoma City por los servicios de Russell Westbrook.

Este audaz movimiento reúne a Harden con Westbrook (quienes fueron compañeros en Oklahoma City entre 2009-10 y 2011-12), después que ambos han madurado hasta convertirse en Jugadores Más Valiosos con tendencia al dominio del balón. El hecho de que Westbrook pueda aportar anotación cuando juegue sin dominar la pelota al lado de Harden tendrá un fuerte peso a la hora de determinar si el primero representa una mejoría sustancial en comparación con Paul, lo suficiente para justificar la entrega de puestos de selección en el draft.


LA Clippers: A

Los Clippers superaron a sus coarrendatarios del Staples Center en la puja por Kawhi Leonard, el agente libre más cotizado del mercado, después de que éste se hiciera con los honores al Más Valioso de las Finales, juntándolo con Chris Paul para pasar de ser octavo sembrado en la Conferencia del Oeste a favoritos por el título en 2019-20.

El último de los cinco puestos de selección entregados por los Clippers a Oklahoma City fue adquirido con Maurice Harkless en otro movimiento astuto que les hizo obtener a un colaborador dentro de la cancha bajo un contrato razonable a un año además del puesto de selección. Previamente, los Clippers habían acaparado a jugadores de rotación con pequeñas retenciones dentro del tope salarial, permitiéndoles así liberar espacio máximo dentro del tope salarial mientras renovaban al ala Rodney McGruder y al pívot Ivica Zubic. Asimismo, trajeron de vuelta al base Patrick Beverley y el gigante JaMychal Green, asegurando así la presencia de un elenco de reparto bastante profundo que apoyará a sus nuevas estrellas.


Los Angeles Lakers: B

Con Anthony Davis, los Lakers adquirieron a una súper estrella en plena cúspide de sus condiciones para que haga dupla con LeBron James, pero su llegada se produjo por un precio muy alto: La eventual operación a tres equipos les obligó a entregar a todos sus jugadores jóvenes, con la excepción de Kyle Kuzma, junto al puesto de selección número 4 de este año, dos puestos de selección adicional en primera ronda, un trueque y un diferimiento. Eso habría valido la pena con creces si los Lakers también hubiesen logrado adquirir a Leonard, pero esperar por la decisión de Kawhi implicó que debieron dejar ir a muchos de los mejores agentes libres disponibles en el mercado.

Los Lakers hicieron una carrera a última hora, firmando al puesto 3 y defensor Danny Green por dos años y $30 millones, haciendo además una interesante apuesta por DeMarcus Cousins, por un año y $3.5 millones. Sin embargo, la profundidad de los Lakers en la posición de base se muestra muy poca, tras haber renovado a Alex Caruso y Rajon Rondo, incorporando al limitado Quinn Cook en el mercado de agentes libres.


Memphis Grizzlies: A-

Una reconstruida gerencia de Memphis, liderada por su vicepresidente ejecutivo de operaciones de baloncesto Zach Kleiman, se encargó hábilmente de la etapa de desmontaje dentro del proceso de reconstrucción, que comenzó en la fecha límite de cambios, cuando Marc Gasol hizo maletas con destino a Toronto. El otro cimiento del juego de los Grizzlies, Mike Conley, atrajo a dos puestos de selección en primera ronda y a Grayson Allen, elegido en primera ronda del draft 2018, provenientes del Utah Jazz, en una negociación que generó una excepción por cambios que Memphis utilizó para retomar el salario de Iguodala en adición a un puesto de selección en primera ronda.

Con Jaren Jackson Jr. y Ja Morant, elegido en el puesto número 2 del draft, los Grizzlies cuentan con una dupla de prospectos de calidad con los cuales se puede armar equipo, contando además con mucha flexibilidad para hacerlo. Disponen de $56 millones en contratos a punto de expirar, bien sea para cambiarlos y así concretar pactos a largo plazo con elegidos en el draft adicionales o disponer de aproximadamente $45 millones en espacio dentro del tope salarial para el próximo verano.


Minnesota Timberwolves: B

A pesar de una muy mediática búsqueda para hacerse con los servicios de Russell en la agencia libre, lo cual habría requerido canjear a múltiples abridores para así crear espacio dentro del tope salarial; los Timberwolves terminaron con una temporada baja de poco impacto, la primera bajo las ordenes del nuevo presidente de operaciones de baloncesto de la franquicia, el colombiano Gersson Rosas. Minnesota decidió no igualar una oferta extendida por Memphis al agente libre restringido Tyus Jones y, por el contrario, buscó en el pasillo de gangas del mercado de agentes libres, sumando a Jordan Bell, Jake Layman (por la vía de “firmar y canjear”) y Noah Vonleh en sendos contratos que implican una remuneración total de $7.2 millones para esta temporada.

En definitiva, el mayor movimiento hecho por Rosas fue canjear al alero Dario Saric para ascender del número 11 al 6 en el draft y tomar al ala de Texas Tech Jarrett Culver, favorito entre los encargados de hacer proyecciones estadísticas. Culver le da a los Timberwolves muchas opciones por las alas y es probable que tengamos mayor claridad en esa posición antes de la fecha límite de cambios.


New Orleans Pelicans: A-

Desde que se produjo la contratación de David Griffin como vicepresidente ejecutivo de operaciones de baloncesto y a Trajan Langdon como gerente general, los Pelicans han hecho movimientos agresivos con el fin de rearmar tanto su roster como su gerencia, colocándolos en una posición para alcanzar el éxito, con la adquisición del seleccionado número 1 del draft Zion Williamson tras haber fracasado con Davis.

Tras haber reanudado la comunicación con los Lakers después de sostener conversaciones previas a la fecha límite que no llegaron a nada, New Orleans se aseguró un botín de talento joven y puestos de selección a cambio de Davis. Los Pelicans siguieron acaparando activos al negociar en la noche del draft pasar del puesto 4 al 8 (Jaxson Hayes) y conseguir un tercer puesto de selección en primera ronda (Nickeil Alexander-Walker, tomado en el puesto 17). Si bien los novatos de los Pelicans causaron grata impresión en la liga de verano, New Orleans no tendrá que depender de ellos totalmente, gracias a la incorporación de los veteranos Derrick Favors (por la vía del canje) y JJ Redick (agente libre), utilizando su espacio dentro del tope salarial. Aún así, me gustaría ver a los Pelicans hacerse con un jugador puesto 5 capaz de estirar espacios para complementar la presencia de Zion; aunque cuentan con una buena combinación de veteranos y fichas jóvenes, lo cual les debería permitir competir hoy en día y cuando Williamson logre madurar su juego.

Oklahoma City Thunder: A-

Una temporada baja dolorosa que vio ser cambiadas las estrellas del Thunder, Paul George y Russell Westbrook, podría dar lugar a un equipo contendiente más duradero en el futuro. Oklahoma City aprovechó la desesperación de los LA Clippers y consiguió un paquete histórico de selecciones de draft (cinco selecciones de primera ronda, cuatro de ellas sin protección y dos permutas) por George. El acuerdo de Westbrook agregó otros dos de primera ronda y dos intercambios, y el Thunder atrapó una selección más de primera ronda de los Nuggets por Grant.

A corto plazo, el ajuste entre Paul y Shai Gilgeous-Alexander, el armador del futuro de la ciudad de Oklahoma, podría ser incómodo. Una cambio por Paul parece inevitable una vez que su contrato (que tiene tres años y $124 millones restantes) se vuelve menos oneroso. Pero si el Thunder pasa de "reposicionarse" a reconstruirse activamente, ningún equipo ha comenzado ese proceso con más capital preliminar.


Phoenix Suns: D-

Una temporada baja confusa vio a los Suns usar valiosas selecciones de draft y espacio en el tope salarial para construir un equipo que parezca más competitivo por ahora pero que no tiene espacio para crecer con los jóvenes jugadores Devin Booker y Deandre Ayton. Phoenix alternaba entre movimientos que sumaban y restaban espacio de límite, eventualmente sacrificando a los delanteros Josh Jackson y T.J. Warren y dos selecciones de segunda ronda (uno de ellos la número 32 en general este año) y ficharan a Ricky Rubio en un lujoso contrato de $51 millones por tres años junto con Saric y el centro Aron Baynes.

Pasar del número 6 al 11 en la noche del draft podría haber tenido sentido, dado que los Suns agregaron a Saric en el último año de un contrato de novato a $3.5 millones. Sin embargo, Phoenix seleccionó al delantero de Carolina del Norte, Cameron Johnson, mucho antes de lo que otros equipos esperaban que fuera, convirtiéndolo en el jugador más viejo seleccionado en la lotería en una década.


Portland Trail Blazers: B

Una sorprendente carrera hacia las finales de la Conferencia Oeste dificultó que los Blazers mantuvieran a su equipo unido, ya que solo podían ofrecer valor de mercado a uno de los agentes libres Curry, Rodney Hood o Enes Kanter. Eligieron a Hood, que regresó con un contrato de dos años y $11.7 millones con una opción de jugador en la segunda temporada.

Además de Curry, Kanter y Layman, Portland también perdió a Al-Farouq Aminu a través de la agencia libre. Para reconstruir la profundidad, los Blazers fueron principalmente a los cambios y movieron al ineficiente delantero Evan Turner por Kent Bazemore, que encaja mejor junto a Damian Lillard y CJ McCollum, y confiarán en el prometedor estudiante de segundo año Anfernee Simons para ejecutar la ofensiva del segundo equipo.

Más cuestionable fue la renuncia de Portland del pequeño alero Harkless como parte de un acuerdo para el centro de Miami Heat, Hassan Whiteside. Los Blazers confían en la instalación de Whiteside en Portland en un año de contrato y Zach Collins asume un papel inicial como alero.


Sacramento Kings: C

Al comenzar con un espacio máximo salarial pero incapaz de atraer a jugadores de ese calibre, los Kings dividieron su dinero entre tres recién llegados después de volver a firmar a Barnes con un contrato de cuatro años y $85 millones. Agregaron a Dewayne Dedmon en un contrato de tres años y $41 millones con $28 millones garantizados como su probable centro titular, el pequeño alero Trevor Ariza por la profundidad del ala (dos años, $25 millones, $14 millones garantizados) y Cory Joseph como armador de respaldo (tres años, $37 millones de ellos $27 millones garantizados). La excepción de la sala de Sacramento produjo otro centro con Richaun Holmes (dos años y $ 9.8 millones).

El resultado neto es un equipo de Kings que se ve más profundo pero aún es poco probable que llegue a los playoffs en un Oeste cargado y ahora está encerrado en su núcleo joven. Sacramento probablemente no tendrá un espacio considerable en el tope el próximo verano, cuando el escolta Buddy Hield tendrá un nuevo contrato, y un nuevo acuerdo para el armador De'Aaron Fox podría tragarse la mayor parte del posible espacio para el tope salarial del 2021 de los Kings. Todavía dependen del desarrollo interno para romper la sequía activa de postemporada más larga de la NBA.


San Antonio Spurs: C-

La temporada baja de San Antonio se vio empañada por un intento fallido de firmar a Marcus Morris en un contrato de dos años. Para hacerlo, los Spurs reelaboraron su acuerdo con el alero DeMarre Carrollin para enviar un contrato de firma y canje al grande Davis Bertans a los Washington Wizards por un salario equivalente. San Antonio no pudo deshacer ese trato cuando Morris cambió de opinión y firmó un contrato de un año más lucrativo con los New York Knicks.

Al quedar con opciones limitadas para su excepción de nivel medio no contribuyente, los Spurs firmaron a Lyles con un contrato de dos años y $11 millones con $6.5 millones garantizados. Lyles está a un paso de Bertans, que proporcionó los disparos necesarios. Aunque Carroll ayudará a una rotación hacia adelante que también incluye a Rudy Gay (firmado de nuevo por dos años y hasta $32 millones con incentivos), prefiero que regresen Bertans que cualquiera de los recién llegados.


Utah Jazz: B+

Después de ser eliminados en cinco juegos en la primera ronda, el Jazz persiguió agresivamente los tiros este verano. Eso comenzó con un trato audaz para Conley, que le costó a Utah la profundidad de reserva (en Jae Crowder y Kyle Korver), Allen y un par de selecciones de primera ronda, pero le dieron el mejor armador del equipo desde Deron Williams. El Jazz luego pasó de Favors, sacrificando tamaño y defensa a favor de Bojan Bogdanovic en un contrato de cuatro años y $73 millones.

Parte de la razón por la que el Jazz estaba dispuestos a dejar ir a Favors era el conocimiento de que podían reemplazarlo a bajo costo como centro de respaldo, lo que hicieron con Ed Davis en un contrato de dos años y $9.8 millones. A Utah también le fue bien en el mercado mínimo, agregando a Jeff Green y Emmanuel Mudiay para ayudar a llenar el banco.