ESPN+: ¿Qué ha pasado con los latinoamericanos en la NBA?

Con el debut del mexicano Juan Toscano con los Golden State Warriors, ya son siete los jugadores latinoamericanos que ven acción en la temporada 2019-20.

La cifra es dos veces menor a la de principios de la pasada década, cuando argentinos y brasileños exportaban la mayor parte del talento de la región.

En la NBA actual, ya no hay argentinos y los brasileños en activo no tienen un rol protagónico como en antaño.

¿Entonces, quién es el máximo referente de Latinoamérica? ¿Volveremos a ver a un talento como Manu Ginóbili?

Atrás parece quedar el recuerdo de un 'Manu' levantando trofeos con la dinastía de los San Antonio Spurs o de un JJ Barea volviendo loca a toda la defensa del Miami Heat en las Finales de 2011.

A continuación, repasemos qué jugadores procedentes de los 20 países cuya lengua oficial es el español o portugués militan en la NBA y las posibles razones de la merma.

¿Quiénes son?

A Toscano se le unen los dominicanos Karl-Anthony Towns (Minnesota Timberwolves) y Al Horford (Philadelphia 76ers); los brasileños Bruno Caboclo (Houston Rockets), Cristiano Felicio (Chicago Bulls) y Raul Neto (76ers); y el puertorriqueño Barea (Dallas Mavericks).

Nene Hilario comenzó la campaña con los Rockets, pero fue canjeado a los Atlanta Hawks y fue puesto en 'waivers'. Esta era la decimoctava temporada para Nene. De no ser reclamado por ningún equipo, Barea pasaría a ser el más veterano con 14 campañas. Horford suma 13.

Basado en los rosters oficiales que comparte anualmente la NBA para la jornada inaugural, la campaña 2019-20 inició con seis latinos, segunda cantidad más baja de los últimos 10 años. Solo le supera la temporada previa, la 2018-19, con cinco jugadores de la región.

Según datos suministrados por el Departamento de Estadística e Información de ESPN, la tendencia en la década antes de la noche inaugural ha sido así:

  • 2019-20: 6

  • 2018-19: 5

  • 2017-18: 9

  • 2016-17: 16

  • 2015-16: 16

  • 2014-15: 14

  • 2013-14: 13

  • 2012-13: 14

  • 2011-12: 16

  • 2010-11: 16

  • 2009-10: 13

Parte de un ciclo

Para el entrenador y analista de básquetbol de ESPN, Carlos Morales, la merma de jugadores latinos no es un problema de talento.

"No hay una causa como tal", expresó Morales, exdirigente de la selección nacional de Puerto Rico. "Es algo cíclico; el talento sigue. Lo que pasa es que en aquel momento hubo una situación en específico. Para el Mundial de Indianápolis (2002) y los Juegos Olímpicos de Atenas (2004), a la llamada Generación Dorada (Argentina) se le abrió una puerta. Muchos de esos jugadores finalizaban contrato y fue así como fueron integrándose a la NBA".

Pese a llegar a la final del Mundial FIBA en China y ganar la medalla de oro de forma invicta en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, Argentina no cuenta actualmente con ningún jugador en la NBA.

Según Morales, jugadores como el base Facundo Campazzo y el alero Gabriel Deck -ambos del Real Madrid- son, sin duda, material NBA. "El problema es que ahora los equipos de NBA, si quieres llevarte uno de esos jugadores de Europa, tienes que pagarle al club", explicó.

Los Chicago Bulls y los Dallas Mavericks son casos recientes en los que una franquicia de NBA desembolsa una suma económica para rescindir los contratos de jugadores. Entiéndase Nikola Mirotic (2014) y Luka Doncic (2018), respectivamente.

La camada que se avecina

El escolta argentino Leandro Bolmaro (FC Barcelona) y el base puertorriqueño Jhivan Jackson (UTSA/NCAA) son dos latinoamericanos que apuntan a probar suerte en un futuro en el sorteo de novatos en la NBA.

"Ya este año le hicieron debutar (a Bolmaro). En Argentina también juega, con San Lorenzo, Máximo Fjellerup. Súper atlético y con brazos largos. Es cierto que tiene que madurar en su juego, pero también es otro que podría dar el paso en el futuro", añadió Morales.

Bolmaro (6'7", 2.01 metros), de 19 años, promedia 15.2 puntos con el filial del Barça en la competición LEB. Con el primer equipo, registra 4.4 tantos y 1.4 asistencias por cotejo.

Jackson (6'0", 1.83 metros), por su parte, nieto del legendario entrenador puertorriqueño Flor Meléndez, es el segundo máximo anotador de la NCAA con UTSA Roadrunners. El boricua promedia 27 unidades, 6 rebotes y 2.6 asistencias en 25 compromisos.

"Tiene todas las destrezas. Está actualmente en su año junior (o tercer año)", manifestó.

Solamente le supera otro guardia pequeño con raíces boricuas, como Markus Howard (5'11", 1.80), de Marquette, con 27.4 puntos, 3.3 rebotes y 3.3 asistencias por encuentro. "Son 'guards' bajitos, pero dominantes", agregó.

Dos rutas hacia la NBA

El jugador latino tiende a llegar a la NBA mediante dos caminos. "Yo le llamo la ruta larga y la ruta corta", detalló Morales.

"La corta es la que toma mucho puertorriqueño y dominicano, por ejemplo. Vas a universidad para que los equipos te vayan conociendo más de cerca. Cuando te gradúas, puedes hasta firmar con un conjunto de la G-League (Liga de desarrollo de la NBA)", indicó.

"Luego, está la ruta larga, que es la de ir al extranjero, principalmente Europa. Allí juegas cuatro o cinco años y llegas a la NBA como un jugador maduro", afirmó.

Choque cultural

¿Por qué la mayoría de los jugadores latinos tienden a escoger la llamada ruta corta?

"Es un choque cultural", matizó. "El boricua, por ejemplo, no está pendiente a la Euroliga como sí con la NCAA. No se televisa acá. Usualmente su agente le recomienda ir a Europa después de intentar una carrera colegial o después de probar suerte en la G-League", dijo Morales.

Ahora bien, la desventaja entre el jugador caribeño y el sudamericano, es que el segundo tiene la facilidad de militar en el baloncesto europeo con otro pasaporte. "El caso de argentinos y uruguayos es que tienen ascendencia italiana o española. Tienen esa línea directa", reveló.

De hecho, Bolmaro está inscrito en el Barça como italiano y Luis Scola (Milan) como español.

"De todas formas, la G-League ha mejorado mucho a través de los años. Antes había que hacer un sacrificio tremendo. Ahora ya han subido los salarios y beneficios", señaló.

Otros destacados jugadores latinoamericanos pertenecen a organizaciones que disputan la Euroliga. Lideran el listado Campazzo, Deck, Scola y Bolmaro. Se le suman Gustavo Ayón (Zenit), Nicolás Lapprovitola (Real Madrid), Juani Marcos (Barcelona B), Luca Vildoza (Baskonia), Patricio Garino (Baskonia) y el cubano Howard Sant-Roos (CSKA de Moscú). Álex Pérez fue dejado en libertad por el Zalgiris Kaunas, de Lituania.

Prigioni encabeza camada de entrenadores

Al mismo tiempo, veteranos exjugadores latinoamericanos comienzan a abrir otras puertas dentro de la liga. El otrora armador argentino, Pablo Prigioni, por ejemplo, es actualmente uno de los entrenadores asistentes de los Brooklyn Nets. El exjugador argentino, que ganó un sinnúmero de títulos en Europa, llegó a la NBA con 35 años y disputó cinco campañas.

Ahora afronta la faceta de ser parte de un cuerpo técnico, con miras a un futuro ser tomado en cuenta para convertirse en entrenador en jefe de alguna organización. "Se les está dando el chance a exjugadores, veteranos del baloncesto, a que puedan dirigir en la NBA", dijo Morales.

El próximo en seguirle los pasos a Prigioni podría ser Barea. El puertorriqueño encadena 14 temporadas en la NBA y no esconde su deseo de ser entrenador una vez cuelgue las zapatillas como jugador.

"Es un enfermo del juego", describió Morales. "No puede dejarlo aun con una lesión del tendón de Aquiles. Ya dirigió en Puerto Rico a los Indios de Mayagüez y tiene muy buena relación con la gerencia de los Mavericks y su entrenador Rick Carlisle. Es casi seguro que lo veamos en traje y corbata o hasta dirigente de un filial en la G-League. Lo veo en el futuro", sentenció.

Cinco españoles

En el caso de otro país hispanohablante, como España, Francia y Croacia le superaron en cantidad de jugadores en la jornada inaugural.

Con el adiós parcial del veterano Pau Gasol, solo su hermano Marc (Toronto Raptors), Ricky Rubio (Phoenix Suns), Serge Ibaka (Raptors) y los hermanos Willy (Charlotte Hornets) y Juancho Hernangómez (Minnesota Timberwolves), representan el baloncesto español en la NBA.