Cinco razones por las que Michael Jordan sería el mejor en la NBA de hoy

play
El tiro más famoso de Michael Jordan, en las voces de sus protagonistas (3:57)

7 de mayo de 1989. MJ23 y los Bulls enfrentaban a Cleveland Cavaliers en un quinto y decisivo encuentro que se definió, sobre el final, con una impresionante canasta del 23. En The Last Dance reviven el momento del triunfo. (3:57)

¿Qué pasaría si Michael Jordan jugara hoy en la NBA?

Es un una pregunta frecuente en medio de la gran popularidad del documental de ESPN, The Last Dance, y con una gran cantidad de variables a considerar al hacer comparaciones entre épocas. Pero no importa cómo sea analizada la pregunta, queda claro que Michael Jordan dominaría hoy tal como lo hizo con los Chicago Bulls en la década de los 90.

A continuación, cinco razones por las cuales Jordan aún sería el mejor.

1. Atleta increíble

Comencemos con el físico: ¿Jordan podría competir con los mejores jugadores de hoy? La respuesta es sí.

Jordan ha sido uno de los atletas más impresionantes en la historia NBA. El perfil que realizó el diario New York Times de Michael en 1983 señalaba:

"Es un hombre bien proporcionado, de 1,98 metros de altura y 86 kilos que puede jugar como guardia o delantero. Es rápido, ya que corre 36.5 metros en 4.3 segundos".

Todos sabemos que Michael Jordan trabajaba su físico en el gimnasio, pero su velocidad también era increíble. Podía correr como Deion Sanders. Imagine a Klay Thompson combinado con la agilidad de Allen Iverson y la velocidad de Russell Westbrook. Puede que no haya sido tan grande o fuerte como LeBron James, pero Jordan lo compensó con su gran rapidez. Ah, y sus saltos eran bastante buenos.

Si bien algunos jugadores de la época de Jordan tendrían problemas para jugar hoy en la NBA, MJ estaría bien.

2. Gran disparo

¿Funcionaría hoy el juego ofensivo de Jordan? Aquí es donde se pone complicado. El juego ha cambiado mucho desde que se retiró definitivamente en 2003. Los tiros de dos puntos que Jordan festejaba ahora están mal vistos, y la mayoría de las estrellas disparan desde la zona de redes puntos ¿Podría Jordan haberse adaptado a esta nueva realidad?

Michael Jordan nació en 1963 pero supongamos que nació en 1993. Mucho cambió en el baloncesto juvenil entre 1970 y 2000, y mucho cambió en los tableros universitarios entre 1980 y 2010.

El verdadero Jordan diseñó cuidadosamente su juego durante una versión muy diferente del baloncesto. En su temporada de novato, los equipos de la NBA promediaban 3.1 intentos de 3 puntos por juego. Durante la temporada 2019-20, promediaron 33.9. Ahora, cualquier escolta que quiera ganar como Mike debe tener un poderoso promedio de 3 puntos.

Los escépticos podrían argumentar que durante su carrera, Jordan realizó solo el 32.7% de 1,778 intentos de 3 puntos, lo que no es bueno en aquel entonces y ahora, pero ese número también es engañoso. La mayoría de las canchas en las que Jordan aprendió a jugar ni siquiera tenían líneas de 3 puntos. Cuando MJ hizo su primera anotación icónica para ganar el juego de campeonato de la NCAA de 1982, esa cancha tampoco tenía zona de tres puntos.

Si Jordan hubiera nacido en 1993 habría crecido en una cultura del poder que implica anotar desde la línea de 3. Sus equipos juveniles y en el baloncesto universitario habrían hecho que Jordan practicara tiros de tres puntos todos los días. Preguntar si Jordan podría disparar desde esa línea es como preguntar si Babe Ruth podría haber usado un bate de aluminio.

Cuando los cazatalentos modernos evalúan el potencial de tiro de jugadores jóvenes, muchos miran más de cerca el porcentaje de tiros libres que el porcentaje real de 3 puntos. Jordan hizo el 84% de los tiros libres de su carrera en la NBA, lo cual es una marca increíble.

Más importante aún, Jordan fue el mejor tirador de salto de su era al combinar la creación de disparos, el volumen y la eficiencia mejor que cualquier otro jugador de su generación.

La destreza de tiro de Jordan desde la línea y en el rango medio me convence de que MJ podría haber desarrollado fácilmente un tiro confiable de 3 puntos si jugara hoy.Se espera que un hipotético MJ de 27 años que juegue en la NBA en 2020 tire de tres pintos, así como jugadores actuales como Paul George (39.9% en 7.9 intentos por juego esta temporada) y Kawhi Leonard (36.6% en 5.7 intentos).

Los dos jugadores de la LA Clippers son grandes alas bidireccionales cortadas de la tela de Jordan, y ambas ingresaron a la NBA con un rango poco confiable. Sin embargo, ambos desarrollaron sus disparos de largo distancia incluso antes de que alcanzaran su mejor momento, pero ¿cómo? Trabajando duro, talento y la guía de entrenadores con jugadores obsesionados con la construcción de tiros de largo alcance.

¿Alguien realmente piensa que la superestrella más competitiva en la historia del baloncesto profesional no podría desarrollar un tiro de 3 puntos del 35% al ​​40% si creciera en un entorno obsesiones con los tiros de larga distancia?

3. Las reglas han facilitado la ofensiva

¿Cuántos puntos promediaría Jordan en la NBA de hoy? Con los cambios en las reglas táctiles del perímetro, la distribución de disparos y el ritmo de juego, es justo asumir que la combinación de uso y eficiencia de Jordan habría generado más puntos ahora.

Imagínese a Jordan y los Bulls buscando desajustes en las defensas de hoy. Imagina a grandes como Kevin Love o Kristaps Porzingis tratando de detener a Jordan después de un cambio. Imagine defensores como James Harden o Stephen Curry tratando de igualar a Jordan.

Si bien la NBA de hoy tiene más jugadores como Leonard, George y Thompson que sin duda se enfrentarían mejor contra MJ que sus contemporáneos de los 90. Hoy, Jordan podría obtener tiros limpios a voluntad y competir con Harden

Durante sus 13 años en Chicago, Jordan promedió 31.5 puntos en 23.3 tiros por juego. Eso es 1,35 puntos por disparo. Pero gracias a la revolución de 3 puntos y esos cambios en las reglas, la puntuación del perímetro es más fácil y más eficiente ahora. Si mantenemos constante su actividad de tiro y le asignamos la eficiencia promedio de los 10 mejores anotadores de este año (1.41 puntos por disparo), esos mismos 23.3 disparos producirían 32.9 puntos por juego.

Pero Jordan no era alguien del promedio, y si le otorgamos a nuestro hipotético Jordan los mismos marcadores de eficiencia que Harden (1.52 puntos por disparo), esos 23.3 disparos producirían 35.4 puntos por juego. Eso parece corrector para el mejor momento de MJ.

4. Defensa perfecta para la NBA de hoy

En las últimas décadas, las defensivas se han abierto. Atrás quedaron los días de arrojar al gran chico. Ahora, se trata más de tomar y rodar, conducir y patear. Entonces, ¿podría Jordan ser un defensor perimetral en la nueva NBA? Claro que sí.

En una liga cada vez más sesgada hacia el juego en la pista trasera y la producción perimetral, la tenacidad y el impacto de Jordan en el lado defensivo serían más valiosos ahora que en su mejor momento. Recuerde, Jordan lideró la NBA en robos tres veces. Ganó el premio al Jugador Defensivo del Año en 1988 y estuvo en el equipo All-Defense nueve veces.

Claro, tendría que ser un poco menos práctico de lo que era en los años 90, pero su rapidez lateral y su equilibrio le permitirían competir con los mejores manejadores de pelota de hoy. Además, su tamaño y longitud lo ayudarían a robar y desviar pases como lo hace Paul George.

Es divertido pensar en cómo le iría a Jordan protegiendo a los mejores guardias y alas de hoy. ¿Harden podría derribarlo en la parte superior del arco? ¿Podría Klay Thompson esconderse de una pantalla y disparar y disparar en su cara? ¿Podría LeBron superarlo en una carrera rápida? ¿Podría Kevin Durant simplemente disparar por encima de él?

MJ podría perseguir a Curry como lo hizo contra Reggie Miller. Podía igualar a Kawhi Leonard paso a paso como lo hizo contra Clyde Drexler. Podría tener problemas con KD, pero ¿quién no?

Si hay una debilidad, es el tamaño y la fuerza. Jordan estuvo plagado de problemas de faltas cuando trató de proteger al Magic Johnson en los primeros dos juegos de las Finales de 1991. Esa serie podría haber sido diferente si Jordan y los Bulls no hubieran tenido a Scottie Pippen para salvar el día.

Pero Jordan no era un gran defensor porque controló a todas las superestrellas. Era genial porque podía hacer la vida difícil incluso para los mejores guardias del mundo. No hay un entrenador en la liga en este momento al que no le encantaría tener a un jugador con la toma de decisiones, la velocidad y la actitud de Jordan en la cancha.

5. Competitividad

Ah, y sobre esa actitud. No aparece en las estadísticas, pero lo que finalmente deja en claro que Jordan prosperaría en cualquier época es su competitividad. Mientras vemos The Last Dance, vemos el fuego competitivo ardiente de Jordan al rojo vivo.

Simplemente mire los últimos momentos de la épica épica victoria en Salt Lake City en el Juego 6 de las Finales de la NBA de 1998. Con 40 segundos en el reloj, Jordan hace un dos contra uno y le roba el balón de Karl Malone en el otro extremo y luego consigue otra icónica canasta ganadora sobre Bryon Russell.

Desde su victoria ante Georgetown en 1982 hasta su triunfo ante Utah en 1998, Jordan fue el mejor jugador al final de la temporada, al final de la serie y al final de los juegos.

Jordan no solo dominó el baloncesto profesional en los 90: derribó las indicaciones que guiaron a la liga durante décadas. No preguntes si MJ pudiera competir con los jugadores de hoy. Él fue su maestro. Cambió el baloncesto gracias a una combinación sin precedentes de dones físicos, espíritu competitivo y arte.

Es una liga donde todos los jugadores imitan a los mejores, pero Michael Jordan no plagió. Él escribió el libro.