Los mejores equipos del siglo XXI: El Big 3 de Pierce, Garnett y Allen deja su marca en la historia de los Celtics

play
Coach Morales recuerda el Big 3 que trajo de vuelta a los Celtics al trono de la NBA (1:59)

El Coach repasa el aporte de Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen, quienes hicieron historia en Boston y lo compara con otro Big 3 legendario de la franquicia: Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish. (1:59)

Nota del editor: Presentamos el segundo de una serie de cinco reportajes sobre las franquicias y equipos más destacados en la NBA durante el siglo XXI, enfocándonos en los Lakers, Spurs, Celtics, Heat y Warriors.

Los Boston Celtics son la organización más ganadora en la historia de la NBA con 17 campeonatos. No obstante, se agenciaron los primeros 16 durante el pasado siglo.

Desde la llegada de Paul Pierce en la temporada 1998-99, el quinteto bostoniano solamente disputó una final de conferencia previo al campeonato memorable de 2008 tras la formación del Big Three con Kevin Garnett y Ray Allen.

Entonces, ¿cómo hizo el presidente de operaciones del equipo, Danny Ainge, para diseñar uno de los mejores conjuntos de los últimos 20 años?

Remontémonos a principios de la pasada década.

MÁS: Serie Mejor Equipo Siglo XXI: Spurs

Complementos del Big 3

Ainge, ídolo de masas en Boston tras su época como jugador en los ochenta junto a Larry Bird, Kevin McHale y compañía, asumió las riendas de la franquicia en 2003.

Ese mismo verano obtuvo en el sorteo -procedente de los Memphis Grizzlies- al pívot Kendrick Perkins y, al siguiente año, al escolta y especialista defensivo Tony Allen.

Tras un pésimo torneo 2005-06 (33-49), los Celtics seleccionaron esa temporada muerta al armador Rajon Rondo en el vigésimo primer turno del draft, originalmente de los Phoenix Suns.

Las cosas no salieron del todo bien y luego de otra desastrosa campaña (24-58) - en parte, por lesiones de Pierce - Boston se ganó el derecho de escoger en el quinto lugar del draft de 2007. Lo que nadie imaginaba era que Ainge tenía otros planes bajo la manga.

Allen y Garnett

El día del sorteo (28 de junio), Boston envió a los entonces Seattle SuperSonics al base Delonte West, al escolta Wally Szczerbiak y el quinto pick (Jeff Green), a cambio de Ray Allen y el ala-pívot Glen Davis (pick número 35).

Wow. Pierce por fin consiguió la ayuda veterana que tanto pedía a gritos. Pero esto no acabó aquí.

Garnett, MVP de la NBA en 2003-04, quería salir de los Minnesota Timberwolves en medio de una guerra interna con la gerencia. Se hablaba de los Phoenix Suns, de los Golden State Warriors … Pero Ainge dio la estocada final.

Los Celtics adquirieron a Garnett, tres días después, en una mega transacción que incluyó cinco jugadores, entre ellos Al Jefferson, Gerald Green y Sebastian Telfair, además de un pick de primera ronda.

“Esta es la mejor oportunidad para ganar un anillo”, declaró Garnett en el día de su presentación.

Así las cosas, para la campaña 2007-08, Boston presentó la siguiente alineación titular: Rondo, Ray Allen, Pierce, Garnett y Perkins. Complementaban el banco, igualmente, el otro Allen, James Posey y Eddie House.

El entrenador Doc Rivers dominaría la temporada regular a su antojo y a ritmo de récords.

‘Cambio de cara’ más espectacular de la historia

Los Celtics, liderados por su nuevo Big 3, culminaron la serie regular con marca de 66-16, el tercer mejor récord en la historia de la organización. En 1986 tuvieron 67-15 (campeones) y en 1973 finalizaron con 68-14 antes de caer en las finales de conferencia.

Como si fuera poco, fue el mayor ‘cambio de cara’ en la historia de la NBA con 42 triunfos de diferencia en torno a la temporada anterior.

Esos Celtics, además, registraron el mejor rating defensivo con 98.1 y finalizaron en el segundo puesto de la liga en puntos permitidos con 90.3, según datos suministrados por ESPN Stats & Information.

Garnett obtuvo a final de temporada el premio Defensor del Año con promedios de 18.8 puntos, 9.2 rebotes, 1.4 robos y 1.2 bloqueos por cotejo, ejerciendo su presencia catalítica en dicho lado de la cancha.

play
2:21

Momentos HOF que definen a Kobe, KG y Tim Duncan

Vistazo a algunos de los momentos dignos del Salón de la Fama que ayudaron a definir los legados de Kobe Bryant, Kevin Garnett y Tim Duncan.

Récord de partidos en postemporada

Los Celtics de 2007-08 disputaron 26 partidos de postemporada, la cantidad más alta en unos ‘playoffs’.

Sus enfrentamientos más difíciles llegaron en primera y segunda ronda. Necesitaron de siete partidos para despachar a los Atlanta Hawks y los Cleveland Cavaliers de LeBron James (sus rivales de conferencia), respectivamente. Luego eliminaron en seis duelos a los Detroit Pistons y eventualmente derrotaron en la Final a sus archirivales históricos Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol, también en seis compromisos.

Esta sería la primera de dos Finales entre ambos conjuntos en tres temporadas; el resurgimiento de la rivalidad más grande y espectacular de la NBA. Pierce fue nombrado ‘MVP’ de ese primer baile de coronación.

Lesión de KG los saca de carrera en 2008-09

Con la misión de defender su cetro, pero con la sensible baja de Posey, los Celtics iniciaron la siguiente campaña con marca de 27-2. La palabra dinastía resonaba en cada pasillo de la NBA.

Sin embargo, el equipo se cayó moralmente en los siguientes partidos. Una racha negativa de siete reveses en nueve compromisos inició el Día de Navidad. ¿Contra quién, adivinen? Los Lakers de Bryant.

Aun así, los Celtics se las ingeniaron para liderar la tabla de posiciones con marca de 44-11 hasta que ocurrió lo inesperado: se lesionó Garnett.

Durante un encuentro ante el Jazz de Utah, Garnett se lastimó su rodilla derecha. Nunca más volvió a ser el mismo jugador. Se perdió los siguientes 13 duelos y retornó solo para disputar 66 minutos en lo que restaba de campaña.

Los Celtics, sin Garnett, fueron eliminados en siete partidos por el Orlando Magic de Dwight Howard en semifinales de la Conferencia Este.

Revancha ante Kobe y Lakers, y batallas contra LeBron

Para el torneo 2009-10, considerado el último baile competitivo de aquel Big 3, los Celtics optaron por reforzar el banquillo con jugadores veteranos que en algún momento fueron estelares en sus respectivos equipos.

Ainge firmó al ala-pívot Rasheed Wallace, que fue pieza clave para que los Detroit Pistons ganaran el campeonato a mediados de década, al escolta Michael Finley y al base Nate Robinson.

Estos Celtics registrarían foja de 50-32 en la campaña regular y avanzarían a postemporada en el cuarto puesto de la Conferencia Este.

Allí, derrotaron en cinco partidos al Miami Heat y luego se cruzaron nuevamente con LeBron en semifinales de conferencia. El resultado fue el mismo que dos años atrás: despacharon nuevamente a los Cavaliers, esta vez en seis compromisos, para avanzar a la Final de conferencia contra el Magic.

Esa eliminación de los Cavaliers representó el último partido de la primera etapa de James en Cleveland. LeBron hizo sus maletas ese verano y se unió a Dwyane Wade y Chris Bosh en Miami.

Los Celtics, por su parte, tuvieron su venganza sobre Orlando y se reencontraron en la Final ante los campeones defensores, Lakers de Bryant. Nos esperaba un nuevo capítulo de la rivalidad Celtics-Lakers y un emparejamiento que elevaría la figura del fenecido Kobe aún más.

Fue la tercera Final consecutiva para esos Lakers, donde Bryant parecía haber dejado atrás las críticas de que no podía ganar sin Shaquille O’Neal. Además, tenían una nueva arma secreta defensiva: Metta World Peace (Ron Artest).

Los Celtics llegaron al sexto juego con ventaja de 3-2, pero una lesión de Perkins en el primer periodo de aquel partido inclinó la balanza a favor de su acérrimo rival.

La Final se extendió hasta siete duelos y fue el conjunto angelino, con 23 puntos de Bryant y 18 rebotes de Gasol, el que selló el triunfo para certificar el bicampeonato. Fue el quinto cetro para Bryant y segundo ‘MVP’ en una Final al hilo. El título representó, también, el undécimo para el entrenador Phil Jackson.

Para Boston, significó su última aparición en unas Finales, hasta el momento. Pese a tener mejor récord la próxima temporada, con 56-26, el Heat de LeBron los eliminó en cinco duelos en las semifinales de conferencia. Al siguiente torneo, Miami le repitió la dosis en las finales del Este en siete encuentros, gracias a una de las actuaciones más memorables de James en postemporada con 45 puntos, 15 rebotes y 5 asistencias en el Juego 6 abajo 3-2 en la contienda.

play
0:48

La mentalidad de LeBron antes de su juego épico de 2012 contra los Celtics

LeBron James admite que le preocupó la posibilidad de que Pate Riley hubiese desmantelado al Heat de haber perdido el Juego 6 de las finales de la Conferencia Este de 2012 contra los Celtics.

Allen partió al Heat en la campaña 2012-13 y, luego, Garnett y Pierce fueron canjeados a los Brooklyn Nets en la temporada muerta. Esto puso fin a un grupo sobresaliente que siempre aspiró por más.

¿Qué hubiese pasado si no lesiona Garnett en su segunda temporada o Perkins en la Final? Quién sabe. Pero la realidad es esta: esos Celtics han sido uno de los mejores equipos de este Siglo XXI.

¿Tres Salón de la Fama en las figuras de KG, Allen y Pierce (clase 2021)? ¿Y con el mejor Rondo y un Rivers que, cuando se retire como entrenador, también tendrá credenciales para el Salón, especialmente si eventualmente gana con Los Angeles Clippers?

Le echo esos Celtics campeones de 2008 a cualquier equipo legendario de este siglo.