Charlas de café: Golden State Warriors o el Barcelona de Guardiola

El dominio en el deporte es un gran tema para discutir. Sobre todo cuando se trata de exponentes de distintas eras. ¿Mohammad Alí o Sugar Ray Leonard? ¿Shaquille O’Neal o Wilt Chamberlain? ¿Pelé o Maradona? Hay para elegir, ¿verdad?

Y si comparamos diferentes diciplinas, las posibilidades se acrecientan. ¿Michael Phelps o Usain Bolt? ¿Ayrton Sena o Federer? ¿El Boston Celtics de los 60 o el Real Madrid de Don Alfredo Distefano?

Muchas opciones. Demasiadas quizás.

Por eso, nunca está de más tomarse una pausa y, café de por medio, comenzar una nueva discusión. El café es virtual, pero la charla es verdadera.

Jordi Blanco*: Admitiendo que no ha existido en los últimos años un equipo tan dominante en la NBA como los Golden State Warriors y que su influencia ha sido fundamental en el cambio de juego, entiendo, estimado Marcelo, que su trascendencia aún no alcanza para ser comparada a lo que significó el Barça de Pep Guardiola para el universo del fútbol.

Marcelo Bousquet*: No solo alcanza su trascendencia sino que sobra. Este equipo de Golden State rompió con diferentes modelos y creó un sistema totalmente innovador dentro del baloncesto: el de jugar sin posiciones fijas y con jugadores que fueran letales en el tiro de tres puntos. Repito el verbo: CREAR. Si yo me fijo en el esquema de Pep Guardiola, debo decir que revivió esquemas en deshuso como el 4-3-3 y trató de tener mucha posesión de balón no solo para atacar sino también como una manera de defenderse. Para mi lo de Golden State fue un sistema tan exitoso como el del Barça, pero más creativo.

JB: No puedes decir eso!. Si hasta me dan ganas de taparme los oídos. Podemos, o no, ceñirnos a los títulos, conviniendo en que los tres logrados por los Warriors no alcanzan a la solvencia histórica de los 14 que logró el Barcelona, pero, por encima de ello, lo que esperaría es a ver si ocho años después de la marcha de Steve Kerr de la bahía seguirá siendo una referencia en el baloncesto como lo continúa siendo aquel Barça.

MB: No tan rápido Jordi. Barcelona sumó más títulos porque disputó más torneos. Los Warriors solo juegan uno al año. En el fútbol tienes que el torneo local, que la Copa del Rey, que la Champions, que el Mundial de Clubes, que la Copa de la Copa, etc. Y respecto de la influencia, fijate si será importante el sistema de Steve Kerr que ahora en el basquet hasta los pivotes tienen que saber jugar de frente al aro y desarrollar un tiro de tres puntos y los pequeños tienen que saber defender posiciones en el poste bajo. Eso no lo vez unicamente en Golden State, los otros equipos de la NBA intentan jugar a eso. Es una verdadera revolución.

JB: Piano, piano, si va lontano…

MB: ¡A la pelotita! ¿te convertiste en italiano ahora?

JB: Quise decir que si vas despacio puedes llegar más lejos… Los Warriors que se encontró Kerr en 2014 poco tienen que ver con el Barça al que llegó Guardiola en 2008. Pep aterrizó en un equipo derrumbado, en un club deprimido al que tuvo que imponer su innegociable cultura de trabajo desde el primer día para remontar el vuelo; Steve se hizo cargo de unos Warrios que habían cerrado la temporada anterior con un saldo de 51 victorias y que, eliminados en play-off por los LA Clippers ya dejaban sensaciones mucho más optimistas de las que se sospechaban en el Camp Nou seis años antes.

MB: Es cierto, pero no te imaginas Jordi lo difícil que es transformar esas sensaciones en realidad. Una realidad que llevó a disputar 5 finales seguidas y ganar 3. Una realidad de marcar nuevos records como el año de las 73 victorias en 82 partidos en temporada regular. En cinco años ganó 399 partidos y perdió solo 116. Una eficiencia del 77.5%.

JB: Kerr se ganó rápido la confianza de Stephen Curry como Guardiola hizo suyo a Lio Messi, pero en el Barça hubo que recuperar la mejor versión de Xavi y de Iniesta, la personalidad de Eto'o y despertar a un equipo muy alejado de lo esperado... Mientras que en San Francisco a Curry le acompañaban Iguodala o Thompson en ese paso adelante definitivo…

MB: …E inventar a Draymond Green, recuperar a Shawn Livingston, transformar a JaVale McGee en un jugador productivo en lugar de ser una máquina de bloopers…

JB: No exageres por Dios! Déjame desarrollar mi idea. Después, Marcelo, los Warriors se convirtieron en dominantes y es ampliamente elogiable lo que han significado para la NBA... Pero no puedes negarme que al cabo de ocho años de la marcha de Guardiola la melancolía sigue presente en el Camp Nou y, más aún, la huella que dejó aquel equipo se mantiene intacta en cualquier conversación futbolística.

MB: yo pienso que esa melancolía tiene que ver más con una dirigencia mediocre y el declive natural de Lionel Messi que con la salida de Pep, con todo el respeto que él me inspira. Si hablamos de huellas, ya te respondí antes: hoy la mayoría de los equipos intenta jugar como los Warriors. Míralo a Giannis Antetokounmpo, una bestia de 2,11 metros que nadie puede parar en la pintura pero que tiene que agregarle tiro de 3 puntos para que su equipo pueda ganar un título. ¡Tiene que jugar con las reglas que implantó Kerr!. Lo suyo fue una verdadera revolución.

JB: Pero al fin de cuentas, ¿serán recordados estos Warriors como lo son los Chicago Bulls de Jordan o pasarán a la historia como los Detroit Pistons de Chuck Daly e Isiah Thomas, que ganaron y dominaron... Pero sin dejar un legado especial a lo largo del tiempo?

MB: ¿Cómo serán recordados? Como uno de los equipos más dominantes y creativos de la historia. Como Los Angeles Lakers del Showtime, o los Bulls de Jordan, o los Boston Celtics de la década del 60 que ganaron 8 títulos seguidos. ¡A esa altura están estos Warriors!.

JB: A ver si me entiendes… Cuando hoy hablas del Manchester City, invariablemente te vas a la fuente original que fue el Barça; cuando antes lo hiciste del Bayern ocurre lo mismo y entre toda la evolución, evidente, que ha vivido el fútbol en los últimos años el nombre de aquel Barça permanece inalterable. Solo por eso, Marcelo, tengo clara que la comparación, siempre difícil, tiene un ganador claro.

MB: Pero el Manchester City y el Bayern Munich no ganaron la Champions como el Madrid de Zidane o el Liverpool de Klopp. Ni llegaron a finales como el Atlético del 'Cholo' Simeone. Coincido contigo, Jordi: esta discusión tiene un claro ganador y es un equipo que juega con una pelota naranja.

JB: ¡Mozo! Tráigame un poco más de azúcar. Ya no puedo seguir discutiendo con este amargo que tengo enfrente.

Jordi Blanco: Corresponsal en Barcelona ESPN Digital

Marcelo Bousquet: Senior Editor ESPN Digital