¿Asterisco al título de la burbuja? Los Spurs campeones del 99 dicen que no debería

EL ENTRENADOR DE LOS MILWAUKEE BUCKS Mike Budenholzer le gustaría saber qué constituye el antónimo de asterisco. Si tal palabra existe, dice, eso es lo que se debe adjuntar a cualquier equipo que gane el campeonato de la NBA 2020 en circunstancias tan inusuales.

También es, argumenta, en lo que debería fijarse a los San Antonio Spurs de 1999, quienes soportaron una temporada acortada por un cierre patronal, y luego culminaron con el primer título de la franquicia. Algunos críticos intentaron socavar al equipo que ganó todo al decir que hacerlo en una temporada parcialmente comprometida debería necesitar un asterisco en los libros de historia. Budenholzer, entonces entrenador asistente en ese equipo de San Antonio, lo ve al revés.

"Estábamos a punto de caer al precipicio", dice, "Pero luego ganamos un campeonato. No podías inventar las cosas que sucedieron. Fue un año loco".

El viaje de San Antonio vio a un entrenador en jefe arañando su trabajo apenas 23 días en la temporada; una sesión ardiente solo para jugadores en un autobús en Houston horas antes del inicio del partido; una reunión clandestina convocada por el mencionado entrenador en su casa con sus dos veteranos más confiables; una racha ganadora de nueve juegos que significó el paso de la antorcha de un gran hombre legendario al siguiente; y un jumper de punta a punta durante los playoffs por un jugador que debería haber estado en diálisis en ese momento.

Se vuelve a hablar de asteriscos porque algunos expertos notables, Shaquille O'Neal, entre ellos, argumentan que el ganador de la NBA 2020 debería ser etiquetado con uno, siempre que la burbuja de Orlando y los equipos puedan completar esta extraña Temporada 2019-20. Esas declaraciones generaron el rechazo de Giannis Antetokounmpo, quien afirma: "Este será el campeonato más difícil que puedas ganar". Casi todos los entrenadores en la burbuja confirman ese sentimiento: no debe haber un asterisco.

El renovado debate ha despertado emociones para los Spurs, quienes se opusieron a que Phil Jackson declarara más de una vez, que el título de 1999 merecía ese asterisco. Todavía se eriza ante los intentos de cualquiera de diluir sus logros.

"Ignora completamente todo el trabajo duro que pusimos en esa temporada", dice el ex armador de los Spurs, Avery Johnson. "Lo más decepcionante de la declaración de asterisco de Phil no fue tanto la primera vez que lo dijo, sino cinco o siete años después, cuando sintió la necesidad de regurgitarlo, después de que Pop ganó su segundo anillo.

"Fue tan irrespetuoso. Creo que el verdadero asterisco fue cuando Phil era presidente de los Knicks".

Recordemos que en 1999, los Spurs todavía no eran "LOS SPURS". Gregg Popovich solo estaba en su segunda temporada completa como entrenador en jefe del equipo y había cifrado una marca de 73-73 en su carrera, aún no completamente formado como líder del Salón de la Fama y la conciencia social de la Liga. Tim Duncan estaba en su segunda temporada, una superestrella emergente tranquila a la que no le gustaba nada más que meterse en su habitación y jugar la versión de videojuego de Battleship. Nadie elogió la cultura de los Spurs como modelo de profesionalismo e integridad porque esa cultura estaba en construcción, con la posibilidad real de que todo el proyecto pudiera ser borrado en cualquier momento.

"Cuando consideras todo", dice Sean Elliott, una de las estrellas de ese equipo de San Antonio, "¿cómo podría alguien pensar en un asterisco?"

Cuando dio el controvertido paso de despedir a Bob Hill el 10 de diciembre de 1996 y nombrarse a sí mismo entrenador en jefe, Popovich seguía siendo el gerente general de San Antonio. Pero después de reclutar a Duncan y alcanzar una temporada de 56-26 en 1997-98, San Antonio cayó 4-1 en las Semifinales de la Conferencia Oeste ante el Utah Jazz, poniendo en riesgo el trabajo de Popovich.

"La gente no entiende que Pop estaba realmente haciendo ambos trabajos en ese entonces", dice Budenholzer. "(El actual CEO de los Spurs) R.C. (Buford) no era el R.C. que todos conocemos y amamos todavía. Pop estaba preparando defensas mientras hablaba por teléfono con Mark Bartelstein negociando contratos".

Los ex jugadores de los Spurs dicen que salieron de un breve campamento de entrenamiento luego del paro laboral desunido y desigual. "Necesitábamos más tiempo", dice Elliott, quien se había perdido partes de las dos temporadas anteriores por problemas de rodilla. Todavía se estaba familiarizando con las tendencias de Duncan. Cuando el equipo llegó a Houston el 2 de marzo, habían perdido tres de sus últimos cuatro juegos y corrían rumores.

"Comenzamos 6-8, y si perdíamos el siguiente, entonces Pop se iba", dice Mario Elie.

"No había paciencia", agrega Antonio Daniels. "Si un entrenador no triunfa de inmediato, el equipo se deshace de él. Tuvimos un comienzo difícil".

CUANDO EL EQUIPO LLEGÓ a Houston para la ronda de disparos antes del juego, Johnson le pidió a todo el personal, incluidos los entrenadores que salieran para que los jugadores pudieran hablar en privado. Johnson informó a sus compañeros de equipo que era muy probable que si perdieran ante los Houston Rockets Popovich perdería su trabajo. "Tenemos que hacer lo mejor", les imploró Johnson. Elie saltó a continuación, desafiando a las 'Torres gemelas', Duncan y David Robinson a hacer más.

Esa noche, San Antonio venció a Houston 99-82. Duncan cifró 23 puntos y 14 tableros, Johnson contribuyó con 18 unidades y 13 asistencias, y Elie aportó 15.

"Tuvimos esa reunión en el autobús en Houston y cambió todo", dice Daniels.

Los Spurs no volvieron a perder durante 17 días.

EL CUENTO LEGENDARIO de esa reunión de autobús enérgica en Houston se ha contado muchas veces, sin embargo, hubo otra reunión igualmente crucial y no reportada que se produjo un día antes, el 1 de marzo.

Durante un día libre del equipo, Popovich convocó a Robinson y Johnson en su casa. Los Spurs venían de una paliza de 101-87 sobre el Jazz y al entrenador Jerry Sloan, el hombre y el equipo como el que Popovich esperaba modelar su propia franquicia después.

"David apareció comiendo el pollo frito", dice Johnson. "Ninguno de nosotros tenía idea de lo que estaba pasando".

Popovich los recibió y luego, según Johnson, dijo con mucha calma: "Muchachos, tenemos que ganar este juego en Houston. Si no lo hacemos, podría haber un cambio de entrenador".

"Estábamos significativamente en un bajo rendimiento", dice Johnson. "Hubo todo tipo de susurros que (el entonces analista de los Spurs) Doc Rivers estaba listo para asumir. David, Pop y yo tuvimos una buena plática acerca de cómo podríamos comenzar la temporada".

La defensa de los Spurs ocupó el primer lugar en la NBA, cediendo solo 95 puntos por partido, pero San Antonio tuvo problemas para anotar. Robinson, quien había ganado previamente al Novato del Año, Jugador Defensivo del Año y MVP de la temporada regular, pero nunca un campeonato, se acercaba a los 34 años y le ofreció ceder algunos de sus tiros a Duncan, quien claramente estaba en camino de convertirse en un jugador de franquicia.

Popovich también sugirió que Johnson, su líder indiscutible, comenzara a llamar a las jugadas en el futuro.

"Pop me dijo: 'No tienes que mirar al banco. Simplemente ejecuta lo que creas que tiene sentido y durante los tiempos de espera hablaremos de ello'", dice Johnson. "Fue muy humilde. No hubo dictadura. No fue un 'a mi manera'".

Los tres hombres mantuvieron confidencial su reunión. De hecho, Elie, Daniels, Elliott y Steve Kerr afirman que es la primera vez que oyen hablar de eso más de 20 años después.

Johnson y Robinson salieron de la casa de Popovich con una resolución que esperaban poder transmitir al resto del equipo. Johnson también partió con una visión clara de lo que debería y podría hacer.

"Cuando salí de la casa de Pop, sentí una tremenda sensación de alivio", dice.

DESDE EL 2 DE MARZO en Houston hasta el final de la temporada regular, los Spurs ganaron 31 de sus últimos 36 juegos.

"Debido a que fue una temporada más corta, hubo muchos juegos que se condensaron", dice Elliott. "Y cuando los juegos comienzan a llegar como una cinta transportadora, si puedes mantener tu ritmo y puedes obtener muchas victorias".

Los Spurs lograron esto a pesar de una ofensiva que dependía en gran medida de su par de hombres grandes, con Elliott como el único verdadero tirador perimetral de élite. "Estaban muy limitados ofensivamente", señala Jeff Van Gundy, el ex entrenador de los New York Knicks que los enfrentó en las Finales de ese año.

"Tiene razón", confirma Kerr. "No teníamos muchas maneras de anotar. Era Woody Hayes a tres yardas y una nube de polvo".

Los Knicks, el 8-sembrado que sorprendió al No. 1 Miami Heat en la primera ronda, tuvieron sus propios problemas. La piedra angular Patrick Ewing luchó contra una lesión de Aquiles y dejó de jugar en las Finales de la Conferencia Este cuando le diagnosticaron una rotura parcial. Larry Johnson también fue baja por una lesión de rodilla.

Mientras tanto, los Spurs se anfrentaron a los Portland Trail Blazers en las Finales de la Conferencia Oeste, con los grandes y robustos Rasheed Wallace y Arvydas Sabonis complementando a sus compañeros de defensaiva, Damon Stoudamire e Isaiah Rider.

San Antonio logró una victoria en el Juego 1 en casa, pero para el tercer cuarto del Juego 2, los Spurs estaban perdiendo por 18 puntos en su propia duela.

"Sabía lo que todos los fanáticos de los Spurs estaban pensando", dice Elliott. "Fue, 'Aquí van de nuevo. Nos van a decepcionar...'"

En cambio, San Antonio se recuperó, cerrando la brecha alimentando a sus dos hombres grandes en el bloque y montando el tiroteo de Elliott.

"Portland tenía una increíble cantidad de talento", dice Budenholzer. "La mayoría de la gente no recuerda que estuviéramos abajo. Si un equipo visitante gana uno, sienten que es su serie".

Con nueve segundos restantes y los Spurs perdiendo por dos, Popovich ordenó a Elie que le diera el balón a Kerr o Elliott, quienes inmediatamente encontrarían a Robinson en el poste. Pero cuando la pelota llegó a Elliott en la esquina, "Todo lo que pude ver fue la canasta", admite. "Pasar la pelota no se me ocurrió".

La rutina normal previa al juego de Elliott era disparar a 25 triples desde todo el arco. Esa noche, hizo 23 de los 25, y los dos que falló entraron y salieron. Durante el transcurso del juego, Elliott conectó cinco de sus primeros seis triples, y uno de ellos salió igual que antes del juego. "Fui al banco a fines del último cuarto y les dije a los muchachos: 'Tengo al menos un triple más'", dice Elliott.

Cuando Elliott se puso de puntillas para soltar el puente de la esquina de la cuerda floja, con los talones elevados sobre la línea límite, Wallace se lanzó frenéticamente para desviar el tiro.

"Si Rasheed hubiera saltado una pulgada más", dice Elie, "habría bloqueado ese tiro".

El disparo, conocido como el Memorial Day Miracle, ni siquiera fue el fenómeno más increíble de ese día: fue el hecho de que Elliott estaba en la cancha. Sufría una enfermedad renal crónica y, después de hacerse un análisis de sangre tras la victoria, se le informó que sus niveles de creatinina estaban en 7.5. Su cirujano le dijo que el nivel normal para una persona de su edad era entre 1.2 y 1.3.

Elliott terminó las Finales contra los Knicks desvalido y se sometió a un trasplante de riñón seis semanas después.

"Lo que recuerdo de San Antonio fue lo dominantes que fueron después de los primeros 12 o 14 juegos", dice Van Gundy. "Simplemente rotaron a su gente".

Los Spurs eliminaron a los Knicks en cinco juegos. Duncan fue nombrado MVP de las Finales después de dominar el interior, promediando 27.4 puntos, 14 rebotes y 2.2 bloqueos por juego. También registró 45.5 minutos por noche.

"Ojalá Pop descubriera la religión en la gestión de carga unos años antes", dice Van Gundy. "Entonces tal vez se hubiera sentado a Duncan de vez en cuando en esa serie".

EL DEBATE DEL ASTERISCO ha perseguido a los Spurs durante años debido a la temporada acortada y las lesiones de los Knicks, con un Jackson a menudo alimentando el fuego.

Tras quitar la temporada de 1999 después de un sexto y último campeonato con Chicago, Jackson comentó en marzo que no habría "un verdadero campeón de la NBA, solo uno que está 'contaminado'... Estoy contento de que nos hayamos detenido un año antes porque este año será un asterisco de todos modos ".

Robinson estaba tan indignado al respecto que en 2000 que cuando Jackson era el entrenador de las Estrellas de la Conferencia Oeste e intentó saludar a Robinson durante las presentaciones habituales antes del juego, el hombre grande con cara de piedra pasó corriendo sin reconocer a Jackson.

"Ese es solo Phil", suspira Kerr, quien sigue siendo amigable con su ex entrenador en los Chicago Bulls. "Cuando mencionó por primera vez el asterisco, simplemente cerré los ojos porque conocía su juego".

"Le gusta provocar, meterse debajo de la piel de la gente. Estaba molestando a los Spurs porque eran una amenaza".

Van Gundy no pierde mucho tiempo preguntándose cómo habría sido si Ewing y Johnson se hubieran mantenido saludables. Reconoce que los Spurs eran un equipo superior. No cree que ellos, o el campeón de 2020, deban cargar con un asterisco.

Pero, agrega: "Quien gane este campeonato, no lo veré como una continuación de la 2019-20.

"Esto es algo completamente diferente. Esto es el Bubble-palooza. La forma en que calificas para los playoffs es diferente. Tienes juegos de play-in, el horario es diferente, no hay ventaja en la cancha".

Van Gundy todavía cree que el mejor equipo ganará en 2020, y cree que ese equipo es Milwaukee. Budenholzer ve una diferencia clave entre entonces y ahora: la capacidad de hablar y colaborar con sus jugadores durante todo el paro. A pesar de todo el distanciamiento social y la separación, sus jugadores han mantenido una comunicación cercana como siempre.

"Hay una conectividad que hemos podido mantener que no pudimos en el '99", dice Budenholzer, "porque no se nos permitió hablar con los jugadores durante el bloqueo".

Los Bucks reanudarán oficialmente su búsqueda del campeonato la próxima semana, con el futuro de Antetokounmpo, y, por lo tanto, la franquicia, potencialmente colgando en la balanza. Budenholzer está acelerado por el reinicio, sin reparos en cómo otros perciben esta inusual temporada de la NBA.

Después de todo, la última vez que estuvo afiliado a un equipo que fue amenazado con un asterisco, fue el trampolín hacia una dinastía.