Donovan Mitchell acepta cargar con la culpa por costosa violación en derrota de Jazz ante Nuggets en Juego 1

play
El tiempo extra fue solo de Denver (0:58)

Jamal Murray se lució con 10 puntos en el overtime ante el Jazz para guiar a los Nuggets al primer triunfo en la serie. (0:58)

LAKE BUENA VISTA, Fla. -- Donovan Mitchell fijó una marca personal con 57 puntos para el Utah Jazz, pero fue la violación de ocho segundos que cometió con 1:46 por jugar en el cuarto periodo la que ayudó a los Denver Nuggets a escapar con el triunfo en tiempo extra por 135-125 en el Juego 1 de la serie de primera ronda de Playoffs.

“Es difícil perder el primer juego, pero hay muchas cosas que no pudimos controlar”, lamentó Mitchell tras el encuentro. “Cometo la violación y luego, (los Nuggets) tiran un triple y eso cambió todo el juego, esa justa secuencia”.

El Jazz tenía la posesión del balón y una ventaja de cuatro puntos con 1:54 por jugar, cuando Mitchell comenzó a caminar lentamente con la bola mientras gritaba a Joe Ingles para indicarle que fuera a otra parte de la duela.

En ese momento, Mitchell perdió de vista que el reloj de disparo había comenzado en 22 segundos y no en los 24, luego de que el rebote inicial defensivo que tomó Rudy Gobert tras bloquear el tiro de Nikla Jokic se había salido de la cancha.

Fue cuando Mitchell miró al reloj y se dio cuenta de que estaba en 16 segundos que intentó cruzar la línea media, pero el veterano oficial Scott Foster, quien estaba justo a sobre la línea, hizo sonar su silbato y señaló al círculo central para indicar que el balón pasaba a estar en posesión de Denver.

El error de Mitchell tomó mayor relevancia por ser seguido, inmediatamente, por un triple de Jamal Murray que recortó la ventaja de Utah a un punto. El triple marcó el inicio de una racha anotadora que Murray terminó hasta el final del encuentro y que le costó a Utah la oportunidad de abrir la serie con una importante victoria.

Murray anotó 18 puntos y sumó dos asistencias desde el momento en que encestó el triple para anotar más que el Jazz en ese lapso.

“Es mi culpa como líder y movedor en ese momento. Es terrible que me sucediera”, insistió Mitchell. “No hay nadie más a quien culpar. Me tomé mi tiempo avanzando y tengo que estar más pendiente.

“Fue una parte crucial del juego y al final. No voy a culpar a una jugada de todo, pero fue un momento crucial”, agregó.

La violación de ocho segundos fue un castigo raro, pero costoso en lo que fue una brillante actuación de Mitchell, la cual necesitaba desesperadamente el Jazz luego de que el guardia Mike Conley dejó al equipo para ir a Ohio al nacimiento de su hijo.

Mitchel anotó 28 puntos en el cuarto periodo y en el tiempo extra con jugadas virtuosas una tras otra.

Los 57 puntos de Mitchell son el tercer total más alto en la historia de los Playoffs de la NBA, sólo detrás de los 63 de Michael Jordan ante los Boston Celtics en 1986 y de los 61 de Elgin Baylor ante los Celtics en 1962.