NBA Playoffs: por qué los equipos combaten la revolución ofensiva con la zona de defensa

play
Los Lakers tuvieron una victoria de altura (1:55)

La estrategia del equipo fue exitosa gracias a la eficacia de sus estrellas. Sebastián Martínez Christensen con el análisis. (1:55)

LOS ÁNGELES LAKERS entraron en el cuarto parcial del Juego 3 de las finales de la Conferencia Oeste perdiendo ante los Denver Nuggets por 18 puntos cuando el entrenador de los Lakers, Frank Vogel, pidió una defensa de zona, un movimiento estratégico que los entrenadores de la NBA alguna vez consideraron un último recurso, pero que es cada vez más común en esta postemporada.

Los Lakers usaron su zona para acumular cinco robos en menos de tres minutos, reduciendo la ventaja a tan solo tres puntos. Y mientras los Nuggets se recuperaron para ganar el juego, el cambio defensivo casi llevó a la segunda mayor remontada de la larga carrera de LeBron James en los playoffs.

"Como entrenador, cuando tu equipo está abajo y estás buscando algo para intentar darle una chispa, intentas cambiar el juego", dijo Vogel. "A veces es una alineación. A veces es una cobertura. A veces es una defensa de zona, empleándola por ahí, solo para romper un poco el ritmo".

"No siempre funciona. Lo hizo esta noche".

En la batalla en curso entre las ofensivas y las defensas de la NBA, las ofensas han dominado recientemente. Las últimas dos temporadas han producido la ofensiva más eficiente registrada gracias a un número cada vez mayor de tiros de tres puntos.

MÁS: NBA Playoffs 2020: Horarios, probabilidades y noticias

"Creo que la ofensiva cambió drásticamente, y la defensiva se mantuvo prácticamente igual por un tiempo", comentó el entrenador de los Toronto Raptors, Nick Nurse, "y ahora creo que las defensivas están comenzando a tener que adaptarse a un estilo tan diferente y drástico de juego ofensivo ".

El uso intensivo de zonas ha sido un ajuste clave en esta postemporada. Y ahora la defensa de la zona, una vez despreciada, tiene el potencial de remodelar las Finales de la NBA de este año.


TAN RECIENTEMENTE como hace dos temporadas, la defensa de zona de la NBA - que se permite desde 2001-02, cuando la liga eliminó la regla de "defensa ilegal" que impedía su uso - casi se había extinguido.

Después de alcanzar un máximo del 3% de uso durante la temporada 2009-10, la zona se utilizó solo para 638 jugadas en 2017-18, el 0.2% de todas las posesiones, según datos de Synergy Sports. Esa fue la culminación de seis temporadas de declive después de que las defensas de zona fueran más comunes en la NBA desde 2009 hasta 2012, destacada por la zona de los Dallas Mavericks que los ayudó a derrotar al favorito Miami Heat en las Finales de la NBA de 2011.

Siete años después, Miami jugó un papel clave para que la zona volviera a estar de moda.

El 20 de diciembre de 2018, el Heat usó una defensa de zona para frenar al MVP reinante James Harden en una victoria televisada a nivel nacional sobre los Houston Rockets. Harden, quien estuvo en medio de una racha histórica de 32 juegos con al menos 30 puntos, se fue 7 de 23 en tiros de campo contra la defensa poco convencional.

Aunque el entrenador del Heat, Erik Spoelstra, descartó la idea de que había una gran estrategia detrás de cambiar a una zona un puñado de juegos antes - "Lo hicimos porque nuestro [defensa] hombre a hombre no estaba funcionando", dijo - otros entrenadores se dieron cuenta de cuánta zona jugaba Miami. El Heat usó la zona en más jugadas durante la temporada regular 2019-20, 802, que el uso total de los 30 equipos de la NBA combinados en 2016-17 o 2017-18. El uso de la zona en toda la liga fue de hasta 2.2% esta temporada, su nivel más alto desde la temporada 2011-12 acortada por el cierre patronal.

Si bien Miami no necesitó usar su zona para vencer a los Indiana Pacers ni a los Milwaukee Bucks, ha sido un factor clave para que el Heat tenga una ventaja de 3-1 en las finales de la Conferencia Este de cara al Juego 5 del viernes contra los Boston Celtics (8:30 pm ET en ESPN y ESPN Deportes).

Otros entrenadores se han dado cuenta. "Una de las mejores cosas que puede hacer es aprender de los buenos entrenadores", dijo el entrenador de los Utah Jazz, Quin Snyder. "Y Erik es un entrenador estupendo, así que te llama la atención, y luego tienes que averiguar: ¿Es esto aplicable a nuestro equipo de alguna manera?".

Una de las principales razones por la que los entrenadores tradicionalmente han evitado la zona es que los jugadores de la NBA pueden disparar por encima de ella, pero la defensa de la zona moderna de la NBA ya no es tan vulnerable a los disparos a larga distancia.

"Los equipos han manipulado las reglas de zona y han manipulado la regla de los tres segundos para el intermediario, por lo que ya no es la típica zona universitaria 2-3 o 3-2", indicó el entrenador de los Detroit Pistons, Dwane Casey, quien fue el arquitecto de la defensa de los Mavs en 2011.

MÁS: El éxito en los playoffs nunca ha dependido tanto de los triples

"La forma en que los equipos han degenerado tanto la zona y la han manipulado, es realmente un cambio glorificado".

Esto ayuda a explicar por qué la zona del Heat fue efectiva contra Harden. Las superestrellas ofensivas modernas como Harden casi exigen que las defensas de hombre a hombre cambien en los pick-and-rolls para contener, lo que coloca a sus defensores en posiciones incómodas: bases y escoltas defendiendo post-ups y hombres grandes defendiendo uno contra uno en el perimetro. En una zona, esos defensores se quedan donde su entrenador quiere.

Spoelstra también ha cambiado dónde están esos jugadores al poner dos delanteros atléticos en el perímetro en las zonas 2-3 del Heat, con los escoltas más pequeños del equipo jugando en las bandas en la línea de fondo. Eso ha hecho que la defensa de zona de Miami sea más difícil de atacar para Boston.

Snyder tomó prestada esa innovación cuando Utah implementó una defensa de zona a mitad de temporada.

“Al tener más longitud en la parte superior, ese jugador tiene la oportunidad de impactar la ofensiva de dos maneras diferentes", explicó Snyder. "Desde la esquina, hay un pase, esencialmente, una dirección en la que puedes ir. Desde arriba, muchas veces hay dos direcciones diferentes para pasar el balón".

A pesar de su evolución, las zonas siguen siendo más vulnerables más allá del arco. Entonces, su ascenso también requirió que cambiaran las matemáticas de tiros de la NBA.

EL DECLIVE DE la defensa de la zona durante la última década coincidió con la historia de amor de la NBA con el triple. Pero ahora, incluso con intentos de triples a tasas récord, la zona ha vuelto a subir.

"Es una contradicción tan interesante", dijo el entrenador de los Washington Wizards, Scott Brooks. "Estamos tirando triples más que nunca, así que ¿por qué jugarías en una zona?"

Cuando los Mavericks usaron la zona en las Finales de la NBA de 2011 con Casey como su coordinador defensivo, estaban exponiendo una debilidad de Miami. En ese punto, antes de agregar a Shane Battier y desatar a Chris Bosh como un lanzador de triples, el Heat tenía escasez de disparos.

Ahora, todos los equipos buscan tener puntería a larga distancia en la cancha como sea posible. Sin embargo, hay una paradoja en todos estos triples: en un giro contrario a la intuición, han hecho que el control del área alrededor de la canasta sea más importante para las defensas rivales.

Hay dos factores en juego. Primero, las alineaciones de cinco outs en las que todos los jugadores de la cancha pueden disparar triples han dificultado que las defensas cubran suficiente espacio para cargar la pintura contra los jugadores que conducen desde el perímetro y también llegar a los tiradores.

"Creo que es una o la otra", dijo Casey, cuya perspectiva se ve confirmada por los datos. "Vas a hacer uno u otro. Es difícil hacer ambos".

En segundo lugar, los tiros de cerca al aro son simplemente más valiosos. El intento promedio en el área restringida valió 1.27 puntos esta temporada, en comparación con 1.17 puntos por el intento promedio de 3 puntos desde las esquinas y 1.05 puntos por los triples tomados desde cualquier otro lugar de la cancha.

Debido a esas matemáticas, el trabajo número uno para una defensiva moderna de la NBA es evitar que los oponentes lleguen al aro, incluso más que evitar los triples.

Entre las 10 mejores defensas de la NBA en 2019-20, solo un equipo (los Philadelphia 76ers) se ubicó entre los ocho primeros en prevenir triples. Por el contrario, cuatro de los 10 primeros (incluyendo Milwaukee y Toronto) estaban entre los ocho equipos que permitieron la mayor cantidad de intentos de triples.

Sin embargo, según el análisis de los datos de NBA Advanced Stats, seis de las 10 mejores defensas de este año estaban entre las ocho mejores en la prevención de tiros en el área restringida alrededor de la canasta, y ninguna entre las ocho últimas.

Es aquí donde brilla la zona. Según el seguimiento de Second Spectrum, los equipos dispararon triples con mucha más frecuencia contra zonas (53% de sus intentos de tiro, en comparación con el 38% de intentos de tiro contra la defensa de hombre a hombre). Pero las defensas de zona redujeron drásticamente los tiros en el área restringida, del 26% de los intentos de hombre a hombre a solo el 16% contra la zona.

El mayor énfasis en la protección del aro, y la efectividad de la zona al hacerlo, ha llevado a tres de los cuatro equipos en las finales de conferencia a usar la zona en esta ronda. Solo los Denver Nuggets, que están abajo 3-1 en las finales del Oeste, faltan por usarla.


A DIFERENCIA DEL BALONCESTO UNIVERSITARIO, donde entrenadores legendarios como Jim Boeheim de Syracuse y el entrenador retirado de Temple, John Chaney, construyeron sus defensas en torno al uso exclusivo de zonas 2-3, los equipos de la NBA lo han encontrado más efectivo como contragolpe. En general, el seguimiento de Second Spectrum muestra que las defensas de zona ceden un poco más de puntos por posesión (1.12) que las defensas de hombre a hombre (1.11).

"Es un aspecto diferente", dijo Vogel. "La mayoría de las zonas de la NBA no son muy buenas; hay muchos huecos en ellas y se pueden explotar fácilmente. No siempre sucede, pero es por eso que la mayor parte de la liga no juega en zonas durante largos tramos".

Aún así, como señala Brooks, las zonas tienen valor al sacar a las ofensivas de lo que normalmente quieren hacer.

"Cuando [te enfrentas a] una defensa de hombre a hombre, puedes seguir un patrón", explicó Brooks. "Sabes que si lo defienden de esta manera, esto estará abierto, y, si lo defienden de esta manera, [entonces] esto estará abierto. Así que tienes tus puntos de control como jugador y como entrenador".

"Pero en una zona, hay un poco de caos organizado. Tienes áreas grises ... Tienes algunos conceptos, pero realmente tienes que fluir libremente. Realmente tienes que tener un equipo de baloncesto con un coeficiente intelectual realmente más fuerte para ser capaz de atacarla de forma constante".

Ningún entrenador ha hecho un mejor uso de las zonas para mezclar las cosas que Nurse, elegido recientemente como el Entrenador del Año. Durante las Finales de la NBA del año pasado contra un equipo de Golden State Warriors agotado por lesiones, Nurse fue a una defensa de zona que se ve típicamente en la escuela secundaria, un box-and-one, para frustrar a la estrella de los Warriors, Stephen Curry. Volvió a hacerlo nuevamente durante las semifinales de la Conferencia Este de este año contra Boston para tratar de frenar a Kemba Walker después de que destrozó la defensa de Toronto al principio de la serie.

"He entrenado en muchos juegos de playoffs, muchas series de playoffs y muchos juegos de torneos de la NCAA", dijo el entrenador de los Celtics, Brad Stevens, después de la victoria de Boston en el Juego 7. "Yo diría que vimos más defensas y más cosas ... justo cuando algo funcionó, en la siguiente jugada ya no funcionó. Eso es un mérito para ellos".

Después de sobrevivir a los Raptors, los Celtics han luchado contra la zona 2-3 de Miami en las finales de conferencia. Han promediado solo 1.04 puntos por posesión en las 113 posesiones contra la zona según los datos de Second Spectrum, por debajo de los 1.19 puntos por posesión contra hombre a hombre, mientras disparan un 29% desde el rango de 3 puntos. En una serie en la que las tres victorias del Heat son por un total combinado de 11 puntos, esas posesiones cobran importancia.

Entre los jugadores que se vuelven cada vez más creativos con el balón en sus manos, la afluencia de tiradores de calidad en cada posición de la cancha y las reglas que se crean para ayudar a la ofensiva, las defensas quedan en un lugar casi imposible. El objetivo no es quitarle todo a una ofensiva, sino evitar que vayan a lo que más quieren hacer.

"Va a ser difícil para la defensa triunfar sobre la ofensiva como solía hacerlo a finales de los 90", dijo el ex entrenador de los 76ers de Filadelfia, Brett Brown, a principios de este año.

Aún así, eso no impedirá que los entrenadores lo intenten.

"El juego ha cambiado", puntualizó Brooks. "Creo que la defensa de zona se llevará a cabo más y habrá más creatividad, y a alguien se le ocurrirá algo que es totalmente diferente a lo anterior".