Stephen Curry, el jugador de la década

espn

Steph Curry es el jugador de la década pasada, hoy el máximo anotador en la historia de la franquicia de Golden State

No hay un jugador que haya influido tanto en el juego del basquetbol en la última década como lo ha hecho Steph Curry, quien se convirtió este lunes en el máximo anotador en la historia de los Warriors de Golden State.

Curry es, en mi opinión, el jugador de la década de los 10’s en la NBA. Por encima de LeBron James, Kevin Durant, Kawhi Leonard y el que me digan. No se trata solo de títulos, aunque claro que cuentan. Se trata del impacto sobre el juego, del legado que dejas, y de cómo los equipos han seguido la tendencia impuesta por los Warriors… que no hubieran sido lo mismo sin Curry en sus filas.

Stephen Curry llevó el concepto del triple a otro nivel. De los diez registros más altos de triples anotados en una sola temporada, cinco le pertenecen a Curry, incluido el más alto con 402 en la 15-16. Aunque Steph nunca ha podido llevarse el premio al Jugador Más Valioso en unas Finales, los tres títulos de Golden State fueron cimentados en la altísima efectividad de Curry detrás del arco.

No es coincidencia que justo esa temporada 15-16 haya sido la primera en la que el porcentaje de intentos de disparos de tres puntos haya sido la primera en la historia en la que fue mayor a los disparos de media distancia. Hoy, los equipos intentan en promedio 29 triples por partido, una tendencia que se disparó, sí, después de la temporada 15-16.

Antes de Curry no se intentaban triples tan lejanos, o “desde el logo”, como se le dice. Él fue el primero. Sin Curry no hubría un James Harden, Damian Lillard o Luka Doncic. Antes de Curry no había small-ball y equipos que quisieran llegar al campeonato copiando ese sistema, como quisieron los Houston Rockets.

Antes de Stephen Curry, la NBA era distinta.

Hijo de un jugador NBA, Steph nunca fue un muchacho aburguesado o que cayera en la zona de confort. Fue admirador de Reggie Miller, a quien aspiraba imitar. Siempre entrenó a tope para perfeccionar su juego y su tiro. Y quien piense que Curry es “solo un shooter”, también está en el error. Qué me dicen de las rutinas de calentamiento que se volvieron virales, para ensayar ese drible que al menos una vez por partido deja una cadera fracturada. Ya ni hablemos del carisma de Curry. Un tipo amable, de familia, preocupado por su comunidad y un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones.

Steph Curry es el jugador de la década pasada, hoy el máximo anotador en la historia de la franquicia de Golden State, el segundo mayor anotador de triples de la NBA, y en cuestión de tiempo será el número uno, una vez que supere a Ray Allen. Viviremos para disfrutarlo.