Liam Hendriks de ChiSox no cree justificaciones de Josh Donaldson

Josh Donaldson dice que estaba "bromeando" cuando se refirió a Tim Anderson como "Jackie", pero al menos un miembro de los Chicago White Sox no cree en la explicación del ex Jugador Más Valioso.

"Por lo general, tienes bromas internas con personas con las que te llevas bien, no con personas que no se llevan nada bien", dijo el domingo el cerrador de los White Sox, Liam Hendriks, un día después de que el intercambio entre Donaldson y Anderson provocó un incidente de vaciado de bancas en Yankee Stadium. "Así que esa declaración allí mismo fue una completa tontería".

Donaldson admitió después del partido del sábado que llamó a Anderson "Jackie", un guiño a Jackie Robinson, en la primera entrada. El tercera base de los Yankees se disculpó y dijo que no pretendía faltarle el respeto.

Pero Anderson, quien es afroamericano, dijo el sábado que estaba ofendido por el comentario de Donaldson, calificándolo de "irrespetuoso" e "innecesario". Hendriks se hizo eco de esos sentimientos el domingo por la tarde antes de que los clubes comenzaran una doble cartelera.

"Nosotros en este clubhouse, lo apoyamos (a Anderson), y eso fue algo completamente inaceptable", dijo Hendriks. "Nuevamente, (los Yankees) están tratando de sacarlo como una broma interna, no, eso es una mier... No tienen ese tipo de cosas sucediendo... Eso es como tener una broma interna con un tipo con el que eres su némesis, supongo que podrías decir.

"Pero no fue así como sucedió en este clubhouse, y no entiendo cómo (Donaldson) alguna vez pensó en eso. Es simplemente delirante".

Donaldson, que es blanco, dijo que el comentario de "Jackie" se refería a una entrevista de 2019 con Sports Illustrated en la que Anderson se describió a sí mismo como "el Jackie Robinson de hoy" en cuanto a cómo "llega a un punto en el que necesito cambiar el juego". "Donaldson dijo que era una referencia sobre la que "bromeó" con Anderson al respecto en el pasado.

Major League Baseball está investigando el asunto y hablando con todas las partes involucradas, dijo una fuente a Alden Gonzalez de ESPN. El mánager de los Yankees, Aaron Boone, dijo el domingo que no creía que Donaldson debería haber hecho el comentario.

"No creo que haya habido ninguna intención maliciosa en ese sentido", dijo Boone a los periodistas. "Pero sabes, este es, solo en mi opinión, un lugar al que no debería ir".

El mánager de los White Sox, Tony La Russa, dijo el sábado que pensaba que el comentario de Donaldson era "racista" y dio más detalles sobre la situación un día después, diciendo a los periodistas que tiene "curiosidad" por ver si los Yankees abordan el incidente.

"Tengo curiosidad por ver qué dice la organización de los Yankees", dijo La Russa. "No es realmente importante lo que digo aquí. Vi lo que dijo Aaron: está entre la espada y la pared allí".

Hendriks también dijo que también espera una respuesta mayor de los Yankees.

"Un par de nuestros muchachos se aseguraron de que un par de muchachos en su clubhouse supieran exactamente lo que estaba pasando", dijo Hendriks. "Entonces, ya sea que sea algo interno que tenga que suceder de su lado, hoy nos presentamos y hacemos lo que vinimos a hacer: tenemos la oportunidad de ganar dos juegos en el Yankee Stadium".

Anderson fue excluido de la alineación del Juego 1 de Chicago por La Russa, quien dijo que "no tenía sentido" que el ex campeón de bateo de la Liga Americana jugara los dos juegos de la doble cartelera.

Donaldson se peleó con Anderson el 13 de mayo en Chicago después de tocarlo para ponerle out demasiado fuerte, y el campocorto estrella de los White Sox respondió con un empujón, lo que provocó que las bancas y los bullpens se despejaran. Dijo el sábado que estaba "tratando de calmar" cualquier tensión persistente cuando los jugadores se cruzaron al principio del juego.

En la tercera entrada, Donaldson había recorrido la segunda base después del out final y comenzó a discutir con Anderson cuando los equipos salían del campo. Donaldson fue escoltado fuera del campo por Boone, mientras que Anderson fue conducido por el entrenador de tercera base Joe McEwing.

"(Donaldson) sabía muy bien lo que estaba haciendo", dijo Hendriks. "Tenía la intención de que fuera exactamente lo que era. Simplemente no tenía la intención de las repercusiones, que fueron rápidas".