White Sox, primeros en extender redes protectoras de poste a poste

El fin de semana comenzaron los trabajos para extender la red protectora a los postes de foul en el Guaranteed Rate Field y se espera que el proyecto se complete este miércoles, de cara al próximo juego de los Chicago White Sox en casa el 22 de julio.

Los White Sox y la Autoridad de Instalaciones Deportivas de Illinois, que es propietaria del parque, dijeron en un comunicado que los trabajos comenzaron el lunes y que la mayor parte del mismo concluirá el miércoles y estará listo para la próxima estancia en casa del equipo, la cual inicia en 12 días con tres juegos ante los Miami Marlins.

Los White Sox se convertirán en el primer equipo de Grandes Ligas que extiende la red a los postes de foul, luego de que dos lesiones relevantes sucedidas en la primavera aumentaran la atención en la seguridad de los aficionados en los estadios.

El 29 de mayo, en un juego en Houston, una niña de cuatro años fue golpeada y lesionada por una línea de Albert Almora Jr., de los Chicago Cubs, quien se vio visiblemente consternado por la situación. El 10 de junio, en Chicago, una mujer fue golpeada por una pelota de foul del toletero de los White Sox, Eloy Jimenez.

Ambos incidentes sucedieron en las gradas detrás del dugout de tercera base, lo que provocó que los peloteros pidieran expandir las redes protectoras y los White Sox aceleraron el proceso en su parque.

Jerry Reinsdorf, dueño de los White Sox, encabezó el plan para extender las redes, señalaron fuentes a Jeff Passan de ESPN en junio, y directivos de alto nivel de otros equipos esperan que se dé un efecto cascada en el que los clubes hagan lo propio.

Una fuente con conocimiento de la instalación de la red dijo a ESPN que otros equipos podrían adaptar sus estadios antes del final de la actual temporada.

Uno de esos equipos, los Washington Nationals, anunciaron el 20 de junio que extenderían la red protectora durante la pausa del Juego de Estrellas hasta casi llegar a los postes de foul y con una red más transparente.

A solicitud de Grandes Ligas, los 30 equipos expandieron sus redes protectoras al menos hasta el extremo de los dugouts al inicio de la temporada 2018, luego de que varios aficionados sufrieron lesiones por pelotas de foul en 2017.