Yu Darvish se pregunta sobre la razón real para sus problemas en la Serie Mundial 2017

play
Red Sox despiden a su mánager Alex Cora (1:38)

El puertorriqueño es uno de los principales señalados por el supuesto robo de señales cuando era coach de los Houston Astros en 2017. (1:38)

CHICAGO -- Después del escándalo de robo de señas de los Astros, el lanzador Yu Darvish se quedó preguntándose: ¿Estaba dejando saber los lanzamientos que iba a hacer durante la Serie Mundial 2017, o fue víctima del robo de señas de los jugadores de Houston?

En los poco más de dos años que van desde que se celebró esa Serie, el derecho siempre ha pensado que fue la primera opción. Fue golpeado duramente por los Astros en esa postemporada mientras era jugador de los Dodgers, y los jugadores de Houston le dijeron que era que estaba dejando saber sus lanzamientos.

Pero ahora, luego de la investigación de Grandes Ligas que encontró que los Astros se robaron señales con ayuda tecnológica de forma ilegal ese año, Darvish ya no sabe que creer.

"Eso es lo que yo quisiera saber", dijo el viernes en la festival invernal de fanáticos de los Chicago Cubs.

"Un par de jugadores de los Astros me dijeron que estaba dejando saber los lanzamientos, pero ahora, sale a relucir que ellos estaban robando señas. ¿Estaba dejando saber mis pitcheos, o estaban ellos robando señas?"

Tales preguntas han estado rondando el mundo del béisbol desde que el comisionado de MLB Rob Manfred reveló el reporte de la liga sobre los Astros el pasado lunes.

Para Darvish, es algo que lo golpea fuerte. Mientras estuvo con los Dodgers, tuvo efectividad combinada de 1.59 en la serie divisional y en la serie de campeonato de la LN 2017. Pero ante Houston en la Serie Mundial, su porcentaje de carreras limpias se infló hasta 21.60. Permitió cuatro carreras en 1.2 entradas en el Juego 3 en Houston y fue golpeado nuevamente en el Juego 7 en Los Angeles, donde se llevó la derrota en el partido en el que los Astros capturaron su primer cetro de Serie Mundial.

Esa secuencia de eventos dejó a Darvish con más preguntas que respuestas.

"Yo sé que ellos estaban robando señas, pero al mismo tiempo, yo no lucí bien en la Serie Mundial", dijo.

Sus problemas en la Serie Mundial parece que tuvieron efectos a largo plazo. Fue agente libre luego de esa temporada, y los Cubs admitieron luego que los equipos se pudieron haber asustado por la actuación de Darvish ante los Astros, lo que le dio a Chicago un camino más fácil para firmarlo con un contrato de seis años y $126 millones.

También le tomó tiempo a Darvish el recuperarse mentalmente de las dos derrotas. Tras sufrir problemas en el brazo que hicieron que su temporada 2018 terminara de forma prematura, su primera campaña en Chicago no fue exactamente el mejor periodo de su carrera, y todavía se sigue preguntando si lo que hizo Houston pudo haber contribuido a eso.

"Ya estoy mejor luego de todo lo que pasé", dijo Darvish. "Pero, sí, todo el mundo se pregunta sobre los pitcheos ante ellos.

"Es difícil lanzar. Estamos perdiendo la zona de strike. Se está reduciendo. Ellos quieren que lancemos más rápido. Y los bateadores se roban las señas".

Los lanzadores esperan que el nivel de juego se estabilice luego que la liga complete sus investigaciones. Además MLB está investigando si los Boston Red Sox utilizaron video para descifrar las señas de los rivales para pasarle la información a sus jugadores en 2018, como se alega en un reporte por el portal The Athletic.

Los jugadores de los Cubs se hicieron eco de lo que muchos otros en el deporte han dicho: Los Astros no son los únicos que hacen trampas.

"Uno no sabe hasta donde se puede extender esto", dijo el lanzador derecho Kyle Hendricks. "¿Es el robo de señas algo legal o ilegal? Esperemos que lo ocurrido en esta temporada baja pueda eliminar todo esto".

El presidente de los Cubs Theo Epstein alabó la investigación hecha por la liga y por su diligencia en el escándalo. Tanto Epstein como el estelar inicialista Anthony Rizzo están convencidos de que los Cubs nunca han obtenido ventajas indebidas al utilizar la tecnología de esa manera.

La meta es que ningún equipo pueda hacerlo.

"Aplaudimos los esfuerzos de Grandes Ligas para avanzar en esta situación y asegurarnos de que los juegos se disputen con integridad", dijo Epstein.