Tras receso manchado por escándalo, MLB inicia pretemporada

play
González se disculpa por el escándalo de robo de señas en los Astros (1:33)

Marwin González habló por primera vez sobre el escándalo de robo de señas de los Astros y pidió disculpas por ello a los jugadores afectados y a todos los afectados. (1:33)

FORT MYERS, Florida -- El sonido de los bates volvió a escucharse en los campamentos de pretemporada. Fue algo positivo, tras un receso entre campañas en que el ruido más común fue el golpeteo sobre cestos de basura, captado por videos en YouTube, que daban cuenta del escándalo que manchó el béisbol.

Y en el campamento de los Minnesota Twins en Fort Myers, Marwin Gonzalez se convirtió en el primer exbateador de los Houston Astros en disculparse por su participación en el ardid de robo de señales. El venezolano jugó en Houston de 2012 al 18, incluyendo la temporada que fue objeto de una investigación por parte de las Grandes Ligas.

El descubrimiento de la trampa desembocó en el despido del manager A.J. Hinch y del gerente general Jeff Luhnow.

"Estoy arrepentido por todo lo que pasó en 2017, por todo lo que hicimos como grupo y por los jugadores que fueron afectados directamente por el hecho de que hicimos esto", dijo González a la prensa. "Desearía regresar en el tiempo y hacer las cosas diferentes, pero no hay nada que podamos hacer. Sólo quiero seguir adelante y enfocarme en el equipo de 2020".

Las Grandes Ligas miran también hacia delante, con la esperanza de que el sol de Florida y Arizona permita dejar atrás un invierno en que ese escándalo y los pasos de algunos clubes para abatir sus gastos en salarios dominaron los titulares de la prensa.

Los Pittsburgh Pirates y los San Diego Padres realizaron sus primeros entrenamientos oficiales. Los lanzadores y receptores de otros 16 clubes se presentaron el martes en los complejos de las Ligas de la Toronja y el Cactus.

El resto de los equipos comenzará sus actividades esta semana.

Los Boston Red Sox llegaron a su campamento sin saber quién sería su manager, casi un mes después de que el boricua Alex Cora fue destituido por su participación en la estratagema de robo de señales con los Astros en 2017. El coach de banca Ron Roenicke, quien fue ya piloto con los Milwaukee Brewers, fungirá como manager interino mientras el club espera a que las Grandes Ligas concluyan su investigación sobre los intentos de Boston por robar señales tras la llegada de Cora en 2018.

Asimismo, los Red Sox comenzaron a reunirse sin contar ya con un astro que ganó el premio al Jugador Más Valioso ni con otro galardonado con el Cy Young. La enredada operación para ceder en canje a Mookie Betts y David Price a Los Angeles Dodgers se concretó el lunes.

"Grandes compañeros, grandes jugadores", dijo el jardinero de Boston, Jackie Bradley Jr, a su llegada al Fenway South. "Es tiempo de seguir adelante".

En el complejo de los Red Sox en Fort Myers, el relevista Matt Barnes lanzó un balón de fútbol americano mientas sus compañeros hacían estiramientos o trotaban. Los demás peloteros de posición deben presentarse el domingo, y los juegos de pretemporada comienzan el 22 de febrero.

Los Dodgers incorporaron a Betts y Price para buscar el elusivo cetro de la Serie Mundial, tras caer en campañas seguidas ante equipos acusados después de hacer trampa. Los Astros, que se presentarán este miércoles en West Palm Beach, nombraron a Dusty Baker como reemplazo de Hinch.

Los New York Mets fueron el tercer equipo en despedir a su manager tras el escándalo. Comenzaron a congregarse el lunes en Port St. Lucie con el nuevo piloto dominicano Luis Rojas, quien sustituyó a Carlos Beltrán. El puertorriqueño jugó con los Astros la Serie Mundial y jamás pensó que no llegaría a dirigir a Nueva York en un solo encuentro.

video2>

"Esperamos ser candidatos", dijo Rojas en su primera conferencia de prensa de la pretemporada. "Tenemos un gran roster, grandes peloteros, con versatilidad, una gran rotación de abridores que tienen antecedentes de Cy Young y de Serie Mundial. Y nuestro bullpen tiene un historial bueno de salvamentos".

En el campamento de los New York Yankees en Tampa, fue posible ver al relevista cubano Aroldis Chapman, cuando llegó en un Rolls Royce blanco y descapotable. Pero el arribo más esperado fue el del derecho Gerrit Cole, quien firmó un contrato por nueve años y $324 millones de dólares durante el receso.

"Él aporta una dinámica enloquecida. Refuerza un plantel que es ya asombroso", comentó el primera base Mike Ford. "No podría estar más contento por tener a quien es probablemente el mejor pitcher en este deporte".